Publicado: 02.07.2015 14:48 |Actualizado: 09.08.2016 15:30

Rajoy adelanta al 1 de julio la rebaja del IRPF prevista para 2016

Anuncia una revisión al alza del crecimiento económico hasta el 3,3% en 2015 y el 3% en 2016. Asegura que 'presentará y tramitará' los presupuestos del año próximo.

Publicidad
Media: 2.80
Votos: 5
Comentarios:
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante su intervención en la sesión de control al Gobierno. / PACO CAMPOS (EFE)

Rajoy, durante una intervención en la sesión de control al Gobierno. / PACO CAMPOS (EFE)

MADRID.- El presidente del Gobierno ha anunciado que se adelanta al 1 de julio la rebaja del Impuesto de la Renta sobre las Personas Físicas (IRPF), que estaba prevista para enero de 2016. Esta medida fiscal se notará ya en las nóminas del 1 de julio y permitirá a los contribuyentes disponer de 1.500 millones de euros.

Mariano Rajoy ha arrancado su campaña para las elecciones generales, además, con una revisión al alza de las cifras de crecimiento económico y ha fijado el incremento de este año en un 3,3% frente al 2,9% fijado anteriormente y en un 3% para 2016 frente al mismo 2,9% previsto. Además, y "porque somos un Gobierno serio", ha razonado, "presentaremos y tramitaremos los Presupuestos Generales del Estado del año que viene".



Elecciones, en plazo

La tramitación de los PGE 2016 implica una aprobación en el caso de este Gobierno, que tiene una amplia mayoría absoluta en las Cámaras, confirman fuentes de Moncloa. Además, y puesto que el retraso del visto bueno al techo de gasto por parte del Consejo de Ministros había dejado prácticamente sin plazo al PP para aprobar sus cuentas, todo apunta a que agosto será un mes hábil para las Cortes; incluso, que las elecciones generales podrían retrasarse un par de semana, a principios de diciembre.

Con el mensaje de que habrá presupuestos contra viento y marea, Rajoy trata de acallar así las voces del PSOE, empresarios y de su propio partido (como Esperanza Aguirre) que le piden elecciones anticipadas, incluso, haciéndolas coincidir con las catalanas previstas para el 27 de septiembre. Es materialmente imposible, aun con mayoría absoluta, que los PGE vean la luz si se adelantan los comicios generales, ya que las Cortes deben disolverse 54 días antes. El presidente del Gobierno ha concluido hoy que "tramitar" los PGE 2016, sin saber si el PP repetirá mandato en 2012, "es lo que conviene y lo que necesita España".

Luz verde a la precampaña


Los tres importantes anuncios que Rajoy ha hecho hoy durante su discurso en el XXIX Aniversario del diario Expansión -adelanto de rebaja de IRPF, incremento de las previsiones económicas y presupuesto 2016- han dado el pistoletazo de salida a la precampaña electoral para los comicios generales previstos para fin de año. El presidente del Gobierno reafirma, además, su intención de seguir poniendo el foco sobre el crecimiento económico, además, tratando de convencer a los abstencionistas del PP y a los que se han ido a Ciudadanos de que no se trata sólo de teoría y ahí están los hechos para demostrarlo.

Grecia, por tanto y puesto que se trata de insistir en que el PP es la única garantía de estabilidad y crecimiento, ha estado también muy presente en las palabras pronunciadas hoy por el jefe del Ejecutivo ante la plana mayor de empresarios españoles (Francisco González, Borja Prado, Juan Miguel Villar-Mir, Dimas Giménez, Isidre Fainé, Florentino Pérez o José Ignacio Goirigolzarri) y una nutrida representación de su Gobierno y del PP (la vicepresidenta y ministros de Fomento y de Industria, Soraya Sáenz de Santamaría, Ana Pastor y José Manuel Soria; la presidenta madrileña, Cristina Cifuentes; los vicesecretarios del partido, Pablo Casado y Javier Arenas, y Esperanza Aguirre, que pasó solo a saludar porque tenía otro acto.

Hablando del futuro de la Unión Europea, Rajoy se preguntó ante el poder económico: "¿Estará Grecia en esa Unión? Yo espero que sí -reflexionó- y deseo que sea así. Pero del mismo modo les digo que esa decisión, ahora mismo está en manos de los propios ciudadanos griegos". El presidente del Gobierno ha pasado, pues, a las posiciones más extremas de los Veintiocho, barajando no sólo que Grecia salga del euro, sino que lo haga de la UE. El jefe del Ejecutivo explicó que el país heleno recibió 200.000 millones de "ayuda financiera", de los que "26.000 millones han sido comprometidos por España". "La solidaridad europea se fundamenta en la responsabilidad de todos. Si falla la segunda, no puede existir la primera", advirtió reconociendo que "el domingo va a ser una fecha clave en la historia del euro".