Publicado: 15.10.2016 21:10 |Actualizado: 15.10.2016 23:15

PSOE y Podemos se alejan de un pacto de Presupuestos en Asturias mientras el PP se ofrece a Fernández

El Gobierno asturiano niega que la abstención del PSOE a la investidura de Rajoy sea una moneda de cambio para que los conservadores apoyen sus cuentas para 2017, pero se niega a negociar una reforma fiscal antes de aprobar las cuentas, como pide Podemos

Publicidad
Media: 3.86
Votos: 7
Comentarios:
El presidente del Principado y de la gestora del PSOE, Javier Fernández (i), conversa con el portavoz socialista en el parlamento asturiano , Fernando Lastra .-EFE

El presidente del Principado y de la gestora del PSOE, Javier Fernández (i), conversa con el portavoz socialista en el parlamento asturiano , Fernando Lastra .-EFE

MADRID.- La aprobación de los Presupuestos del Principado de Asturias lleva años siendo una tarea difícil, y la crisis del PSOE a nivel estatal no ha hecho sino aumentar las distancias entre la izquierda del parlamento Asturiano. El presidente del Principado, Javier Fernández, también presidente de la gestora que se llevó por delante al dimitido Pedro Sánchez y considerado por Mariano Rajoy el “interlocutor” para negociar su investidura, necesita el apoyo de Podemos para sacar adelante las cuentas de 2017, pero se antoja una tarea complicada, por no decir improbable.




El Gobierno del PSOE en Asturias se sostiene gracias a los cinco diputados de Izquierda Unida, con Gaspar Llamazares a la cabeza. En total, suman 19 escaños de 45, unas cuentas que dejan Presupuestos a cuatro votos de su aprobación. Los nueve escaños de Podemos son determinantes si Fernández quiere evitar otro pacto con el PP al estilo del que ya firmó en 2015. La duda de Podemos reside en si, en efecto, Fernández quiere evitar ir de la mano del PP, a tenor de la “abstención táctica” de la que ha hablado Fernández de cara al debate de investidura de Rajoy.

Cruce de reproches

El Pleno del Parlamento Asturiano del Pasado jueves dejó muy claras las posturas. Por un lado, el PSOE e IU tratan de negociar con la formación morada unas cuentas que Podemos no está dispuesto a valorar si antes no se revisa por separado una reforma de la fiscalidad.

El portavoz del PSOE en la cámara, Fernando Lastra, se mostró tajante: "No hay separación, va junto porque no puede ser de otra forma", dijo tachando de "un entretenimiento intelectual" y "una futilidad sin mayor objetivo que mantener una discusión teórica" la postura de Podemos.

Incluso fue más allá al hacer un “llamamiento a saber si estamos negociando un presupuesto, sí o no. Si dicen que no, todos sabremos que estamos en otro escenario", prosiguió Lastra. Ese “otro escenario” no sería otro que un pacto con el PP, cuya portavoz ya ha ofrecido a Fernández el apoyo de sus 11 diputados a las cuentas a cambio de una sustancial rebaja del Impuesto de Sucesiones.

"Ganar tiempo"

En palabras de Emilio León, “el PSOE no quiere dar pasos” en la negociación y “trata de ganar tiempo tras la crisis” a nivel estatal. Critica que Fernández está “muy ocupado con la presidencia de la gestora” y teme un cambio de cromos entre los conservadores y Fernández: una abstención a la investidura de Rajoy bien vale un apoyo del PP a los presupuestos del presidente asturiano. De hecho, Podemos mira con recelo la negociación de los presupuestos en otras comunidades gobernadas por el PSOE, como Castilla-La Mancha y Aragón.

Sin embargo, fuentes socialistas asturianas restan importancia a la propuesta del PP y son tajantes en negar que sopesen el cambio de cromos. “Son conjeturas”, insisten desde Oviedo, y añaden que, por el momento, no hay novedades en este asunto. Mientras tanto, Rajoy asume las recomendaciones que Fernández ha ido haciendo al PP desde que él preside la gestora. El presidente en funciones no pondrá condiciones a una abstención socialista y se ganará “día a día” que el PSOE facilite su eventual Gobierno.

Así las cosas, para Podemos todo está muy claro: “Fernández necesita elaborar y escenificar un relato que justifique el pacto con el PP”, de ahí su negativa a negociar una reforma fiscal previa a los presupuestos, insiste León, que también critica la “condescendencia” que el presidente asturiano está mostrando ante la trama Gürtel. Un aspecto que León relaciona con la “abstención táctica” y con los casos de corrupción que salpican a la federación asturiana del PSOE.