Público
Público

Puigdemont reclama la retirada de la Policía y Guardia Civil desplazada por el 1-O

El president de la Generalitat pide la mediación internacional ante la crisis política: "La UE no puede mirar para otro lado".

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2
Comentarios:

El president de la Generalitat catalana, Carles Puigdemont, durante la rueda de prensa tras la reunión del Govern, un dáia después del referéndum del 1-O.. REUTERS/Albert Gea

El presidente de la Generalitat de Catalunya, Carles Puigdemont,  ha reclamado este lunes la retirada de todos los efectivos policiales desplazados a Catalunya para el referéndum del domingo, al tiempo que ha pedido mediación internacional ante la crisis política. "La UE no puede mirar para otro lado porque lo que pasa en Catalunya es un asunto europeo", dijo en una rueda de prensa, calificando de "tímida y moderada" la respuesta de Bruselas a los acontecimientos de la víspera.

Reiterando que los catalanes se han ganado el derecho a ser escuchados, Puigdemont ha declarado que la cuestión catalana exige la intervención internacional para que fuera "eficaz" y ha pedido la UE que "apadrinara la mediación" para reestablecer la normalidad institucional.

Sin embargo, aunque la Comisión Europea ha dicho el lunes que la violencia nunca podía ser un instrumento político, ha reiterado que la situación en Catalunya es una cuestión interna de España, instando al Gobierno español que entable un diálogo con las autoridades catalanas.

La Generalitat crea una "comisión especial de investigación" sobre la violencia policial en el 1-O

En una rueda de prensa desde el Palau de la Generalitat, después de una reunión extraordinaria del Ejecutivo catalán, Puigdemont ha anunciado la creación de una comisión de investigación sobre los incidentes registrados el domingo y que denunciará a la Policía y a la Guardia Civil por la "brutalidad" vivida en centros de votación.danos que estuvieron en los colegios electorales del 1-O.

Los comisión estará formada por miembros externos al Govern y por juristas de la administración catalana, para investigar "la violación de derechos fundamentales que se ha producido en Catalunya". Esta comisión deberá recopilar toda la información que pueda sobre estas cargas policiales, como las denuncias presentadas por los ciudadanos o como "el material que acredita estas violaciones", y también servirá para acompañar y reconocer a las víctimas de estas cargas.

Vista de la concentración en la Plaza de Sant Jaume, en protesta por la actuación policial durante el 1-O, en la que han participado, entre otros, el president de la Generalitat, Carles Puigdemont, flanqueda por el vicepresidente catalán, Oriol Junqueras, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. REUTERS/Juan Medina

El presidente catalán considera que el dispositivo policial está bajo sospecha tras la forma en la que actuó este domingo, y sostiene que, además, su retirada tendría otra ventaja y es que "ahorraría a los contribuyentes el enorme coste de la operación".

Puigdemont ha recordado que el balance que hace la Generalitat de las cargas del domingo es de 893 heridos atendidos, de los que cuatro están hospitalizados, y también que se han presentado de momento 73 denuncias contra esta operación policial. El presidente también ha anunciado que el Govern denunciará a la Policía y a la Guardia Civil por "lesiones y daños", que se sumarán a las querellas que ya ha presentado contra la Fiscalía por usurpación de funciones y prevaricación en sus acciones contra el 1-O.

Puigdemont insiste en que el resultado del referéndum es vinculante y que el Parlament fijará el marco a seguir

Sin querer dar un calendario sobre los próximos pasos de su Gobierno pese a ser preguntado insistentemente sobre si se declararía unilateralmente la independencia esta semana, el presidente catalán ha insistido en que el resultado del referéndum es vinculante y que el Parlament fijará el marco a seguir.

El jefe del Govern ha señalado que no existe ningún contacto con el Gobierno y ha afirmado que lo que estaba planteando desde su Ejecutivo no es una "ruptura traumática" con España, sino "reentenderse" con el Estado español, recordando que la hoja de ruta prevé un período de transición. "Yo no estoy declarando la independencia, el Govern no ha decidido declarar la independencia sino que ha entendido que ha llegado el momento de apelar a esta mediación y, si se produce, hablemos de todo", dijo Puigdemont.

Apoya el paro general del martes

Puigdemont ha asegurado que apoya la huelga general que han convocado este martes los sindicatos y las entidades soberanistas en Catalunya para protestar contra las cargas policiales que se hicieron el domingo contra ciudadanos por el referéndum del 1 de octubre: "Creo que un paro general ayuda a reforzar lo que hicimos el domingo [el referéndum] lo que queremos hacer en los próximos días".

El president de la Generalitat, Carles Puigdemont, flanqueda por el vicepresidente catalán, Oriol Junqueras, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en una concentración en la Plaza de Sant Jaume, en protesta por la actuación policial durante el 1-O. REUTERS/Juan Medina

Puigdemont ha explicado que para evidenciar este apoyo el Govern no se reunirá este martes, como habitualmente hace, y ha pedido a los ciudadanos que la movilización sirva para enviar su mejor cara cívica al mundo.

El presidente de la Generalitat y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, han encabezado este lnes una concentración con cientos de personas en la plaza Sant Jaume de Barcelona en protesta por las cargas policiales de ayer para impedir el referéndum independentista. Los concentrados han recibido a las autoridades con aplausos y gritos de "Hemos votado", "Independencia", "No tenemos miedo" o "Somos gente pacífica, sólo queríamos votar", y han finalizado la manifestación con el ya tradicional canto de L'Estaca.

Una joven sostiene una pancarta contra Mariano Rajoy durante la concentración de estudiantes en Barcelona contra la violencia policial durante el referéndum del 1-O. REUTERS/Eloy Alonso

Además de esta concentración en Sant Jaume,  miles de estudiantes universitarios, unos 16.000 según la Guardia Urbana, se han concentrado el mediodía en la plaza Universitat de Barcelona para condenar la violencia policial y en defensa del resultado del referéndum, y han realizado una marcha silenciosa hasta la plaza Catalunya. 

En la cabecera de la movilización, convocada por Universitats per la República, los estudiantes portaban la boca tapada en señal de protesta por las cargas policiales y han realizado una marcha lenta, que solo era interrumpida por aplausos.