Publicado: 25.11.2014 21:04 |Actualizado: 25.11.2014 21:04

El PSOE, vapuleado por el PP y la izquierda, vota a favor de la reforma del artículo 135

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El cambio de postura del PSOE en torno al artículo 135 de la Constitución -que garantiza la estabilidad Presupuestaria-, promovido por el ex presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero y pactado con el Partido Popular en la oposición, al término de la última legislatura, pasó dura factura en la tribuna del Congreso a los socialistas, pese a su cambio de posicionamiento.

Fue durante el debate parlamentario promovido por la Izquierda Plural y el Grupo Mixto para cambiar dicho artículo, y al PSOE le llovieron críticas de todos los ángulos de la Cámara Baja. Los que estaban a favor de la reforma, y los que estaban en contra.

Los grupos proponentes de la modificación, a los que se sumó el PSOE, no ahorraron reproches a la postura de los socialistas de antes, y a la de ahora. El BNG dijo que los socialistas cambian "a la fuerza" y el portavoz de ERC, Joan Tardá, dio la bienvenida al PSOE al cambio de posicionamiento, pero no le pareció bastante: "Con el daño que han hecho al Estado de Bienestar, deberían pedir perdón", dijo.

Albert o Garzón intervino ya como portavoz de IU y calificó la decisión adoptada en 2011 con la modificación de este artículo por PSOE y PP como "el momento destituyente". Garzón tampoco perdonó ni disculpó al PSOE, y le acusó de "haberse puesto de rodillas antes los poderes financieros".

Tampoco perdonaron a los socialistas partidos como el PNV, que acusaron a la formación que lidera Pedro Sánchez de haber cambiado de posicionamiento "en clave electoral y por la presión de Podemos". Ni UPyD que calificó la posición del PSOE como "nuevo ejercicio de cinismo ante lo que ven en las encuestas", según afirmó Irene Lozano. O CiU, que abogó por volver a dejar el artículo tal y como estaba.

En medio de esta tormenta, el PSOE intentó explicarse a través de su diputado y secretario de Política Federal, Antonio Pradas, quien defendió el argumentario que Pedro Sánchez difundió durante todo el martes para matizar posiciones.

Denunció el mal uso que el PP hizo de la reforma de este artículo para sus recortes presupuestarios, "el problema no es el principio, es el uso que se hace de él". Y aseguró que los socialistas propondrán una reforma "en la que el Estado de Bienestar y la estabilidad presupuestaria sean compatibles".

Por ello, aseguró que los socialistas apoyan la modificación para garantizar constitucionalmente los derechos sociales, y así lo harán en sus próximas propuestas legislativas.

Y, para acabar, el PP nombró a Rafael Hernando para terminar de apuntalar a los socialistas. Les acusó de querer consolidar un nuevo liderazgo "con ocurrencias" y que es impensable que España se descuelgue de Europa renunciando a un pacto de estabilidad.

Finalmente, se votó la propuesta, el PSOE sumó sus votos a la Izquierda Plural, pero la mayoría absoluta del PP volvió a doblar el pulso a un debate que se antoja inútil o imposible de que se convierta en realidad en las actuales circunstancia políticas.