Público
Público

Rajoy aprovecha la inauguración de un puente para reivindicar la Transición

El presidente del Gobierno apela, en un recurso fácil, a tender y ampliar puentes "que unen y no separan" en un guiño a la situación política de España aunque sin hacer referencia explícita al momento que vive Catalunya

Publicidad
Media: 3.60
Votos: 5

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en su último acto público en 2017, ha apelado a tender y ampliar puentes "que unen y no separan" y ha garantizado que los esfuerzos del Ejecutivo se dedicarán a mantener la estabilidad y la certidumbre.Rajoy ha lanzado este mensaje en su intervención en el acto de inauguración de la ampliación del puente de Rande, en Moaña, en el que ha estado acompañado, entre otros,por el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijoo,iz.; el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, d., y la presidenta del Congreso, Ana Pastor,c.EFE/Salvador Sas

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quiso que su último acto público en 2017 fuera en su tierra, en Pontevedra, donde, en la inauguración del puente de Rande —una obra de 191 millones de euros—, apeló, en un recurso fácil, a tender y ampliar puentes "que unen y no separan" y garantizó que los esfuerzos del Ejecutivo se dedicarán a mantener la estabilidad y la certidumbre. Aprovechó también el acto para reivindicar el legado de la Transición española.

Rajoy lanzó este mensaje en su intervención en el acto de inauguración de la ampliación del puente de Rande, en Pontevedra, en el que estuvo acompañado, entre otros, por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo; el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, y la presidenta del Congreso, Ana Pastor.

El jefe del Ejecutivo aprovechó el motivo de este acto para, en un guiño a la situación política de España aunque sin hacer referencia explícita al momento que vive Catalunya, subrayar que nada mejor para despedir el año y dar la bienvenida a 2018 que acudir a un evento como este en el que se amplían puentes "que unen y no separan",

Pero del puente de Rande habló poco Rajoy. Sí puso énfasis en garantizar el esfuerzo del Gobierno para lograr la generación de empleo y prosperidad y reivindicar su política económica, por si el balance del año que hizo este pasado viernes en Moncloa no hubiera sido suficiente.

"Tengan por seguro que el Gobierno seguirá trabajando al servicio del interés general, pensando siempre en las personas, porque esta es la única forma posible de entender la política".

Tras hacer un repaso de las principales cifras económicas de España, reiteró su mensaje de optimismo para el futuro que ya expuso ayer en el balance del año que realizó en una comparecencia en el Palacio de la Moncloa.

Para él, dijo, los grandes proyectos como la construcción europea o, en materia de infraestructuras, el puente de Rande sobre la ría de Vigo, impulsan la prosperidad, dan respuesta a la demanda social de movilidad y contribuyen a la vertebración territorial.

De forma un tanto inopinada, dijo que de la misma forma, que hace 40 años, cuando se construyó el puente de Rande, los españoles pusieron en marcha "una de las obras más deslumbrantes de la arquitectura política del siglo XX, la Transición".

"Fue un excepcional puente de reconciliación y concordia por el que hemos transitado los mejores años de democracia y modernización en España", ha añadido.