Público
Público

El PSOE valenciano reparte sus preferencias entre Jorge Alarte y Ximo Puig

Arrecia la presión para que haya sólo "dos listas y, si es posible, una"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El proceso de elección de los delegados para el congreso del PSOE valenciano, que concluyó este fin de semana, ha situado a Jorge Alarte y Ximo Puig como los dos precandidatos con más fuerza, según coinciden diversas fuentes conocedoras de la orientación de los compromisarios y se reconocen incluso entre los otros precandidatos.

Según las mismas fuentes, en tercer lugar, pero a notable distancia, ha quedado Francesc Romeu, mientras que Ana Noguera y José Luis Ábalos se habrían quedado descolgados y no estarían ni siquiera en condiciones de presentar los 142 avales necesarios para formalizar sus candidaturas.

Con esta foto de la inclinación de los delegados y ante el riesgo de balcanización del partido, la mayoría de los socialistas valencianos, con el parecer favorable de la dirección federal, apuesta por la integración para que en el congreso que se celebrará entre el 26 y el 28 de este mes se formalicen sólo 'dos candidaturas y, si es posible, una sola'.

La presión ha comenzado sobre los cuatro precandidatos que representan el cambio generacional, de entre los que es Alarte el que cuenta con más apoyos. La suma de fuerzas entre Noguera y Romeu, que mantienen una buena relación, parece ya una realidad, pero la relación de ambos con Alarte no es tan fluida, lo que se presenta como impedimento, aunque 'no insuperable', para la integración.

Los partidarios de esta fórmula creen que, si se consigue el entendimiento entre estos tres dirigentes, 'sería posible que la integración abarcara incluso a Ximo Puig', vinculado por su trayectoria a Joan Lerma, el único presidente socialista de la Generalitat valenciana y que dirige la gestora que gobierna provisionalmente el partido.

Puig asegura contar con el apoyo del 40% de los delegados, pero esta porcentaje es desmentido por representantes de otros sectores del PSOE valenciano que, sin concretar cifras, otorgan la primacía entre los delegados a Alarte.

Quienes se reclaman como mayoría son los integrantes de la Plataforma Socialismo y Ciudadanía, que apoya el cambio generacional, pero sus miembros están divididos entre los partidarios de Alarte y Romeu, por lo que todavía no han decidido si se decantaran colectivamente por un candidato. Así, el punto de confluencia interna es la integración.

En su campaña para el congreso, Puig ha asegurado que su objetivo es convertirse en el secretario general del partido, pero no en el candidato para las próximas elecciones autonómicas. Alarte, por su parte, aspira a las dos cosas.

Se da la circunstancia de que los dos son alcaldes: Puig de Morella, en Castellón, y Alarte en Alaquàs, a sólo nueve kilómetros de Valencia.