Público
Público

Los exconsellers Forn y Bassa regresan a Barcelona desde Bruselas

A Forn le han recibido antiindependentistas con banderas españolas y gritándole "Perro", "Cabrón", "Os habéis cagado", "Dónde está Puigdemont", "Viva España" y "A prisión". Puigdemont no ha viajado a la ciudad condal

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3
Comentarios:

El exconseller Forn, a su llegada a El Prat. EFE/Quique García.

El conseller de Interior y la consellera de Trabajo cesados, Joaquim Forn y Dolors Bassa, han llegado este martes por la noche a Barcelona desde Bruselas, donde habían acompañado a mediodía al presidente cesado Carles Puigdemont en su rueda de prensa. Han viajado en avión y han llegado este martes poco después de las 23.00 horas al Aeropuerto de El Prat de Llobregat. El expresident ha permanecido finalmente en Bruselas.

A Forn, que no ha hecho ninguna declaración y llevaba una maleta en la mano, le han recibido muchos periodistas, además de unos 10 antiindependentistas con banderas españolas y gritándole muy de cerca "Perro", "Cabrón", "Os habéis cagado", "Dónde está Puigdemont", "Viva España" y "A prisión". Le han perseguido desde la zona de llegadas de la T1 hasta la entrada del parking, donde dos mossos han vigilado que no se le acercasen tanto mientras él llegaba al coche junto.

El diario La Vanguardia había afirmado durante la tarde de este martes que Puigdemont también viajaba en el avión con los consellers, pero, finalmente, el expresident no ha viajado a la ciudad condal. Según la Cadena Ser, estuvo cenando en un restaurante de Bruselas mientras los consellers volaban. Según Europa Press, que cita fuentes del hotel en el que se alojaba, el expresident lo ha abandonado "definitivamente".

Puigdemont y el resto de su equipo se han alojado desde el lunes en un hotel a pocos minutos del centro de la capital europea llamado Hotel Chambord, que finalmente ha abandonado pasadas las 20.00 horas en un taxi. Las mismas fuentes también han asegurado que sus maletas fueron trasladadas posteriormente en un segundo vehículo.

Cuando ha salido del hotel, en la puerta del establecimiento había un taxi cuyo conductor aseguró a los periodistas que esperaba a un cliente rumbo al aeropuerto, pero Puigdemont finalmente subió a otro vehículo con destino desconocido. A su salida del hotel, Puigdemont dijo que no había recibido ninguna citación para declarar los próximos días 2 y 3 de noviembre en la Audiencia Nacional, y afirmó que ha conocido la decisión de la jueza Carmen Lamela por la prensa.

El expresident dio una rueda de prensa en Bruselas en la mañana de este martes en la que afirmó: “No estoy aquí para pedir asilo político”. Insistió Puigdemont en que la decisión de ir a Bruselas la tomó con su equipo el viernes, al tener informaciones de que “el Gobierno español planeaba una operación agresiva” contra el pueblo catalán, los funcionarías y el Govern, en caso de resistencia a la aplicación del artículo 155. “No se puede construir la República de todos desde la violencia”, aseveró.