Público
Público

Puigdemont: "La elección es independencia o decadencia"

El president  asegura ante los empresarios que la CUP "no tiene ninguna influencia en el Govern"

Publicidad
Media: 1
Votos: 2
Comentarios:
Carles Puigdemont en la 27 Trobada al Pirineu en Lleida

Carles Puigdemont en la 27 Trobada al Pirineu en Lleida

LLEIDA.- El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha asegurado este viernes ante los empresarios que asisten a la 27 Trobada al Pirineu que Catalunya solamente tiene dos opciones: o independencia o decadencia.

"Si alguien cree que lo mejor para Catalunya es lo que tenemos ahora se habrá de casar porque durará muchos años", ha afirmado en su discurso, en el que ha insistido en que se debería permitir a los catalanes elegir en un referéndum.

Para ello ha aludido a la mejora de las cifras de la comunidad. "El coraje catalán es el causante de la mejora de la economía catalana", ha sentenciado en La Seu d'Urgell y ha recordado que, mientras en Madrid se destruyen 28.000 empleos, en Catalunya se crean 25.000.

"Los países cambian, agrade o no, hace 70 años el mapa de países de Europa no tenía nada que ver con el mapa de hoy; es una realidad innegable y el problema no es ante eso quedarse incierto sino quedarse indeciso", ha dicho ante los 200 empresarios presentes.

Ante este escenario, Carles Puigdemont ha animado a los empresarios a tener en cuenta la naturaleza de esta jornada, apelando a que la fórmula para acabar con la incertidumbre sea la decisión, y les ha pedido coraje para continuar tomando decisiones en la buena dirección.

El veto de la CUP no supone ningún problema

En este sentido, y aludiendo a los últimos problemas de Junts Pel Si con la CUP para aprobar los presupuestos de Catalunya, Puigdemont ha querido despejar dudas y ha asegurado que la formación anticapitalista "no tiene ninguna influencia en el Govern".

El presidente, ha instado a los presentes a "que nadie sufra", ya que quien gobierna es Junts pel Si, coalición conformada por Convergència y ERC, y que la CUP son solo socios parlamentarios. "Pero esto ya hemos visto que va como va", ha apostillado Puigdemont, en alusión al veto de la CUP a los Presupuestos de la Generalitat para 2016 en el Parlament.  

Precisamente, ante esta imposibilidad, Puigdemont ha anunciado que se someterá a una cuestión de confianza en el Parlamento el próximo mes de septiembre. "No me gusta, pero es obligatorio por ética democrática pedirle al Parlament si existe una mayoría o no", se ha justificado.

La cuestión de confianza es un instrumento parlamentario extraordinario para ratificar ante los diputados la legitimidad de su figura, su Govern y su programa. En caso de no superar la votación, supondría su dimisión y habría que escoger un nuevo presidente.