Publicado: 16.05.2015 23:34 |Actualizado: 16.05.2015 23:34

"Si yo pudiera..."

Descubrimos que los dirigentes del SOMA no eran sino mafiosos y las Cuencas Mineras, territorios en declive

Publicidad
Media: 5
Votos: 8
Comentarios:
Foto de archivo de una marcha de mineros. / JAIRO VARGAS

Foto de archivo de una marcha de mineros. / JAIRO VARGAS

MIERES.- Toda la épica de Asturias y su izquierda tradicional procede de las llamadas Cuencas Mineras, que corresponden a los ríos Caudal y Nalón y tienen en Mieres y Langreo sus principales poblaciones; el Nalón baja por Sobrescobio, Caso, Laviana, San Martín del Rey Aurelio y Langreo; mientras el Caudal incluye Riosa, Morcín, Santo Adriano, Aller, Lena y Mieres –en ambos casos, de arriba a abajo; en dirección al mar.


En realidad, esa épica no es tanto geográfica como de actividad... De modo que no es asturiana, sino minera... aunque aquí se entiende que es "de aquí"; y con eso se quiere decir que es minera, borracha y dinamitera; porque en Asturias el carbón, el alcohol y la pólvora tienen algo de místico.



De la profundidad de las Cuencas Mineras proceden Gerardo Iglesias (que nació en La Hueria Carrocera, Caudal) o José Ángel Fernández Villa (de Tuilla, Nalón) y hasta el cantante Víctor Manuel (de Mieres, en el Caudal), que empezó como San José y llegó a iluminar como nadie la penumbra minera... en unos pozos de hulla que ahora son el epicentro de la aristocracia obrera.

Hunosa

Ese negro mineral dio nombre a la gran empresa de la zona: la sociedad anónima Hulleras del Norte (Hunosa), de la que surgió un omnímodo poder político-sindical sobre la base de una concesión espuria que en la tierra se llama la chequera: al sumar las horas sindicales de miles de delegados, el sindicato puede liberar a quien quiera de su trabajo (lo que quiere decir diputados, senadores, alcaldes, concejales, etcétera; que no tienen por qué pertenecer a Hunosa, pero sí a esa central obrera), de modo que no tienen otra lealtad que a la organización que les paga la vida... Holgada vida, por cierto.

Y así es como el Sindicato de los Obreros Mineros de Asturias (SOMA) se hace con el poder total en la Federación Socialista Asturiana... y en el PSOE a través de ésta. En esa etapa, el sindicato minero nombra a todo el mundo que es alguien en Asturias (presidentes, diputados, jefes de banca, directores de periódicos) y a algunos ministros (Luis Martínez Noval, Gustavo Suárez Pertierra...), aunque corre el tiempo y el hombre en su cúspide, José Ángel Fernández Villa –cuya última andanza fue imponer a Javier Fernández en lugar de Tini Areces en el Principado–, termina siendo investigado por la Fiscalía por disponer de mucho dinero en negro.

Y es en ese momento cuando todo el mundo descubre la realidad: que los dirigentes del SOMA no eran sino mafiosos y que las Cuencas Mineras asturianas no son sino territorios en declive... aunque nadie sabe cómo influirá sobre el voto del 24M. IU espera que le beneficie en detrimento del PSOE, pero habrá que ver.