Público
Público

Moción de censura Rajoy acusa a Sánchez de "oportunismo político" y minimiza la condena al PP

El presidente del Gobierno afirma que la moción de censura del PSOE es "mala para España, introduce mucha incertidumbre y es lesiva para los intereses de todos". Rajoy utiliza la rueda de prensa del Consejo de Ministros para despreciar que la Audiencia Nacional haya puesto en duda su credibilidad como testigo en el juicio de Gürtel.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Mariano Rajoy, durante su comparecencia en Moncloa. (REUTERS)

Rajoy, habitualmente reacio a prodigarse entre los medios de comunicación, ha utilizado la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros para intentar blanquear la condena al PP por Gürtel, repitiendo los mismos argumentos que en las últimas horas se han afanado por vender distintos portavoces de su partido. Con ello, también aprovechaba para avivar el miedo a la moción.

"Perjudica la recuperación económica"; "Es mala para España y para los españoles"; "Introduce mucha incertidumbre y es lesiva para los intereses de todos", afirmaba el presidente del Gobierno. En segundo término, Rajoy dirigía sus dardos contra Sánchez, al que sitúa "buscando su lugar en la política", desde los malos resultados cosechados en las dos últimas elecciones.

"[La moción] No tiene más objetivo que Sánchez sea presidente a cualquier precio y con quien sea", apostillaba.

En este sentido, en lo que han sido sus primeras palabras tras la publicación de la sentencia de Gürtel, Rajoy ha insistido en que "el programa" o las "posiciones políticas" de sus aliados para la moción no preocupan a Sánchez, que está dispuesto a todo para llegar al poder: "A cualquier precio" y "con quien sea", decía. "Es la excusa de todas las necesidades"; "Cualquier día le veremos pactando con el señor Puigdemont", zanjaba.

En este sentido, en lo que han sido sus primeras palabras tras la publicación de la sentencia de Gürtel, Rajoy ha insistido en que "el programa" o las "posiciones políticas" de sus aliados para la moción no preocupan a Sánchez, que está dispuesto a todo para llegar al poder: "A cualquier precio" y "con quien sea", decía. "Es la excusa de todas las necesidades"; "Cualquier día le veremos pactando con el señor Puigdemont", zanjaba.

Por otro lado, y mientras la vicesecretaria de Estudios y Programas de su partido, Andrea Levy, afirmaba este viernes que el PP debe pedir perdón por la corrupción, Rajoy se ha negado rotundamente a disculparse.

Tampoco ha dejado espacio para nada parecido a la autocrítica en su discurso. En 2009 la Gürtel era "una trama contra el PP". Hoy, que su partido sea condenado como partícipe a título lucrativo tampoco le parece lo suficientemente importante para que la oposición plantee desbancarlo. "El tema no es que el PP haga esto o tal, el objetivo es otro. Es el presidente del Gobierno a cualquier precio".

Y esta actitud desafiante la comparten en su Ejecutivo y en el partido que preside. En Moncloa, la consigna era clara: que presenten la moción y ya veremos, algo parecido a lo que ocurría en el PP.

El PP acusa a Sánchez de querer "asaltar el poder"

En otro orden de cosas, el coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maillo, ha sido aún más duro con el líder del PSOE. Le acusa de intentar "asaltar el poder" con esta moción de censura, "de la mano de los que ponen en peligro a España" o quieren "romperla", en referencia a Podemos y a los independentistas.

La moción, según el número tres del PP, "no tiene causa ni justificación, a excepción de su ambición de llegar al Gobierno", y en su opinión Sánchez no merece llegar a las "altas cotas de poder" que busca.