Publicado: 09.12.2013 12:41 |Actualizado: 09.12.2013 12:41

PSOE y UGT hacen del aniversario de la muerte de Pablo Iglesias un mitin a favor del sindicato

Tomás Gómez y Óscar López denuncian la "campaña de acoso y derribo" que, dicen, la derecha política y mediática perpetra contra la organización. Cándido Méndez asegura que el

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La semana ha vuelto a comenzar con un frío gélido para la Unión General de Trabajadores (UGT), según ha reconocido este lunes su secretario general, Cándido Méndez, y no sólo por la temperatura bajo cero que padecía en esos momentos el acto en el que participaba en Madrid sino también, ha confesado, por el "frío que está padeciendo el sindicato", a raíz de las numerosas informaciones que apuntan hacia diferentes irregularidades que se habrían cometido en el seno de la organización. "Son tiempos duros y difíciles", ha asegurado el líder de UGT, y "probablemente" seguirán siendo así durante meses, por lo que la central aún espera nuevos golpes. 

Méndez pronunciaba esas palabras durante un acto que se ha celebrado esta mañana en el cementerio civil de Madrid con motivo del 88 aniversario de la muerte del fundador del PSOE, Pablo Iglesias. Una celebración que se ha convertido en todo un mitin político a favor del sindicato hermano de los socialistas, y que ha estado presidido por las caras largas tanto de los responsables de UGT como de los miembros del principal partido de la oposición que han participado en el mismo. 

Ante la "hoja de ruta" de la derecha, que "quiere acabar" con la organización de los trabajadores poniendo "la crisis como excusa", el líder de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, ha reivindicado así la necesidad de su partido de "defender el Estado social" a través del trabajo de las "organizaciones obreras". Su discurso ha enfatizado, además, en las "agresiones" que a su juicio está perpetrando el Gobierno de Mariano Rajoy contra los más desprotegidos y contra los derechos. 

Ni Gómez ni el secretario de Organización del PSOE, Óscar López, han hecho alusión en ningún caso a esas supuestas irregularidades que acechan a la UGT. Lo que sí ha criticado el número tres de los socialistas es que el Gobierno después de "recortar derechos", ahora vaya a emplearse en "recortar libertades". Por eso ha defendido "un PSOE y unos sindicatos firmes", que defiendan "todo aquello que hemos construido durante 30 años entre todos", pero "siempre con leyes socialistas".

López ha denunciado que el Ejecutivo del PP actuó "contra los sindicatos" desde que hace dos años aprobara su polémica reforma laboral, "que pretendía abaratar el despido y rebajar salarios". Otro de los objetivos era también, según él, "deslegitimar a los sindicatos de este país, que sufren una campaña de acoso y derribo por parte de la derecha, que el PSOE no va a consentir".

En esa misma línea se ha expresado Méndez a continuación, que ha asegurado que el Gobierno "está aprovechando la crisis para poner en marcha una devaluación permanente de la sociedad española". Frente a esto, ha reivindicado el trabajo de su sindicato. "No podemos permitir que pongan en tela de juicio a una organización", ha dicho, que "tiene sus raíces muy sanas". El acto ha finalizado con todos los asistentes con el puño en alto, entonando la Internacional Socialista.