Publicado: 10.10.2016 10:24 |Actualizado: 10.10.2016 12:05

Puigdemont insta al Gobierno
a negociar la fecha y la pregunta
del referéndum

El president de la Generalitat afirma que la prioridad de su Ejecutivo es llegar a un acuerdo con el Estado que "resuelva el problema catalán y ayude a la gobernabilidad en España".

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
El presidente de la Generalitat de Catalunya, Carles Puigdemont. EFE/Juan Carlos Hidalgo

El presidente de la Generalitat de Catalunya, Carles Puigdemont. EFE/Juan Carlos Hidalgo

MADRID.- Días después de anunciar un referéndum en Catalunya para el año que viene, el president de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha insistido en que la prioridad de su Ejecutivo es llegar a un acuerdo con el Estado que "resuelva el problema catalán y ayude a la gobernabilidad en España". "Estamos abiertos a negociar la fecha del referéndum, la pregunta, cómo interpretar y cómo aplicar los resultados", ha afirmado en un desayuno informativo en Madrid organizado por Europa Press al que ha acudido acompañado por el portavoz del Govern, Francesc Homs, y el consejero catalán de Asuntos Exteriores, Raül Romeva.

El presidente de la Generalitat —que dijo en el Parlament que la propuesta de acuerdo "no caduca, pero no paraliza"—propuso el referéndum para la segunda quincena de septiembre de 2017 pero ha remarcado que la fecha no es un imperativo. "Estamos sentados en una mesa de diálogo, el problema es que cuando nos sentamos, siempre estamos solos", ha afirmado tras lanzar su propuesta de pregunta "clara, concisa y binaria": "¿Quiere usted que Catalunya sea un Estado independiente? Sí o no".




Puigdemont ha recordado que, tras la cuestión de confianza celebrada la semana pasada, tiene el apoyo de la mayoría del Parlament (72 diputados) para "culminar el proceso" y dada la ingobernabilidad en España, "es evidente que Catalunya tiene un proyecto y España, no". "Mientras el único proyecto español sea impedir el anhelo del autogobierno en Catalunya, perderemos todos", ha sentenciado ante un auditorio repleto de embajadores pero sin ningún miembro del Gobierno español. El único dirigente del PSOE que ha asistido a la cita ha sido el portavoz socialista en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo.

Sobre la judicialización del proceso soberanista después de que  el Tribunal Constitucional haya pedido al fiscal que abra vía penal contra la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, Puigdemont ha sentenciado que "se debe hacer política en las urnas y en los parlamentos, no en los juzgados" y que "la solución al problema catalán debe partir del respeto por el otro y no debe alejarse del consenso en Catalunya", es decir, que más del 60% de catalanes quiere votar si desea o no una Catalunya independiente.

Puigdemont: "Queremos estar en la mesa de diálogo, no en el banquillo de los acusados"

Además, ha recordado que el ganador del Premio Nobel de Economía de 2001, Joseph E. Stiglitz, afirmó recientemente que un Estado catalán sería viable económicamente. "Sin embargo, ningún premio Nobel avala que una Catalunya independiente vagaría por el espacio sideral", ha bromeado.

Puigdemont se reunirá esta mañana con el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, con el que intercambiará "opiniones sobre la actualidad política", ha dicho. Sin embargo, no se verá con el presidente en funciones, Mariano Rajoy. "Cuando en España haya un presidente que no esté en funciones, lo llamaré y le pediré hora", ha aclarado. 

"La solución al conflicto no es posible sin coraje y compromiso. El coraje político es imprescindible para iluminar la democracia, la prosperidad y la justicia social", ha sentenciado Puigdemont que, parafraseando a Augusto Monterroso, ha advertido: "Cuando el Estado despierte, las demandas catalanas aún seguirán ahí". "Queremos diálogo abierto, sosiego político y prosperidad compartida. Queremos estar en la mesa de diálogo, no en el banquillo de los acusados", ha concluido.

"No ha habido rincones oscuros"

Sobre el escenario estatal, el presidente de la Generalitat ha asegurado que no había "nada" acordado con el exsecretario general del PSOE Pedro Sánchez para conformar un gobierno alternativo porque no habían negociado nada. "No ha habido rincones oscuros", ha sentenciado tras afirmar que "alguien" ha decidido a partir de algo que "no es verdad", en alusión a los críticos con la anterior dirección del PSOE que acusaban a Sánchez de querer pactar un gobierno con Podemos y los independentistas catalanes.

Sin embargo, ha reconocido que propusieron al grupo socialista "salir de la ingobernabilidad". Puigdemont ha recordado que Junts pel Sí no está en el Parlamento español pero que tanto ERC como Convergència siempre han sido "claros" sobre las condiciones con las que podrían apoyar un gobierno alternativo.