Diario Público
Diario Público

Punset incendia Les Corts: "El valenciano es entrañable pero poco útil para buscar empleo"

"Allá donde triunfa la inmersión lingüística estamos volviendo a la aldea", aseguró la portavoz de Ciudadanos

Publicidad
Media: 3
Votos: 8
Comentarios:
La portavoz del grupo de Ciudadanos en Les Corts, Carolina Punset. EFE

La portavoz del grupo de Ciudadanos en Les Corts, Carolina Punset. EFE

La portavoz de Ciudadanos en Les Cortes Valencianes, Carolina Punset, ha elaborado un discurso en el debate de investidura en el que uno de sus ejes principales ha vuelto a ser su ataque al nacionalismo.

De esta manera, y centrándose especialmente en la lengua, ha señalado ante el asombro de multitud de diputados, la importancia de una educación que no "abandone las lenguas universales para recuperar una minoritaria -el valenciano-" que, aunque puede ser entrañable, es poco útil para encontrar empleo". Así, ha remarcado que "allá donde triunfa la inmersión lingüística estamos volviendo a la aldea".


Automáticamente, tras dicha afirmación, muchos internautas han manifestado su enfado con la hija del divulgador científico Eduard Punset, al sentir que se les ha faltado el respeto. Muchos mensajes han utilizado el hashtag #aldeanos para reivindicar con sorna e ironía la lengua con la que han crecido, trabajan y se relacionan.

 
Punset ha dicho que el valenciano "es un bien cultural" pero que "debe protegerse y aprenderse de forma proporcionada en la escuela. Si lo convertimos en idioma único, estamos frenando el desarrollo personal y colectivo de la Comunitat".

Gran parte de la estrategia de C's en la región se ha basado en su ataque a Compromís. En su discurso, ha vuelto a incidir en la supuesta amenaza del nacionalismo: "No existe nacionalismo moderado, es siempre una carrera hacia la independencia".

Para justificar dicho ataque, Punset ha comparado la situación del PSC en el año 2000 y la del PSPV en la actualidad, ambos por su "deriva nacionalista". Así, ha señalado que el socialismo catalán "se ha dejado por el camino más de dos terceras partes de sus votantes en la última década por su inquebrantable adhesión al nacionalismo catalán más rancio".