Publicado: 13.11.2014 00:00 |Actualizado: 13.11.2014 00:00

El PSOE sigue sin saber qué hacer con Chaves y Griñán si son imputados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La nueva dirección del PSOE, hasta ahora, ha actuado con mano de hierro contra cualquier mínimo indicio de corrupción sobre cualquiera de sus dirigentes. De la regeneración, la transparencia y la limpieza en política, Pedro Sánchez ha hecho sus señas de identidad en estos meses que lleva al frente del partido.

El mejor ejemplo fue su decisión de expulsar del PSOE a todos los dirigentes que usaron las "tarjetas negras" de Caja Madrid, aunque hubiera en la lista de beneficiarios miembros históricos del partido como Virgilio Zapatero que, además, devolvieron el dinero.

Pero, en Ferraz, se plantea ahora la duda de cómo actuar si imputan a Manuel Chaves y a José Antonio Griñán por el denominado "caso ERE". Y, además, la cosa se les ha complicado más cuando la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, ha pedido públicamente, hace unos días, que a cualquier imputado por el Tribunal Supremo o por un Tribunal Superior de Justicia, el PSOE le debe pedir que devuelva el acta de parlamentario.

Susana Díaz propone que cualquier parlamentario del PSOE imputado tenga que devolver su acta de diputadoChaves y Griñán han sido presidentes de la Junta de Andalucía y, además, los dos últimos presidentes del PSOE. Y, a Ferraz, le tiembla un poco el pulso a la hora de pedirles el acta de diputado y senador, respectivamente, si se produce esa situación. Además, según reconocen fuentes de la dirección federal ha habido varias llamadas a la cúpula del partido de importantes dirigentes socialistas advirtiendo de que "a Manolo y a Pepe no les podemos dejar caer".

Según el nuevo Código Ético del partido, el PSOE exigirá el abandono de un cargo público si contra un parlamentario se abra juicio oral. Y deja abierta la decisión a la dirección federal de actuar del mismo modo cuando hay un imputado.

Desde Ferraz se recuerda el caso de José Blanco, que fue imputado por el llamado "caso Dorribo", siguió como diputado y, posteriormente, ni siquiera fue juzgado y se le levantó la imputación. Por ello, aún hay más dudas de cómo actuar si son imputados Chaves y Griñán.

En la dirección del PSOE hay pleno convencimiento de que no hay nada contra ellos, y que el mal trago lo pueden pasar si van a declarar voluntariamente -antes de que el Supremo pida su suplicatorio- y los jueces concluyen que no hay indicios de delito. En eso confían, para no tener que tomar una decisión.

El órdago de Díaz pone en un aprieto al partido por los casos de Chaves y Griñán, dejarían de ser aforadosAdemás, el órdago de Susana Díaz tiene dos problemas para Ferraz y para los dos ex presidentes: si la dirección no les pide su acta de parlamentarios desautorizarán a la poderosa dirigente andaluza, y si lo hacen, Chaves y Griñán dejarán de ser aforados y volverá su causa a la juez Alaya.

Dirigentes veteranos del PSOE están totalmente en contra de que Ferraz les pida que devuelvan las actas de parlamentarios aunque sean imputados, y no ocultan que habrá batalla interna si lo hacen. En este sentido, Susana Díaz se ha ganado un buen grupo de enemigos por sus declaraciones.

Estos dirigentes creen que, llegado el caso, debería tomarse esa decisión si se abre juicio oral contra ellos, pero no condenarlos de antemano por la mera imputación. Además, creen que en el Supremo ambos tienen mayores garantías judiciales. A Pedro Sánchez le toca tomar la decisión, aunque de momento en Ferraz lo único que se pide es que la imputación de dos ex presidentes del PSOE no la vean sus ojos.