Público
Público

Pujol declara durante más de dos horas y su esposa se niega a hacerlo

El expresidente ha abandonado la Ciutat de la Justicia acompañado de su esposa a las 12:30 entre abucheos. Pujol se ha negado a hacer declaraciones a la prensa

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Jordi Pujol y Marta Ferrusola a su llegada para declarar. EFE/Andreu Dalmau

BARCELONA.- El expresidente de la Generalitat Jordi Pujol y su esposa, Marta Ferrusola, han salido del juzgado de la Ciutat de la Justicia entre abucheos y ante fuertes medidas de seguridad tras declarar durante unas dos horas y cuarto ante la juez que investiga la causa de los fondos ocultados en el extranjero sin regularizar durante más de 30 años. Marta Ferrusola se ha negado a declarar.

La salida se ha producido pasadas las 12.30 horas por la puerta de la avenida Carrilet del edificio entre numerosos silbidos y al grito de '¡Ladrones!' proferidos por algunos ciudadanos que les esperaban en la puerta, ante lo que Marta Ferrusola se ha dirigido con la mirada a uno de los concentrados al que le ha hecho un gesto con la mano diciendo que 'no'.

El expresidente se ha negado a hacer declaraciones a los periodistas, a los que se ha limitado a decir: "Las declaraciones las he hecho ante quien tenía que hacerlas".

La declaración ha comenzado a las 10.15 horas y ha acabado sobre las 12.30, cuando el expresidente ha abandonado la Ciutat de la Justicia acompañado de su esposa.

Ferrusola, que también estaba citada a declarar como imputada, se ha acogido a su derecho a no declarar; a continuación están citados los hijos del matrimonio Marta, Mireia y Pere.

El expresidente catalán, su esposa y sus hijos están citados hoy a declarar como imputados por fraude fiscal y blanqueo de capitales ante la titular del juzgado de instrucción número 31 de Barcelona, que investiga el origen de la fortuna que la familia ocultó durante más de treinta años en el extranjero.

En cuanto ha bajado del coche, el matrimonio ha sido recibido con gritos de protestas de funcionarios y espontáneos que se habían concentrado a las puertas de la Ciutat de la Justicia, y han avanzado por el pasillo habilitado por la policía seguidos por un manifestante que enarbolaba un cartel con la frase "Váyase a la mierda, familia Pujol".