Publicado: 27.01.2016 22:05 |Actualizado: 27.01.2016 22:25

Rajoy ha alabado o puesto la mano
en el fuego por los principales implicados en la corrupción del PP

El presidente suma a Alfonso Rus su larga lista de idolatrados, como Jaume Matas o Francisco Camps. Pese a las detenciones, el partido afirma que durante su Gobierno se ha avanzado más en la “lucha contra la corrupción que en cuatro décadas de democracia”

Publicidad
Media: 5
Votos: 5
Comentarios:
El presidente en funciones, Mariano Rajoy.- REUTERS/Juan Medina

El presidente en funciones, Mariano Rajoy.- REUTERS/Juan Medina

@JairoExtre
MADRID.- Sin ningún atisbo de autocrítica, el Partido Popular insiste en un mensaje que se cae por su propio peso titular tras titular y detención tras detención. El partido es “implacable” contra los corruptos, dice. Y va más allá al vanagloriarse de que, en los cuatro años de Gobierno de Mariano Rajoy, han avanzando "más" en materia de "transparencia, calidad democrática y lucha contra la corrupción que en las cuatro décadas de democracia". Tanto es así que el PP se ha convertido en el primer partido imputado de la democracia.

Pero el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha querido matizar este poco honroso título, ya que la figura del imputado “no existe”, en efecto, gracias a su reforma del Código Penal, que cambiaba esta acepción por la de “investigado”.



Imputado o investigado, lo cierto es que Rajoy ha dejado una nutrida hemeroteca poniendo la mano en el fuego o elogiando desde el más profundo cariño a dirigentes del PP que han acabado en el banquillo de los acusados. Algunos por duplicado, otros directamente en la cárcel. Es esta situación la que hace que Ciudadanos, en principio, vaya a ponerle difícil su investidura. Aunque no está nada claro. La corrupción del PP hace, para Rivera, que “Rajoy no pueda abanderar ningún gran pacto” contra ella, aunque también asegura que el PP “no es un partido apestado” y que los últimos casos no afectan a las negociaciones.

Mientras se negocia, los vídeos del presidente tratando de echar una mano a quienes cargan con la sombra de corruptelas vuelven a estar en boga. Quizás, uno de los más antiguos piropos se ha recordado este miércoles. Aquel "te quiero, Alfonso, coño. Te quiero, coño. Tus éxitos los considero mis éxitos", que soltó en 2007 a Rus en Xàtiva, donde era alcalde además de presidente de la Diputación, ha ocupado varios minutos en todos los informativos. Sus éxitos se resumen en contar “dos millones de peles” de una supuesta mordida del caso Imelsa y pasar la noche en los calabozos por ello.

El mismo caso pone en la picota a la exalcaldesa de Valencia, Rita Barberá, para muchos la jefa de la corrupción en el PP valenciano que, según varios miembros de la oposición, no fue detenida el martes por su condición de aforada. "Mientras no sean llamados a declarar o no se les acuse de nada no puedo decir nada distinto de que estas personas están absolutamente limpias", decía Rajoy este miércoles sobre ella y sobre Gerardo Camps, diputado del PP y ex vicepresidente segundo de la Generalitat valenciana. El discurso del presidente ha variado algo, aunque no mucho, en cuestión de meses. “Digo a los que te acusan: tu diferencia es que eres una persona con dignidad y los que te atacan una pandilla”, aseguró Rajoy sobre Barberá, "la mejor alcaldesa posible" para los valencianos, añadía.

También es famoso el "siempre estaré detrás de ti, o delante, o a un lado" que le dedicó a otro Camps. Francisco, Paco para Rajoy, tuvo que dejar la presidencia de la Generalitat Valenciana a los pocos meses. Y aunque pudo guiñar un ojo al cielo cuando el juez le absolvió por los trajes que vestía la trama Gürtel, sigue teniendo procesos pendientes a costa de la Fórmula 1 en Valencia.

El brazo en el hombro más famoso fue, sin duda, aquel SMS que el presidente le envió a Luis Bárcenas, extesorero del PP con decenas de millones en Suiza y amanuense de la contabilidad paralela del partido. “Luis, sé fuerte”, le escribió a quien salió hace pocos meses de la cárcel bajo fianza, aunque antes, en 2009, se atrevió a vaticinar que “nadie podrá probar que no son inocentes”, incluyendo a Gerardo Galeote, en referencia a la trama Gürtel. Con el segundo, de momento, ha acertado.

No es nueva esta afición del presidente de defender lo indefendible. Rajoy quiso públicamente "intentar hacer en España lo Jaume Matas ha hecho en Baleares". El expresidente de Baleares trata ahora de vender su palacete para poder hacer frente a su fianza, porque pasó en prisión nueve meses por una pieza del caso Palma Arena, pero aún tiene pendiente otra decena. También dijo que el presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, que construyó un aeropuerto en el que sólo ha aterrizado un avión, que era “una persona y un político ejemplar”. Ahora está preso.

Defendió a Ana Mato hasta que no le quedó otra que dejarla dimitir como ministra de Sanidad a costa de un Jaguar invisible en su garaje, procedente ─siempre presuntamente─ del dinero de la Gürtel. Tampoco escatimó elogios para Rodrigo Rato, imputado e investigado por el fraude de Bankia y al que se le acaba de abrir otra causa secreta por el mismo caso. Ahora forma parte del club "esa personas de la usted habla".

Del mismo modo quiso limpiar el nombre del comisionista Gómez de la Serna, pese a que la mitad del partido quería que no fuera en las listas electorales. Hoy forma parte del Grupo Mixto, condenado al ostracismo político.

Si la tendencia sigue como hasta ahora, puede que él mismo acabe en el banquillo y la infanta, a la que “le irá bien” porque está “convencido de su inocencia”, en prisión por el caso Nóos.