Publicado: 18.02.2016 20:31 |Actualizado: 19.02.2016 07:45

El PSOE ya tiene decidido su calendario político a la investidura sin contar con Podemos

Sánchez parece fiarlo todo a la abstención del PP o del partido de Pablo Iglesias, aunque la oferta de Garzón de una reunión a cuatro con Compromís y Podemos pueden cambiar los planes del líder socialista

Publicidad
Media: 3
Votos: 11
Comentarios:
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, con varios de los miembros de su equipo negociador para la investidura, en los pasillos del Congreso de los Diputados, camino de una rueda de prensa. REUTERS/Sergio Perez

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, con varios de los miembros de su equipo negociador para la investidura, en los pasillos del Congreso de los Diputados, camino de una rueda de prensa. REUTERS/Sergio Pérez

MADRID.- Sabe que no sumará para ser presidente del Gobierno, pero quiere dejar el balón en el tejado de otros. El calendario político del PSOE de cara a la investidura de Pedro Sánchez ya está fijado y, en el mismo, no se cuenta con Podemos.

Es cierto que la oferta de IU-UP de una reunión a cuatro con Compromís y Podemos puede cambiar los planes del PSOE –los socialistas aún no han dado respuesta-; pero la agenda decidida por la dirección del partido, según ha podido saber Público, está muy clara y el líder socialista parece fiarlo todo a la abstención de Podemos o del PP en su investidura, contando con el apoyo de las formaciones con las que está negociando.



Entre lunes y martes el PSOE espera formalizar los pactos con Ciudadanos, Compromís e IU-UP, a fin de convocar el miércoles a su Ejecutiva para su aprobación. Si esto ocurre, el jueves y el viernes será para informar a la militancia de dichos acuerdos, que se votarán el sábado 27 de febrero. En principio, el Comité Federal se iba a convocar el domingo 28, pero al coincidir con el día de Andalucía, se pasará al lunes 29, para ratificar el pacto. Por el mismo motivo se ha cambiado también la fecha de la votación. Y el 1 de marzo, Sánchez dedicará el día a preparar su discurso de investidura.

Todo ello no quita que aún puedan sentarse a negociar las delegaciones de Podemos y el PSOE, a lo que los socialistas no se opondrán, pero se han abierto tantas brechas entre ambas formaciones que se ve difícil cualquier acuerdo a día de hoy. Eso sí, el PSOE rechaza abiertamente lo de reunirse para formar Gobierno para repartirse cargos.

De hecho, se prevé un fin de semana intenso y con novedades en cuanto a las negociaciones, pero mucho tiene que cambiar el escenario para que el PSOE vaya a jugar otra partida a la ya prevista, que se ratificó en otra reunión la noche del jueves, cuando Sánchez regresó de Bruselas.

Además, hay una fuerte oposición interna en el PSOE a pactar nada con el partido de Pablo Iglesias por las actitudes demostradas hasta ahora y, aunque se admite que en la conferencia de prensa de este jueves “bajó el tono” el líder de Podemos, entre los socialistas la desconfianza hacia esta formación es total.

Sánchez dijo este jueves en Bruselas que aún quedan quince días y eso es mucho tiempo, y más en política, pero la estrategia política del PSOE parece estar muy definida… de momento. Todo puede cambiar.