Publicado: 12.01.2016 19:28 |Actualizado: 12.01.2016 20:09

Rajoy apuesta por la continuidad y mantiene a García-Escudero en la Presidencia del Senado

Hernando, Barreiro y Villalobos siguen donde estaban y Alicia Sánchez-Camacho y Pedro Sanz, entre otros, se incorporan a los órganos de gobierno de las cámaras. Arenas será el secretario general del grupo parlamentario del Senado.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la reunión de la Junta Directiva Nacional del PP celebrada esta tarde en la sede del partido en Madrid, para aprobar las propuestas de los candidatos del partido para las mesas del Congreso y del Senado d

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la reunión de la Junta Directiva Nacional del PP celebrada esta tarde en la sede del partido en Madrid, para aprobar las propuestas de los candidatos del partido para las mesas del Congreso y del Senado de la XI legislatura. EFE/Juan Carlos Hidalgo

@pardodevera

MADRID.- El presidente del Gobierno en funciones y líder del PP, Mariano Rajoy, ha anunciado hoy sus propuestas para los puestos que corresponden a los conservadores en las Mesas de Congreso y Senado. Durante su intervención ante la Junta Directiva Nacional del PP, Rajoy ha confirmado su renuncia a presentar un candidato a la Presidencia del Congreso tras haber sido anunciado por el PSOE que este puesto lo ocupará Patxi López con el apoyo también de Ciudadanos.

El líder del PP se ha incluido en el pacto PSOE-C's al asegurar que la composición de la Mesa de la Cámara Baja respondía a sus "planteamientos", que son, de facto y sin citarlos, mantener el control de la Mesa de Congreso y Senado. Efectivamente, el PP dispone de tres puestos en la Cámara Baja que ocuparán Celia Villalobos (sigue de vicepresidenta primera); la exalcaldesa de Ciudad Real, Rosa Romero, y la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho. Por su parte, PSOE, Podemos y Ciudadanos se reparten los seis puestos restantes, dos para cada uno incluida la Presidencia para los socialistas.



Reconocimiento a Sanz y Arenas

Rajoy, enemigo de los cambios si no son imprescindibles, mantiene al frente de la Presidencia del Senado a Pío García-Escudero e incorpora al expresidente de La Rioja, Pedro Sanz, como vicesecretario y a Luis Aznar y Adela Pedrosa como secretarios. El PP tiene mayoría absoluta en la Cámara Alta y se lleva, pues, el mayor número de puestos y los más importantes.

Asimismo, el líder conservador sigue confiando en Rafael Hernando como portavoz del PP en el Congreso y en Xosé Manuel Barreiro, en el Senado. El vicesecretario general del partido, Javier Arenas, se convierte asimismo en secretario general del Grupo en la Cámara Alta. En el PP han dado por segura la incorporación del senador Arenas a algún puesto en las Cortes por su cercanía a Rajoy y la confianza y agradecimiento que éste le profesa.

Cambio de tono con Sánchez

El presidente del Gobierno, tras insistir de nuevo en la necesidad de un acuerdo PP-PSOE-Ciudadanos para garantizar un Gobierno estable liderado por él, ha arremetido duramente contra Pedro Sánchez por incluir una reforma constitucional entre sus compromisos de gobierno si llega a conformar la alianza de fuerzas progresistas. "¿Qué votos tiene usted para hacer esa reforma de la Constitución con la composición actual de Congreso y Senado?", increpó Rajoy al secretario general del PSOE.

"¿Qué votos tiene usted para hacer esa reforma de la Constitución con la composición actual de Congreso y Senado?", increpó Rajoy a Sánchez

Visiblemente molesto con Sánchez —con quien ha perdido ya toda esperanza de pactar—, el líder del PP le acusó de querer "engañar a la gente" por plantear un cambio en la Carta Magna que es imposible de hacer sin el Partido Popular y le echó en cara hacer promesas "que no puede cumplir". Además, Rajoy recordó que, conforme a la "aritmética", el líder socialista podría ser investido gracias a Podemos, IU y el apoyo o abstención de los independentistas, como los del partido del nuevo presidente catalán (Democràcia i Llibertat, antes Convergència). "¿Qué les va a dar a los que van a plantear la liquidación de España?", espetó Rajoy a Sánchez, sin citarlo en ningún momento.

El presidente del Gobierno fue más allá en sus críticas y achacó a "urgencias personales" el ansia de Sánchez por alcanzar La Moncloa, pues entiende que si no lo hace ahora, no se sabe cuándo "podrá volver a intentarlo", ironizó implícitamente sobre la crisis interna que vive el PSOE tras las elecciones generales del pasado 20 de diciembre.

En cambio, respecto a su liderazgo, Rajoy no mostró titubeo alguno y esbozó en líneas muy generales sus planes de futuro para el PP: posponer el congreso nacional y los congresos provinciales y regionales que le seguirían hasta que el panorama político esté despejado, lo que deja abierto un plazo relativamente amplio, teniendo en cuenta que el congreso debería celebrarse este primer trimestre. En esta ocasión, no, pero en otras intervenciones ante los suyos y ante la prensa, el líder del PP ya anunció que su deseo era ser el candidato del PP si hay unas segundas elecciones este año y seguir liderándolo en cualquier otro caso