Publicado: 12.03.2014 09:38 |Actualizado: 12.03.2014 09:38

Rajoy afirma que ha "cumplido" en lucha contra la corrupción

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

No se puede decir que haya habido mucha tensión, política, claro, en la sesión de control al Ejecutivo celebrada esta mañana en el Congreso de los Diputados. Sin llegar a un dejà vu ni al "más de lo mismo", lo cierto es que no ha habido grandes novedades ni espectaculares declaraciones.

Si acaso el hemiciclo ha tenido conocimiento del cumplimiento de Rajoy, según sus propias palabras, en su lucha contra la corrupción. Ha sido en contestación a una pregunta de la portavoz de UPyD, Rosa Díez, que no era la primera vez que planteaba en una sesión parlamentaria. Este asunto es uno de los piñones fijos que aplica la parlamentaria madrileña. El rifi-rafe entre ambos no ha dado para más. Rosa Díez le ha reprochado que lleve a cabo reformas "en profundidad" para evitar el descrédito de las instituciones y de los gestores públicos ante la ciudadanía. "Hay que pasar de la palabrería a los hechos", ha recalcado.

A Rajoy el uso del concepto "palabrería" no le ha gustado en absoluto y así lo ha dicho. "Yo he cumplido con las medidas a las que me he comprometido en 2013 y antes del debate sobre el estado de la nación estaban presentadas todas las leyes anunciadas", ha respondido el presidente. Ha ido un paso más allá y ha reclamado el consenso a toda la cámara a la "cumbre" parlamentaria que se celebrará en próximo día 19 para alcanzar acuerdos sobre nuevas iniciativas legislativas, tras destacar la validez de la nueva ley de financiación de los partidos políticos y la ley de transparencia. Para la citada reunión ha puesto sobre la mesa asuntos como una ley reguladora de los altos cargos y la inclusión de nuevos delitos en la reforma del código penal que se debate en la cámara. Díez le ha reprochado sus reticencias a incluir en esta norma legal figuras delictivas como el enriquecimiento irregular y la responsabilidad penal de los partidos políticos.

El portavoz socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha vuelto a uno de sus temas preferidos, la educación. Ha sido, una vez más, un debate entre dos ex ministros de Educación —bien es cierto que ambos estuvieron en ese cargo escaso tiempo—, aunque ninguno de los dos hace referencia a esta circunstancia, poco conocida por los demás. Rubalcaba, que siempre habla con mucha seguridad sobre asuntos de educación, ha calificado de "chapuza" la Lomce y ha exigido a su contrincante que la "retire". Y ha dado dos argumentos: la imposibilidad de su aplicación incluso para el próximo curso y la segregación de recursos públicos hacia el sector privado, con ayudas incluso a centros que promueven la discriminación por sexos en las aulas.

"No tiene nada que ver con la calidad de la educación el traspaso de recursos públicos a los conciertos privados, la eliminación del carácter público de la educación. Ustedes han hecho una reforma en contra de los alumnos, los padres, los profesores, de todo el mundo. Su único propósito es que la ley les sobreviva a ustedes, pero tiene que retirar la ley porque lo vamos a hacer nosotros en la próxima legislatura", ha proclamado Rubalcaba.

Rajoy, un tanto tenso, se ha despachado con un argumento dolido. "Todas las leyes de educación las han hecho ustedes, los socialistas, y una que hicimos nosotros llegaron ustedes después y la derogaron. Tal parece que los únicos legitimados para legislar en esta materia sean ustedes", ha protestado el presidente del Gobierno. En su defensa de la Lomce ha insistido en que hay que combatir "las elevadas tasas de abandono escolar, muy superiores a las de nuestro entorno. Y no es problema de dinero ya que la inversión es un 15% más elevada que la media en la OCDE, tampoco es cuestión de ideología, como se dice, es que hay que aumentar la calidad y no creo que usted se oponga a ese objetivo", ha dicho Rajoy.

Y poco más. La sesión de control de hoy ha estado un tanto blanda pero marcada un tanto por un cierto tedio. Sin duda a esa situación contribuye el hecho de que los dos principales partidos, también otros, están más preocupados en preparar en sus respectivos laboratorios las estrategias para la próxima campaña electoral de los comicios al Parlamento europeo que en afrontar debates políticos pegados a la calle.