Publicado: 01.04.2014 13:26 |Actualizado: 01.04.2014 13:26

El PSOE se suma a la Izquierda Plural al pedir que se desclasifiquen los documentos del 23-F

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Lo que sucedió en el Congreso de los Diputados hace 33 años, el 23 de febrero de 1981, sigue siendo motivo de controversia política. Las dudas y las sospechas acerca de lo que realmente sucedió en la Cámara Baja en la intentona de Golpe de Estado protagonizada por Antonio Tejero han vuelto a quedar de manifiesto este fin de semana a raíz de las polémicas declaraciones realizadas por la periodista Pilar Urbano que acaba de escribir un libro acerca de la relación entre el recién fallecido expresidente del Gobierno Adolfo Suárez, y el rey.

Para despejar todas esas cuestiones el grupo de la Izquierda Plural —que aglutina a IU, ICV y Cha— registró ayer una proposición no de ley, a la que también ha anunciado su apoyo el PSOE, exigiendo al Gobierno que desclasifique "todos los documentos y grabaciones de las conversaciones telefónicas en poder del Estado, incluidos los servicios de inteligencia, que tuvieron lugar durante la tarde y noche del 23 y la mañana del 24 de febrero de 1981". La coalición quiere conocer de qué hablaron "los ocupantes del Congreso" con quienes estaban en el exterior, así como lo que se dijo desde el Palacio de la Zarzuela.

Izquierda Plural quiere asimismo que se desclasifiquen "todos los documentos que pudieran existir sobre las reuniones que pudieron mantener el Jefe del Estado y el presidente del Gobierno", que entonces era Adolfo Suárez, "durante los meses previos al Golpe de Estado y los días posteriores". Y reclama que todos esos archivos se pongan "a disposición de los historiadores". 

Pero la coalición va más allá y parece dar credibilidad a las declaraciones realizadas por Urbano, que en una entrevista en El Mundo aseguró que Suárez consideraba que era el rey quien urdio la intentona golpista. Por eso quiere conocer cuál fue el verdadero papel del jefe del Estado aquel 23-F y, para ello, ha registrado una solicitud para que se cree en el Congreso una comisión de investigación. Tal y como ha explicado el portavoz del grupo, José Luis Centella, se trata de que "se abran los cajones" para que "la ciudadanía pueda conocer" todo lo que tenga que ver con el golpe.

Y es que según él, las últimas revelaciones pueden hacer pensar que aquel episodio de 1981 "puede que sea la gran mentira del siglo XX". En alusión a las declaraciones de Suárez de las que da cuenta Urbano, Centella ha considerado que si a él, como al rey, le hubieran acusado de ser "el elefante blanco" del 23-F siendo esta una afirmación falsa, "ya estaría denunciando" a la autora de esas acusaciones ante la Policía.  

Con más cautela, la portavoz parlamentaria del PSOE, Soraya Rodríguez, se ha mostrado dispuesta a estudiar la proposición de la Izquierda Plural sobre la desclasificación de los papeles del 23-F, si bien ya ha anunciado que su grupo "apoya todas las iniciativas que se presenten en aras de la transparencia". No obstante, se ha mostrado tajante acerca de la creación de una comisión de investigación para aclarar el papel del rey en el golpe.  Como ayer hizo la vicesecretaria general de los socialistas, Elena Valenciano, Rodríguez ha salido en defensa del papel del rey. "Tenemos muy claro cuál fue el papel del rey. Paró un golpe de Estado en España", ha zanjado.

Respecto a la desclasificación de los documentos del 23-F, el portavoz parlamentario del PP en el Congreso, Alfonso Alonso, ha asegurado que "debe hacerse con arreglo a la ley" y que, por tanto, será el Gobierno el que decida cuándo hacerlo. Pero él ha considerado que "la investigación política" de lo que sucedió "está muy clara", ya que "el rey ejerció su autoridad en defensa de la democracia". "Lo relevante son los hechos y el rey ha sido garantía de libertades públicas en España".