Público
Público

Puigdemont pide una reunión con el Gobierno para nombrar un mediador

El president de la Generalitat reclama comenzar a negociar con el Estado "sin condiciones previas".

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3
Comentarios:

División de opiniones en el Parlament tras la comparecencia de Puigdemont. - REUTERS

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha pedido este miércoles una primera reunión Gobierno-Generalitat para abordar el conflicto político en Catalunya y ha propuesto que este contacto inicial sea "por ejemplo para nombrar un mediador".

En una entrevista de la CNN, el presidente catalán propone que este encuentro sea entre "dos representantes del Gobierno catalán y dos representantes del Gobierno central" y sirva para sentar los primeros términos de esta negociación.

"Tal vez esto podría ayudarnos a hablar", continúa Puigdemont en su primera intervención después de que en el pleno del Parlament de este martes dejara en suspenso la declaración de independencia para entablar un diálogo con el Estado y buscar una mediación externa.

El presidente catalán exige que la negociación entre la Generalitat y el Gobierno central se haga "sin condiciones previas", es decir, sin que el Estado vete de entrada qué cuestiones o no está dispuesto a abordar --como por ejemplo de un referéndum acordado--.

Ha alegado que este martes en el Parlament trató de enviar un "mensaje de calma" para reivindicar que lo que pasa en Catalunya es un problema político que necesita ser abordado desde la política, y no enviando a la policía, en alusión a las cargas policiales del 1 de octubre.

Puigdemont aboga por esta mediación pero insiste en que las relaciones entre Catalunya y el resto de España no funcionan y que "la mayoría de catalanes" quieren que esta comunidad se convierta en un Estado independiente. "Hay una mayoría de catalanes que quiere hacer de Catalunya un estado independiente. Y quieren hacerlo en acuerdo con el Estado español, pero ha de hacerse sin condiciones", opinó Puigdemont.

El presidente consideraría un error que se le aplicara a Catalunya el artículo 155 de la Constitución para suspender la autonomía y vería injustificable su detención: "Este no es el momento de enviar a la cárcel a alguien con quien tienes discrepancias políticas". "Tenemos que hablar, tenemos que hablar en las condiciones adecuadas", ha concluido Puigdemont.