Publicado: 14.05.2015 21:24 |Actualizado: 14.05.2015 21:43

Rajoy acorta su paseo en Palma por las protestas ciudadanas a su paso

Un grupo de viandantes siguió al presidente del Gobierno, a Bauzá y a la comitiva del PP balear gritando contra el proyecto conservador del trilingüismo.

Publicidad
Media: 4.65
Votos: 20
Comentarios:
Rajoy Baleares 24M

El presidente del PP, Mariano Rajoy (2i), acompañado por el presidente del PP balear y candidato a ser reelegido al frente del Govern, José Ramón Bauzá (i), y la candidata al Consell de Mallorca, Maria Salom (2d), pasea por la ciudad durante un acto de campaña en Palma de Mallorca. EFE / Montserrat T Diez

PALMA DE MALLORCA.- Mariano Rajoy, que se ha aficionado a los paseos como método de demostración de cercanía a los ciudadanos, se ha llevado hoy un jarro de agua fría en Palma de Mallorca. En esta ocasión, sin embargo, no fue la habitual corrupción (en Benidorm, hace un mes, le gritaron "¡Vete con Rato!"), sino el decreto de implantación del trilingüismo, lo que llevó a los ciudadanos que vieron al presidente del Gobierno paseando, entre otros cargos del PP balear, con el presidente de las Illes Balears, José Ramón Bauzá, y el vicesecretario Javier Arenas.

Rajoy bromeó en una pastelería con la posibilidad de pedir su plaza de registrador en Palma

Justo en el inicio del paseo por la capital mallorquina, un grupo de manifestantes comenzó a increpar a Rajoy y a Bauzá, con gritos y protestas contra ambos, como "¡Joserra, te quedan dos telediarios!", al candidato a las Illes, o recordatorios sobre el caso Bárcenas al jefe del Ejecutivo. El grupo fue interceptado por la Policía, aunque la comitiva se metió en una pastelería, donde les regalaron bombones, y acortó su paseo al arreciar los insultos a su paso. Con todo, Rajoy llegó a bromear en el establecimiento con la posibilidad de pedir su plaza de registrador en Palma



"¡Mariano, préstame tu tarjeta que la mía no tiene saldo!", le espetó un hombre a Rajoy en Benidorm hace ahora un mes

La de Palma no es la primera vez en la que Rajoy se topa con la ira ciudadana (o la realidad de la calle) al pretender darse un baño de masas en un acto electoral o preelectora. En la agenda negra del PP -particularmente en la del valenciano-, está el 28 de abril, cuando Rajoy acudió a pasear a Benidorm con el presidente de la Generalitat y candidato para el 24-M, Alberto Fabra.

"Ladrones, corruptos"

El presidente del Gobierno y su comitiva -el alcalde de la turística localidad y varios cargos locales y responsables del PP- escucharon entonces numerosos pitidos y algún que otro insulto. "Ladrones, corruptos", les dijeron unos desde los balcones del hotel Avenida, mientras otros recordaban a Rodrigo Rato ("¡Vete con Rato!"), el último quebradero de cabeza del PP entonces, pues no había saltado el caso Rus, precisamente, en Valencia.

"¡Mariano, préstame tu tarjeta que la mía no tiene saldo!", le espetó un hombre. Se crearon momentos de tensión y aunque era muy numeroso el dispositivo de seguridad, con policías desplegados por todo el recorrido que consiguieron mantener alejados a los que gritaban, éstos consiguieron hacerse oír por las autoridades y, sobre todo, por los medios de comunicación que cubrieron el recorrido cada vez más rápido.