Público
Público

Puigdemont, el gran ausente del Govern en la Audiencia Nacional

El president cesado y otros consellers no acudirán a declarar ante la Audiencia Nacional y se quedarán en Bruselas para "denunciar ante la comunidad internacional este juicio político y emplazar a Europa a afrontar una solución dialogada"

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

El expresident catalán, Carles Puigdemont, a su llegada para su comparecencia en el Press Club Brussels Europe, en la capital belga. REUTERS/Yves Herman

El expresident catalán Carles Puigdemont no comparecerá previsiblemente este jueves ante la Audiencia Nacional. De esta forma, se convertirá en el gran ausente entre los los miembros del Govern y la Mesa del Parlament citados para declarar este jueves y viernes ante la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo, tras las querellas presentada por la Fiscalía General por delitos de rebelión, sedición y malversación.

En un comunicado recogido por TV3 el miércoles por la noche, el Govern cesado anunció que Puigdemont y algunos de sus consellers que se encuentran en Bruselas no acudirán a declarar a la Audiencia Nacional para "denunciar ante la comunidad internacional este juicio político y emplazar a Europa a afrontar una solución dialogada".

Las querellas han sido presentada contra un total de 20 personas por los hechos que engloban el 'procés' que concluyó el pasado 27 de octubre con la declaración unilateral de independencia (DUI). Ante esta situación, la jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela ha citado al president cesado y a otros 12 consellers del Govern mientras que el magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena ha llamado a declarar a los miembros de la Mesa del Parlament. 

El abogado de Puigdemont -en Bruselas desde este lunes- propuso que su cliente declarase desde Bélgica. Una propuesta que previsiblemente será rechazada por la magistrada de la Audiencia Nacional, que apuntó en su auto que después de las comparecencias se llevarían a cabo vistillas para determinar si se toman medidas cautelares o no contra los citados. De ser así, el investigado tendría que estar presente en dichas vistillas por cuestiones de garantías procesales.

Así mismo, la Fiscalía se ha mostrado contraria a una posible declaración por videoconferencia desde Bruselas. El Ministerio Público informará en contra de esta posibilidad en caso de que el abogado presente de manera formal la petición ante la jueza Carmen Lamela.

En caso de no presentarse a declarar la Fiscalía podría pedir a la jueza que emita una orden de detención internacional que obligaría a las autoridades belgas a proceder al arresto de Puigdemont y los consellers que permanecen en Bruselas junto a él.

La previsible ausencia de Puigdemont podría repercutir de forma negativa en la veintena de cargos investigados tras la declaración unilateral de independencia (DUI), ya que la jueza podría interpretar la postura del líder independentista como un un riesgo de fuga del resto de miembros del Govern.

No obstante, el teniente alcalde del Ayuntamiento de Barcelona Jaume Asens sostuvo el miércoles que la decisión de Puigdemont de permanecer en Bruselas puede ser una buena estrategia de defensa, ya que podría "internacionalizar el conflicto" y dificultar el encarcelamiento de los miembros del Govern.

Por otro lado, el propio miembro de la Mesa del Parlament, Joan Josep Nuet del grupo de Catalunya Sí que Es Pot, citado por el Supremo este jueves, consideró en Catalunya Ràdio que "la actitud de Puigdemont puede hacer que las personas que estén citadas acaben en prisión preventiva" ante el posible riesgo de fuga.

En paradero desconocido

En vísperas de la citación y con todas las miradas puestas en él, Carles Puigdemont permaneció en en paradero desconocido durante prácticamente toda la jornada del miércoles.

Aunque algunos medios apuntaron que el president catalán y líder del independentismo podría comparecer en rueda de prensa, la única noticia llegó a través de su cuenta personal de Twitter.

El expresident publicó un mensaje en el que recordaba que se cumplía un mes desde el referéndum del 1 de octubre. "Pese a la violencia y las amenazas pasadas y presentes, seguimos trabajando. Orgullo de pueblo", publicó junto a una fotografía de una de las urnas del 1-O.