Publicado: 20.05.2015 18:12 |Actualizado: 21.05.2015 07:00

Puig: “El cambio será socialista o no será”

El PSPV es quien ofrece un cambio “seguro, solvente y cimentado” en un proyecto de gobierno, sostiene su candidato a la presidencia de la Generalitat Valenciana

Publicidad
Media: 2.78
Votos: 9
Comentarios:
Ximo Puig./EFE

Ximo Puig./EFE

VALENCIA.- Va de debate a ‘cara a cara’; de firma de pacto preelectoral, a entrevista; del plató, al estudio; del Ximobus, al AVE; y entre, acto y acto de campaña, concede por teléfono esta entrevista a Público. Ximo Puig (Morella, 1959) está convencido de que ha llegado su hora de ser presidente de la Generalitat Valenciana. Fue jefe de gabinete de Joan Lerma en el primer (y único) gobierno socialista del País Valenciano. Ha sido diputado en las Cortes Valencianas por Castellón durante varias legislaturas. Y, en la actual, también tiene escaño, pero en el Congreso. Entre 1995 y 2012, fue alcalde de su estimada Morella. Solo cuando se convirtió en secretario general del PSPV dejó el bastón de mando de su ciudad. Era la señal de que iba a echar el resto para alcanzar la presidencia. Pero la entrada de las fuerzas emergentes en las Cortes Valencianas va a complicarle el acceso. Aun así, confía en ser la fuerza más votada a la izquierda del PP y que los valencianos le den la llave del Palau de la Generalitat.



El PP pasa por su momento de mayor debilidad en el País Valenciano en los últimos veinte años. Sin embargo, esa debilidad no se traduce en una fortaleza rotunda del PSPV. ¿Cómo describiría la situación política valenciana a escasos días de las elecciones?
Creo que hay una voluntad de cambio mayoritaria, más del 65% de la población piensa que el PP tiene que pasar a la oposición y eso se concretará en las urnas. En este momento es evidente que hay un escenario con más fuerzas políticas, con un sistema de partidos que en parte ha cambiado, pero el PSPV es quien ofrece garantías de un cambio seguro, solvente y cimentado en un proyecto de gobierno.

De los tres primeros puestos en su lista autonómica por Valencia, dos son escritores. ¿Necesita el País Valenciano un nuevo relato?
La Comunidad Valenciana necesita un nuevo relato, efectivamente. Porque el paradigma en el que nos han situado los 20 años del PP, de capitalismo especulativo y de corrupción, tiene que tener una vía de salida de renacimiento cultural. Esta es la comunidad de Ausiàs March, de Vicent Andrés Estellés y de Miguel Hernández. Nada que ver con la comunidad de [Rafael] Blasco, [Alfonso] Rus, [Carlos] Fabra. Eso es lo que tenemos que cambiar. Tiene que ser el relato de una comunidad de gente honesta y trabajadora que tiene un alto nivel de creatividad frente al PP, que ha sido tan nefasto para todos los valencianos.

Hay quien le ha criticado que con estos fichajes y otros como el del actor Ferran Gadea trataba de contrarrestar el tirón mediático de las fuerzas emergentes…
Nosotros somos un partido innovador y modernizador desde siempre, alguna gente lo ha querido ocultar, pero es así. Somos el primer partido que ha hecho primarias abiertas y el PSPV es el partido que ha hecho las primarias con mayor participación de toda España. Abrir el partido a personas independientes no es una cuestión de coyuntura, es estructural. Hemos entendido el mensaje de que hay que abrir la política y por nuestro programa electoral se aprobó en una conferencia política con el 50% de participación de fuera del partido.

El escenario político en estos momentos ha cambiado. Hay nuevos actores, pero desde luego en estos momentos sin el PSPV creo que no puede haber cambio.

No es porque el PSPV no tenga cantera…
No, por supuesto que no. Queremos ampliar, abrir el partido y fortalecerlo, y eso se consigue con la incorporación de independientes. Por supuesto que tenemos mucha gente preparada, tenemos los mejores economistas de la Comunidad Valenciana, pero al mismo tiempo queremos hacer un proceso de apertura y ampliación permanente más allá de la coyuntura. Y continuaremos con este proceso desde el Gobierno.

Desde la primera victoria de Joan Lerma, el PSPV no ha remontado resultados. ¿Eso le quita a usted presión?
Yo vivo esto como la oportunidad del cambio en la Comunidad Valenciana. La realidad de este país, por más que mientan [Mariano] Rajoy y [Alberto] Fabra es durísima. Se ha producido una devaluación salarial y una desprotección en todos los campos enormes. Desde la construcción al periodismo; hay un subempleo enorme. Y eso es algo de una gravedad estructural. Por lo tanto, esto es una cuestión personal, es una cuestión de mejorar la vida de las personas. Este país puede ser mucho mejor y por eso estoy trabajando.

Entonces, ¿si no supera los resultados de Jorge Alarte, lo asumirá como una derrota personal?
El escenario político en estos momentos ha cambiado. Hay nuevos actores, pero desde luego en estos momentos sin el PSPV creo que no puede haber cambio. El cambio será socialista o no será. O el partido socialista está fuerte, muy fuerte o va a ser imposible el cambio. En estos momentos tenemos un programa de gobierno serio, riguroso y capaz. Conocemos bien esta comunidad y sabemos cómo mejorar la vida de las personas. A eso me dedico, a intentar convencer al máximo de personas posibles para que nos ayuden a que juntos cambiemos la situación.

Si en algo coinciden todos los partidos valencianos (excepto el PP), es en lo poco que pintan los valencianos en Madrid. Usted que está allí habitualmente, ¿a qué cree que se debe esta poca influencia?
Creo que hay razones históricas que atañen a nuestra manera de ser. En cierta manera, nuestro éxito como sociedad de ir a la suya, avanzar sin tener nuestro estado… todo eso del pasado, al final ha resultado ser un fracaso históricamente. En Madrid he intentado hacer un ejercicio pedagógico permanente porque esto no es el Levante feliz, eso es una broma. El PP no tiene proyecto de comunidad porque nunca se ha preocupado de intentar visibilizar la Comunidad Valenciana en Madrid. De hecho, el gran problema de Fabra es que se debe al dedo de Rajoy y en estas condiciones es imposible reivindicar. Cómo le va a exigir a Rajoy nada si es él quién le ha puesto a dedo. La irrelevancia del PP en Madrid es absoluta y eso a los valencianos nos ha costado mucho dinero y muchas posibilidades. Tenemos doce puntos menos de renta per cápita que la media nacional; 37% de fracaso escolar, solo por detrás de Ceuta; el 31% d exclusión social, es decir, lideramos la exclusión social en España. Y, frente a esos datos, tenemos menos financiación que la inmensa mayoría de comunidades autónomas. No hay ningún tipo de respuesta. Fabra durante estos años ha estado sin exigir nada y en Madrid sus diputados votando en contra de nuestras iniciativas de mejora de la financiación o de las inversiones públicas. Lo que ha pasado con las inversiones públicas no tiene nombre: en estos tres años de gobierno de Rajoy, siendo como somos una comunidad pobre, hemos recibido la mitad de lo que nos correspondía. Ha sido el peor periodo de la historia para los valencianos. Esta invisibilidad nos cuesta el futuro a los valencianos.

De todas maneras, la deuda histórica de la autonomía, que ustedes cifran en 15.000 millones de euros, no se ha acumulado en un año o dos; el crédito ICO a la Copa América no se ha condonado como sí se hizo con Barcelona o Sevilla, y las inversiones en la época de José Luis Rodríguez Zapatero se limitaron prácticamente al AVE...
Las inversiones en la época de Zapatero fueron las más importantes en estos veinte años de gobierno del PP. El momento en que más ha invertido el gobierno del Estado en la Comunidad Valenciana porcentualmente y en números absolutos, ha sido en la época del gobierno de Zapatero. Ahora, nosotros pensamos que ni con el modelo de financiación socialista ni sobre todo con el modelo anterior de [Eduardo] Zaplana se han resuelto ni mucho menos los problemas de financiación. Asumimos esa parte de la cuestión. De hecho, yo he convencido a Pedro Sánchez y antes a [Alfredo Pérez] Rubalcaba de que tiene que haber una modificación. Yo he hecho mi trabajo, que es convencerlos de que hay que cambiarlo y apoyar la equidad porque en estos momentos en España hay un problema gravísimo: que los españoles no somos iguales en cuanto a la atención de los servicios públicos.

Entonces, ¿los valencianos deberían confiar en ese trabajo que usted dice que ha hecho para convencer a sus jefes de que eso va a cambiar ahora?
Claro, va a cambiar el modelo de financiación, por supuesto. Y le digo también que en esa primera etapa con Rajoy de presidente van a cambiar las cosas, porque va a tener que respetar al Gobierno valenciano. Al actual no le respeta porque es un súbdito suyo. Fabra no le puede mirar a la cara ni exigirle nada porque es una persona que ha puesto él. No va a ser el caso de mi presidencia, que tendrá una lealtad básica con el pueblo valenciano.

En esta campaña usted ha hecho bastantes guiños a Ciudadanos. ¿Se ve usted más cómodo gobernando con ellos o con Compromís?
Nosotros durante muchos años hemos votado muchas veces juntos y hemos estado en muchas peleas con otros partidos como Compromís o Esquerra Unida. Hemos compartido muchas líneas de batalla contra la corrupción o contra el modelo económico. Tenemos un trabajo hecho de diálogo con las fuerzas progresistas, pero lo que quiero es que haya de verdad una mayoría sólida para sacar a la comunidad de una situación de emergencia. Esto no es una cuestión de un partido, ni de un grupo de partidos. Hay que ir más allá. Estamos en una situación muy difícil que no es posible que resuelva un solo partido. Tenemos que incorporar a la sociedad civil, a los sindicatos, a los empresarios… Tenemos que hacer un planteamiento mucho más sólido y abierto. Yo a Ciudadanos no le hago ningún guiño, le respeto como a un nuevo actor. Yo respeto a todos los partidos, son ellos los que muchas veces no nos respetan. Otra cosa es que les exija que sean claros y, si están contra la corrupción, no pueden bajo ningún concepto apoyar al peor activo tóxico que tiene esta comunidad, que es el PP.

Por la reparación de las víctimas del metro, por la paralización del plan del Cabanyal, contra la corrupción, acuerdo de mejora para los profesores universitarios asociados… He perdido la cuenta de los pactos preelectorales que ha suscrito usted con el resto de fuerzas progresistas. ¿Cree que será tan fácil el 25 de mayo?
Fácil nunca es nada. Pero creo que con responsabilidad y generosidad estaremos a la altura de las circunstancias, porque la gravedad de la situación lo exige.

¿Facilitaría usted la presidencia a Mónica Oltra?
Si es la fuerza más votada…. Pero yo aspiro a ser presidente de la Generalitat porque creo que, con mi experiencia y con la formación de equipos solventes, puedo resolver esta situación. Esto no es un juego de cromos. Esto es una cuestión muy seria porque la Comunidad Valenciana está a día de hoy al borde del colapso, la situación es inviable y, por tanto, yo asumo esta candidatura con toda la responsabilidad.