Publicado: 09.09.2016 19:40 |Actualizado: 09.09.2016 23:30

Rajoy acude al rescate de Feijóo en la crisis del accidente de O Porriño

El descarrilamiento de un tren en Pontevedra le estalla al presidente de la Xunta en plena campaña electoral del 25-S. El Gobierno ya se enfrentó a una situación similar hace tres años, con el caso del Alvia, del que Ana Pastor salió ilesa aunque sigue sin resolverse.

Publicidad
Media: 2.67
Votos: 3
Comentarios:
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, junto al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoó, a su llegada a O Porriño (Pontevedra) tras el descarrilamiento del tren que ha causado al menos cuatro muertos. EFE / Salvador Sas

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, junto al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoó, a su llegada a O Porriño (Pontevedra) tras el descarrilamiento del tren que ha causado al menos cuatro muertos. EFE / Salvador Sas

MADRID.- Una de cal y otra de arena. Eso es lo que ha recibido Alberto Núñez Feijóo en tan sólo 48 horas. Después de que el CIS le ofreciera una revalidada mayoría absoluta para el próximo 25-S, el accidente de O Porriño le ha estallado al presidente de la Xunta en plena campaña electoral. 

Al 'rescate' han acudido tanto el ministro de Justicia (y ahora de Fomento), Rafael Catalá, como el propio presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, que llegaron a Galicia horas después de que el tren que une la localidad pontevedresa con Portugal descarrilara dejando cuatro víctimas mortales y decenas de heridos



Y es que no es la primera vez que el Ejecutivo del PP y el propio Feijóo se enfrentan a una crisis de estas características. El 24 de julio de 2013, el Alvia 04155 que recorría la línea Madrid-Ferrol descarriló en la curva de A Grandeira, en Angrois, apenas a unos kilómetros de Santiago, dejando 80 muertes y un montón de incógnitas sobre las causas del accidente. 

De esa crisis, la anterior titular de Fomento salió ilesa. Ana Pastor es hoy la presidenta del Congreso y todos valoran ahora su trabajo intachable al frente del Ministerio. Su mancha en el currículum, pese a las peticiones de los familiares de las víctimas, quedó borrada. 

El maquinista del Alvia fue el único imputado. Ahora se ha reabierto su caso

Apenas unas horas después de aquel accidente, tanto Renfe como Adif se apresuraron a culpar sólo al maquinista del suceso. La Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios (CIAF), dependiente del Ministerio de Fomento, llegó a esa misma conclusión. El juez, también: Francisco José Garzón Amo fue el único imputado en esa causa

En efecto, el exceso de velocidad parece haber sido una de las causas de aquella tragedia. Pero tanto el sindicato de maquinistas (Semaf) como otros técnicos ferroviarios denunciaron que, de haber estado instalado el sistema europeo de frenado, el accidente no habría ocurrido. Es más, el propio departamento de Pastor asumió esta premisa al instalar en ese tramo tres balizas de señalización apenas unos días después del descarrilamiento.  Y hasta se rescataron antiguos informes de las propias empresas públicas que se encargan del transporte ferroviario en los que se alertaba de los peligros de ese tramo.

El Alvia, sin Comisión de Investigación en el Congreso

Tanto la exministra como los presidentes de Renfe y Adif -Julio Gómez Pomar y Gonzalo Ferre, respectivamente- comparecieron entonces en la correspondiente Comisión del Congreso para dar explicaciones al respecto. Sin embargo, nunca llegó a abrirse en la Cámara baja la Comisión de investigación que las familias siguen pidiendo aún hoy. 

El accidente de Angrois no se cobró ninguna víctima política, pese al tirón de orejas de Bruselas

Incluso Bruselas reprendió a España por no haber asegurado la independencia de la investigación al respecto. Ahora, a las víctimas se les ha abierto recientemente una puerta a la esperanza: la reapertura judicial del caso en la Audiencia de A Coruña. Pero aquella desgracia sigue hoy sin responsables políticos: tanto los dirigentes de Renfe y Adif, como Pastor (que recientemente fue recriminada por ello ya como presidenta del Congreso) y Rajoy -precisamente, los dos gallegos del Gobierno- salieron ilesos de aquello.

También el propio Feijóo, que ahora tiene que enfrentarse a una crisis similar y, además, en plena campaña electoral. En 2013, el PP desvió su responsabilidad hacia el Ejecutivo anterior, culpabilizando a José Blanco (PSOE) de haber apurado las obras en ese tramo "para acabarlo antes y cortar una cinta" -palabras textuales del portavoz popular en el Congreso, Rafael Hernando-.  

accidente tren en O Porriño

El primero de los tres vagones del Tren Celta que unía O Porriño con Oporto volcó por completo en el descarrilamiento

Fuego cruzado entre España y Portugal

Ahora, todo apunta a que Xunta y Gobierno -por un lado- y las autoridades portuguesas -por otro- se enzarzarán en un arduo debate sobre la culpabilidad del accidente de O Porriño. Por un lado, Comboios de Portugal (el homólogo de Renfe en el país vecino) ha defendido que su material ferroviario estaba "en perfectas condiciones" y el maquinista, portugués, sobradamente preparado. "Nada indica que fuera un fallo humano o de material", señaló el presidente del operador luso, Manuel Queiró, que apuntó a "circunstancias anormales" que hay que investigar

Rajoy y Feijóo darán su primer mitin del 25-S a sólo 35 km de O Porriño, en Pontevedra

Por otro, el actual titular de Fomento en España sí dejó entrever que el conductor podría ser el responsable. "En la vía se estaban produciendo unos trabajos de mantenimiento que provocan que se realice un desvío y eso obliga a que haya una reducción de la velocidad", esgrimió Rafael Catalá

En medio del fuego cruzado (el tren era portugués; la vía es española), de nuevo, las víctimas, que denuncian que el tren era "realmente viejo" e iba "bastante lleno".  La alcaldesa de O Porriño, en cambio, culpa al Ejecutivo: "Llevamos mucho tiempo insistiendo a Fomento que el tren no debe pasar a tanta velocidad por el núcleo urbano", declaró Eva García de la Torre a Público.

El presidente de la Xunta, por su parte, se ha limitado a informar mínimamente sobre el suceso. De las posibles causas del mismo, ni una palabra. Todos los partidos decidieron este viernes suspender la campaña durante el primer día de la misma. Este sábado, Rajoy y Feijóo tendrán su primer mitin del 25-S, precisamente, en Pontevedra, a sólo 35 kilómetros de O Porriño.