Público
Público

PSOE y PP votan juntos contra el alcalde de la Marea en A Coruña

El veto a la Marea en A Coruña obliga al PSOE a plantearse apoyar a un alcalde del PP

Publicidad
Media: 2.75
Votos: 20
Comentarios:

El alcalde de A Coruña, Xulio Ferreiro. E.P.

PP y PSOE unieron ayer sus votos (diez los populares, seis los socialistas) para retirar el apoyo del pleno municipal de A Coruña al alcalde de la Marea Atlántica, Xulio Ferreiro. El regidor, cuyo grupo cuenta con otros diez representantes, había convocado una moción de confianza vinculada a la aprobación de los presupuestos municipales, que intentó previamente pactar con el PSOE y con la edil nacionalista del BNG, quien mantuvo su apoyo a Ferreiro.

Pese a la pérdida de la confianza del pleno, el actual alcalde sabe que tiene muchas posibilidades de que la jugada política que planteó tras la ruptura de las negociaciones con los socialistas le salga redonda.

A corto plazo, ha obligado al PSOE a posicionarse junto al PP en uno de los peores momentos de la historia del socialismo coruñés: tras perder dos concejales y 10.000 votos en las elecciones del 2015, se encuentra ahora, dividido y enfrentado, regido por una gestora que dirige un ex edil de la era de Francisco Vázquez, Florencio Cardador, que hasta ahora ha sido incapaz de lograr que su partido se muestre ante la ciudadanía sin proyecto ni liderazgo. A la dimisión de su cabeza de lista, secretaria local y ex portavoz, Mar Barcón, quien mantiene su escaño, se sumó posteriormente la de su sucesor en el pleno, José Manuel Dapena. De hecho, el representante del PSOE que tomó la palabra esta mañana para defender el No de su grupo, José Manuel García, ni siquiera es el portavoz oficial.

Ferreiro ya anunció que no dimitiría aunque perdiera la confianza del pleno

A medio plazo, Ferreiro, que ya anunció en Público que no dimitiría aunque perdiera la confianza del pleno, también obligará a los socialistas a enfrentar una disyuntiva cuyas salidas son a cual más espinosa. La oposición dispone ahora de un mes para acordar un candidato alternativo a la Alcaldía y presentar una moción de censura. Votar a un alcalde popular sería una opción suicida para el PSOE coruñés, en caída libre desde hace años y al que las encuestas auguran una nueva pérdida de dos concejales si se celebraran elecciones municipales hoy mismo.

Xulio Ferreiro, alcalde de A Coruña. MANUEL MARRAS

Pero no hacerlo supondría que Ferreiro seguiría siendo alcalde y, además, con su propuesta de presupuestos inmediatamente aprobada sin las correcciones que había negociado con el PSOE, que difícilmente podrá explicar a su electorado por qué lanzó un órdago con el que nada ganaba y con el que tenía todas las de perder. En cualquier caso, se trata de un espectáculo “ridículo”, tal y como lo advirtió en su día el secretario provincial de la formación, Julio Sacristán, quien fue uno de los grandes ausentes en el pleno de esta mañana.

A Ferreiro le acompañaron todos los suyos, incluidos representantes de Podemos y el portavoz de En Marea en el Parlamento Gallego, Luis Villares. Pero por parte del PSOE, ningún cargo ni rostro relevante se acercó al Palacio de María Pita para presenciar la votación. Tampoco hubo pronunciamiento alguno de Ferraz, pero sí voces en contra desde la gestora que dirige el partido en Galicia, y que ven como la dilución del socialismo en su otrora ciudad estandarte complica enormemente su capacidad para levantarlo a nivel autonómico.

El PSOE ha ,mostrado todas sus debilidades y ninguna fortaleza

Lo más llamativo es que el PSOE ha caído en una trampa política de principiante, mostrando todas sus debilidades y ninguna fortaleza en la defensa de su programa. Hace apenas diez días había logrado un sólido principio de acuerdo para pactar los presupuestos de A Coruña con la Marea: los de Ferreiro aceptaron entregarle la gestión directa de cuatro proyectos emblemáticos de la ciudad y la creación de una comisión de seguimiento de la ejecución de las cuentas municipales, de la que formarían parte tres concejales de cada grupo.

Se alcanzó ese consenso un jueves de madrugada, pero pocas horas después el PSOE anunció que añadía a Barcón a la tríada, convirtiéndola unilateralmente en cuarteto, y que los proyectos que administraría representaban una inversión diez veces mayor de la realmente acordada. El anuncio colmó la paciencia de Ferreiro, que dio por roto el pacto. El PSOE reculó entonces y aceptó los términos iniciales, pero ya era tarde. El procedimiento para la moción de confianza estaba en marcha y las bases de la Marea Atlántica votaron en asamblea que sólo facultarían a sus líderes para retomar las negociaciones si el PSOE se disculpaba y se comprometía por escrito a apoyar la ejecución del presupuesto.

Y los socialistas no lo hicieron.Sólo faltaba por saber si ayer mostrarían una postura tibia, absteniéndose y saliendo del laberinto por la puerta de atrás permitiendo que Ferreiro siguiera siendo alcalde, o si se unirían al PP votando en su contra, como terminaron haciendo. Osada declaración de guerra, cuando no se dispone ni de tropas suficientes ni de armamento argumental para ganarla, y cuando se encomienda la victoria a una alianza con quien se supone que es el enemigo de verdad. El PP, o sea. La lectura del desencuentro con la Marea también puede tener sus riesgos para el PSOE a largo plazo.

Será difícil explicar desde Madrid el fiasco que supondría que las huestes coruñesas apoyaran a un alcalde del PP. Porque una cosa es pasar del “No es no” al “No es abstención”, y otra convertir el No a un alcalde aliado de Podemos en un Sí a voces a un regidor popular. ¿Depende? Sí, esto es Galicia, y es verdad que los socialistas de A Coruña están en una escalera. Pero no son los que se cruzan con ellos, sino ellos mismos, los que aparentan no tener ni pajolera idea de si suben o si bajan.