Publicado: 24.01.2016 10:11 |Actualizado: 24.01.2016 10:21

Puigdemont: Sánchez puede parecer más cordial, pero es como Rajoy

El nuevo presidente de la Generalitat espera un cambio de actitud, gobierne quien gobierne; rechaza regresar "a la casilla de salida", y no contempla que el Ejecutivo "desatienda sus responsabilidades de sustento de la locomotora económica de España".

Publicidad
Media: 3.43
Votos: 7
Comentarios:
El nuevo president de la Generalitat de Catalunya, Carles Puigdemont. EP

El nuevo president de la Generalitat de Catalunya, Carles Puigdemont. EP

BARCELONA.- El nuevo presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, afirma que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, puede parecer "más cordial", pero es como Mariano Rajoy, el presidente del Gobierno en funciones.

En una entrevista que este domingo publica el diario La Vanguardia, Puigdemont señala: "si el Estado reconsidera alguna de sus posiciones, que nos lo haga saber".

Considera que "ante un Govern que tiende la mano, Rajoy judicializa la vida política; esperamos un cambio de actitud, gobierne quien gobierne".

Respecto al marco legal, Puigdemont dice: "el Govern actuará con una ortodoxia legal incontestable, no dejaremos a personas, trabajadores ni instituciones desprotegidos".

Puigdemont se queda con la parte positiva de la broma telefónica que una radio realizó a Rajoy: la disposición al diálogo. Preguntado sobre si se llevaría mejor con Sánchez que con el líder del PP, responde que no prevé problema de diálogo, sino de acuerdo: "Seguramente con Sánchez puede haber más cordialidad, pero no creo que haya diferencias entre los dos a la hora de llegar a pactos. Ninguno ha dado a entender que quiera entrar en el terreno de los pactos".

"El Govern actuará con una ortodoxia legal incontestable, no dejaremos a personas, trabajadores ni instituciones desprotegidos", dice el presidente catalán

Preguntado si sería posible una Constitución en la que los soberanistas pudieran sentirse cómodos, responde: "soy independentista de toda la vida y en el año 1993 expresamos nuestra voluntad de sentirnos muy cómodos en aquella idea inicial que empezaron a dibujar [Jordi] Pujol y [Felipe] González. Hemos acreditado, y yo no soy sospechoso, que nuestra voluntad era tener una conciliación de nuestra identidad nacional dentro de España".

"Pero no ha sido posible. Que no nos inviten a volver a la casilla de salida", dice Puigdemont, que en otro momento de la entrevista afirma que él no es Artur Mas y no ha "verbalizado" el compromiso con la CUP de someterse en diez meses a una moción de confianza.

Asimismo explica: "no contemplo que el Gobierno desatienda sus responsabilidades de sustento de la locomotora económica de España".

El presidente catalán revela que no ha celebrado su elección con su familia. "No he celebrado la presidencia con la familia y no tengo ánimo de hacerlo por las circunstancias en las que se ha producido", explica.