Público
Público

PSOE Susana Díaz pide abiertamente muchos avales y recuerda a Sánchez que ella ganó a PP y a Podemos

Reclama unidad y respeto y asegura que hay muchos españoles esperando a que el PSOE "se levante"

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:

Susana Díaz, durante el acto en Alcalá de Henares. EFE/FERNANDO VILLAR

No va de farol. La precandidata del PSOE a la secretaría general quiere empezar ganando la carrera de las primarias, y sabe que una de sus fortalezas está en dar un golpe de fuerza con el número de avales que pueda reunir, buscando claramente que la militancia se sume a quien pueda parecer de antemano el caballo ganador.

Por ello, en el acto de este martes en la localidad madrileña de Alcalá de Henares, Susana Díaz pidió abiertamente que avalen su candidatura: "Yo sí quiero muchos avales". Recordó, además, el antiguo requisito que había para afiliarse al PSOE, que tenía que pasar obligatoriamente porque la persona que quería inscribirse tuviera el aval de un militante del partido.

Díaz indicó que el aval es un compromiso para quien lo da y, sobre todo, para quien lo recibe. Aseguró que su responsabilidad será responder a ese gesto de confianza porque, dijo, para ella es "un honor" aspirar a liderar el PSOE. "Me voy a dejar la piel en ello", afirmó.

Indicó que su objetivo también pasa por liderar un PSOE desde la unidad: "Los socialistas tenemos que respetarnos; al partido y a los compañeros, porque la unidad exige sobre todo respeto". Por ello, manifestó que quiere ser la secretaria general de todos los socialistas y volver a recuperar el orgullo de ser del PSOE.

Díaz destacó la importancia que está teniendo en la sociedad el proceso interno de primarias en el PSOE, y lo explicó porque cree que muchos ciudadanos están mirando a los socialistas "porque saben que les pueden cambiar la vida, que lo que se está decidiendo es el futuro de este país".

La precandidata atacó por igual al Partido Popular y a Podemos, y proclamó que vuelva un PSOE auténtico que haga frente a la derecha, pero que "ni se entregue ni quiera parecerse a nadie", apuntó en referencia a Podemos. "Nosotros somos el PSOE, sin complejos", sentenció.

Con un público entregado, indicó que ella quiere volver a llevar al partido a La Moncloa, "pero por la puerta principal", precisó, dejando claro que su objetivo político es volver a ganar las elecciones. Así, antes de entrar al acto, y al ser preguntada por las palabras de su rival Pedro Sánchez, cuando dijo que con ella al frente del partido el PSOE sería tercera fuerza política, puso una sonrisa y afirmó: "Yo la única vez que he sido candidata he ganado al Partido Popular y a Podemos".

Durante el resto de su intervención, Díaz combinó el debate interno con un discurso ya casi de campaña electoral. Hizo una apuesta casi programática en pilares como la educación pública o la sanidad, apostó por impulsar una potente ley de dependencia como signo diferenciador de la derecha y reclamó sueldos dignos y una derogación inmediata de la reforma laboral.

No olvidó hablar de igualdad, citando a un amplio colectivo de mujeres feministas que la acompañaban en el acto, así como no olvidó a los jóvenes ni el apoyo que tiene de Juventudes Socialistas. Asimismo, prometió que impulsará un nuevo pacto social en materia de pensiones, que, según ella, sólo puede venir de la mano del PSOE.

Díaz habló como precandidata pero, a la vez, mirando más allá en su futuro político, y terminó proclamando que los socialistas tienen que "dejar de lamentarse y empezar a levantarse". Las más de 600 personas que llenaron el auditorio Paco de Lucía de Alcalá de Henares se volcaron en una ovación interminable, tanto como una de sus más largas intervenciones en un mitin que superó los cincuenta minutos.