Publicado: 05.10.2016 11:36 |Actualizado: 05.10.2016 16:40

Junts pel Sí y la CUP negocian una resolución conjunta sobre el referéndum en Catalunya

El President de la Generalitat apuesta por las leyes de desconexión con el Estado en su intervención en el debate de Política General del Parlament. "El futuro de Catalunya lo deben decidir los catalanes con su voto, por nuestro bien y el de nuestros hijos", proclama 

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:
Carles Puigdemont durante su intervención en el Parlament. / TONI ALBIR (EFE)

Carles Puigdemont durante su intervención en el Parlament. / TONI ALBIR (EFE)

BARCELONA.— Los independentistas catalanes, que tienen mayoría en el Parlament de Catalunya, están trabajando en un preacuerdo para que se apruebe una resolución conjunta sobre el referéndum de autodeterminación que pretenden que se celebre en Catalunya.

Dirigentes de Junts pel Sí y de la CUP (Candidatura d'Unitat Popular) trabajan sobre este texto mientras en la cámara catalana tiene lugar el debate de política general. Fuentes de la CUP indican que tal convocatoria a las urnas tendría que tener lugar, como muy tarde, en septiembre de 2017.



A tal efecto, se debería crear una comisión de seguimiento para el impulso, control y ejecución del referéndum. El preacuerdo, según las mismas fuentes, contempla que esa convocatoria se lleve a cabo independientemente de cual sea la actitud del Estado español.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha iniciado precisamente el primer Debate de Política General de la legislatura apelando "al acuerdo" de los grupos parlamentarios en la orientación política, económica y social que deba seguir en los próximos meses la acción de Gobierno. Su aspiración: promulgar leyes de desconexión que permitan actuar a Catalunya al margen de un Estado gobernado en funciones por el PP.

El jefe de Govern ha apostado por impulsar varias leyes catalanas que mejoren las deficiencias de los servicios prestados por el Estado en relación a la industria, el transporte público, el mercado laboral, la fiscalidad y las políticas sociales. El President ha destacado que "Catalunya lidera las solicitudes de patentes" de todo el Estado y, por ello, ha apostado por lanzar un nuevo Pacto Nacional por la Industria que ya se está poniendo en marcha con el despliegue de varios grupos de trabajo.

Puigdemont ha querido dejar claro ante los demás grupos parlamentarios de la Cámara que en "Catalunya no hay fuga de empresas". Según el presidente catalán, "por cada euro que se invierte fuera, se obtienen 59 para Catalunya".

El president también ha afirmado: "El paro en Catalunya se ha reducido tres puntos más que la media española", y ha anunciado que están trabajando para consensuar "un salario mínimo de 1.000 euros al mes".

El jefe de Govern ha destacado que el turismo juega "un papel clave" en la economía catalana ya que Catalunya "recibe uno de cada cuatro turistas de todo el Estado" y ha criticado aquellos sectores que quieren "criminizarlo", en alusión a la alcaldesa Ada Colau y su tentativa de regularlo. Según el president, Catalunya ha recaudado 173 millones de euros desde la implantación de la tasa turística.

El President también ha anunciado que su Govern ya está trabajando para impulsar una Agencia Tributaria Catalana "para actuar con independencia de la red tributaria española". El mandatario, reforzado tras la cuestión de confianza, ha especificado que la Agencia tendrá más de 400 trabajadores hasta finales de año y 800 empleados cuando finalice 2017.

"Por cada euro que se invierte fuera, se obtienen 59 para Catalunya", asegura Puigdemont

Puigdemont ha apostado por reforzar el transporte público y ha criticado el funcionamiento de los trenes de Cercanías frente a la gestión de los ferrocarriles de la Generalitat: "Si los servicios de Cercanías funcionaran bien hubiésemos podido tener 8.000 coches diarios menos de las carreteras catalanas". En relación a las infraestructuras viales, ha insistido en la necesidad de apostar por el corredor mediterráneo tal y como insiste la UE:  "El corredor mediterráneo es la espina dorsal para nuestra conexión con Europa".

Las gradas de la derecha catalana se han sobresaltado cuando Puigdemont ha defendido la inmersión lingüística. “Catalunya está por encima de la media española en conocimiento de la lengua española”, ha defendido.

El president ha dado especial importancia al contenido social de su acción de Gobierno, insistiendo en la necesidad de contar con unos presupuestos para tirar adelante nuevas políticas sociales —para lo que necesitan el apoyo de la CUP—, aún no explicitados.

"Esperemos que los nuevos presupuestos nos permitan reducir un 50% las listas de espera quirúrgicas y de pruebas diagnósticas", ha sostenido en materia de salud. De esta forma, ha defendido "el compromiso con la universalidad de la salud" frente a una ley española que deniega la asistencia a las personas irregulares.

Con el objetivo de avanzar hacia una fiscalidad propia, Puigdemont también ha abogado por crear una Agencia Catalana de Protección Social y una nueva "ley catalana de contratos del sector público" que permita superar el "permanente déficit fiscal" y la "insuficiente" financiación del Estado. También ha criticado que el "Estado solo financia el 18% del gasto de la ley de dependencia", por lo que Catalunya ha dejado de recibir 376 millones de euros en esta partida.

A lo largo de la jornada del miércoles intervendrán los demás grupos parlamentarios de mayor a menor representación en el Parlament.

7.000 puestos de trabajo públicos para 2018

El president, deseoso de que la CUP admita a trámite los presupuestos para 2018, ha asegurado que se incluirán 7.000 nuevos puestos de trabajo públicos. Éstos incluyen 2.500 médicos y enfermeros, 2.000 profesores, 500 policías autonómicos (mossos), 150 bomberos y 300 trabajadores tributarios. "Esperamos que los presupuestos lleguen a buen puerto", ha recalcado en alusión a sus socios anticapitalistas.

Puigdemont también ha defendido la necesidad de invertir en acción exterior a través de la apertura de cuatro nuevas delegaciones y ha criticado los problemas que tuvieron 200.000 catalanes para votar en las pasadas elecciones del 27-S. "Solo uno de cada trece pudieron votar. Esto no se puede permitir en un Estado que se dice democrático", ha sentenciado. Por ello, ha anunciado un cambio en la legislación catalana que haga posible el voto electrónico en el extranjero.

El líder del antiguo partido convergente ha, incluso, abogado por reparar la memoria histórica: "España es el país con más desaparecidos de Europa. Tenemos la convicción de que hace falta promover la búsqueda de la justicia y la reparación", ha afirmado.

Acusaciones de Ciudadanos

Ines Arrimadas ha acusado a Carles Puigdemont de haber articulado un discurso triunfalista y se ha preguntado por el motivo de la voluntad de la desconexión de Catalunya con España "si estamos tan bien".

La dirigente de Ciudadanos ha señalado el desempleo y la precariedad como principales problemas de Catalunya, ha recordado que el partido de Puigdemont prestó apoyo a la política laboral del Partido Popular y ha insistido en la conveniencia de prestar atención a las dificultades existentes para la conciliación familiar y a las condiciones de trabajo de los autónomos.

Pero el tema que Arrimadas ha denunciado con mayor énfasis ha sido la construcción de estructuras de Estado reiterada por el President de la Generalitat, que según ella desvía la atención de los auténticos problemas de Catalunya con su endeudamiento, el malgasto del dinero de los catalanes y la falta de un modelo fiscal.

Miquel Iceta: "No rechazamos acuerdos si son posibles"

El secretario del PSC, Miquel Iceta, ha empezado su intervención estableciendo la posición socialista con la hoja de ruta del Govern: "Un referéndum acordado será imposible de acordar". Para el socialista, "nada cambiaría, todo es para alargar el Procés". "Nosotros no rechazamos acuerdos si son posibles", ha señalado para defender su postura.

El líder socialista ha sido crítico con las propuestas políticas de Puigdemont: "Nos ha preocupado una imagen idílica de país que no se corresponde con la grave crisis social que vivimos". "Gobierne presidente, gobierne al servicio de todos", ha insistido acusándolo de fomentar la ruptura social en Catalunya. "Hay una fijación equivocada de las prioridades de Gobierno", ha añadido.

Iceta: "O el Gobierno lucha por combatir las desigualdades o tendremos una Catalunya fracturada. Son problemas que no pueden esperar a la independencia"

Iceta ha recordado los recortes sociales impulsados los últimos cinco años por Convergencia, por lo que ha puesto en cuestión que se reviertan con nuevas estructuras de Estado. "O el Gobierno lucha por combatir las desigualdades o tendremos una Catalunya fracturada. Son problemas que no pueden esperar a la independencia", ha declarado. Además, ha aludido a los casos de corrupción del partido de Gobierno para dudar de los cargos que lideren estas nuevas estructuras.

"Usted tiene la suerte de rehuir cualquier responsabilidad", ha dirigido a Puigdemont respecto el pasado convergente. Aun así, le ha pedido priorizar la urgencia social por encima de la consecución de la hoja de ruta independentista. “Las prioridades están descompensadas. La prioridad social tendría que mover su actuación antes de acabar la legislatura”, ha finalizado.

CSQEP apela al "referéndum del 80%"

La coalición Catalunya Sí Que Es Pot —formada por Podem, ICV, EUiA— ha defendido luchar por celebrar un "referéndum del 80%" de la población que apuesta por el derecho a decidir y que quiere cambiar Catalunya.

El diputado Albano Dante Fachin, también secretario general de Podem, ha defendido que su grupo está dispuesto a construir una mayoría por el derecho a decidir, pero que para movilizarla hay que "dar respuesta a los anhelos de cambio".

Albano Dante: "Tenemos la mano tendida para construir un país que pueda decidirlo todo", ha añadido

Fachin ha recordado que el partido de Gobierno, Junts pel Sí, ha legislado de la mano del PP para recortar y privatizar durante las pasadas legislaturas; por lo que "será difícil movilizar al 80% de la población”. "Para dar respuesta al cambio que busca el 80% de la población catalana hay que tener un proyecto que no sea sólo para una parte del país", ha insistido el diputado. "Tenemos la mano tendida para construir un país que pueda decidirlo todo", ha añadido.

Fachin ha criticado duramente la gestión del anterior president Artur Mas y la negativa de su partido ha aprobar una redistribución fiscal que suba impuestos a los que más tienen.
"¿Qué son los presupuestos si no son una batalla ideológica?", ha espetado en referencia a las declaraciones de Mas en las que defendía lo contrario.

El nuevo secretario de Podem también ha cargado contra la hoja de ruta independentista del Govern: "La desconexión no existe y hace falta tener la valentía de asumirlo".

La diputada Àngels Castells de CSQEP también ha intervenido para hacer una radiografía de las desigualdades sociales a las que se enfrenta Catalunya y ha acusado al partido de Gobierno de fomentarlas y no resolverlas. "Ay del país que para poder exportar ha de condenar a la misera a sus clases trabajadoras" se ha lamentado.

El PP catalán se abre a una reforma constitucional

El líder del PP catalán, Xavier Garcia Albiol, ha sido el representante de la oposición más duro con los propósitos políticos de la legislatura Puigdemont. "Ha dejado al Gobierno de España solo ayudando a los catalanes", ha espetado Albiol en relación a los últimos años de legislatura independentista. El diputado conservador ha criticado que el partido de Govern no legisla para el conjunto de la ciudadanía catalana y que "no ha llevado a cabo ninguna acción de gobierno” en los últimos dos años. "Su país ideal sería el que cada día fuese 11 de septiembre", ha ironizado.

Para el líder popular, "la única propuesta de este Gobierno es repetir el 9N: un nuevo 9N plus" en relación a la propuesta de referéndum con la CUP. "Hay otro camino a la ruptura o ruptura", ha continuado. García Albiol ha sostenido que el PP está dispuesto a dialogar, siempre que se abandone la idea de referéndum: "No nos negaremos a dialogar una reforma constitucional. Sea valiente para plantearlo".

Garcia Albiol ha preguntado al President por qué cada lunes recibe visitas en la Generalitat del expresidente Artur Mas y ha cuestionado quién manda en la institución, alertando a la CUP de los contactos.

Etiquetas