Publicado: 22.10.2015 19:58 |Actualizado: 22.10.2015 22:17

Rajoy alerta a sus socios europeos contra los partidos "refrescos de moda"

El presidente del Gobierno saca pecho ante el PPE por haberse resistido a las presiones para solicitar el "rescate", obviando el de la banca. Pide una política migratoria común que garantice el "orden y la "seguridad".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante su intervención en la clausura del Congreso del Partido Popular Europeo (PPE) en Madrid. EFE/Paco Campos

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante su intervención en la clausura del Congreso del Partido Popular Europeo (PPE) en Madrid. EFE/Paco Campos

MADRID.- El presidente del Gobierno ha clausurado el Congreso del PP Europeo de 2015 celebrado en Madrid con un discurso de marcado tinte electoral en el que ha reivindicado la solidez del proyecto ("Éxito de las ideas del PP") y la experiencia de gestión de los conservadores frente a los "refrescos de moda" y "fiebre de un día", en clara alusión a los nuevos partidos.

Mariano Rajoy, que ha sacado pecho por los datos de la EPA conocidos hoy jueves, se ha permitido un contundente "¡Lo hemos conseguido!" para elogiar la gestión de su Gobierno de la crisis económica, que ha permitido, según el jefe del Ejecutivo, que los españoles nos "hayamos ganado nuestro futuro".



El líder conservador, que ha evitado cualquier atisbo de autocrítica, ha recordado lo "duro" que ha sido gobernar esta legislatura, que ha obligado al PP a tomar "decisiones difíciles e impopulares", aunque "alejadas de la demagogia de nuestros adversarios". "No podíamos fallar", ha concluido en un discurso cuyas críticas se han centrado en las formaciones emergentes, pero también en el PSOE, que según Rajoy trasladó horas antes de su discurso a sus compañeros del PPE, se ha "radicalizado".

Pacto "de perdedores"

El presidente tuvo palabras de ánimo para el primer ministro portugués en funciones, Passos Coelho -a punto de ser desbancado del Ejecutivo por un tripartito de izquierdas- y censuró -enviando también así un mensaje implícito a Pedro Sánchez- las "coaliciones de perdedores que quieren acabar con las mayorías moderadas", tratando de conseguir con "pactos lo que no lograron en las urnas".

Rajoy ha apelado insistentemente a la estabilidad política y económica que se consigue cuando gobierna su partido y la ha contrapuesto a las políticas socialistas, que "se expresan en números rojos" o a los nuevos partidos que "surgen por doquier", que "lo arreglan todo en media hora", que "salen al mercado a ver lo que encuentran" pero que "no han gobernado nunca".

Aunque los mensajes más duros fueron contra el PSOE y la izquierda, Rajoy también tuvo palabras de recuerdo para aquéllos (incluida Alemania) que le insistieron hace tres años para que pidiera el "rescate" y él lo sorteó con éxito, obviando, como es habitual, que la banca española sí fue rescatada.

Por último, el líder del PP ha hecho un llamamiento urgente a que se garantice "el control de la inmigración ilegal" y ha ofrecido la experiencia de España "a disposición de todos" para asesorar a la UE en la consecución de una política migratoria centrada en el refuerzo de Frontex y la lucha contra las mafias. "Solidaridad, orden, humanidad y seguridad" deben ser, según Rajoy, los objetivos que se marque esta política común.