Diario Público
Diario Público

Rajoy califica de "un absurdo" la acusación a Fernández Díaz de "conspirar" contra Catalunya

El diputado independentista catalán Gabriel Rufián le acusa de permitir "a su conde-duque Olivares" actuar contra el proceso soberanista "con su ley sin que pase nada".

Publicidad
Media: 4
Votos: 3
Comentarios:
El presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, durante su intervención en la segunda jornada del XVIII Congreso nacional del partido que se celebra hasta mañana en la Caja Mágica de Madrid. EFE/JuanJo Martín

El presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, durante su intervención en la segunda jornada del XVIII Congreso nacional del partido que se celebra hasta mañana en la Caja Mágica de Madrid. EFE/JuanJo Martín

La “operación Catalunya” ha protagonizado la sesión de control de este miércoles en el Congreso de los Diputados tras el agrio cara a cara entre el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el portavoz del grupo parlamentario de ERC, Gabriel Rufián. El diputado independentista catalán le ha pedido a Rajoy su opinión sobre la judicialización del proceso catalán.

“¿Está usted de acuerdo con llevar a los juzgados las urnas mientras que los micrófonos llegan a los despachos sin que pase nada?” , le ha preguntado Rufián a Rajoy en medio de sonoros rumores. EL presidente del Gobierno, en su primera respuesta, se ha limitado a decir que “cuando alguien, político o no, actúa al margen de la ley acaba ente la justicia. (…) Todos somos iguales ante la ley”, ha dicho.

Rufián, con su habitual tono pausado y expresiones desafiantes, le ha respondido en tono irónico. “Creo que le he entendido, señor Rajoy. El imperio de la ley, de su ley”, ha añadido. Y en ese momento se ha explayado en describir algunas situaciones que, a su juicio, no están sometidas “ a su ley”. Y en concreto ha citado, entre otras, “la ley que permite a su conde-duque Olivares – en referencia al ex ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz – conspirar en despachos contra el proceso soberanista en Catalunya”.

El parlamentario de ERC también ha citado los casos en los que la legalidad que esgrimía Rajoy “permite al asesino de Guillem Agulló presentarse a las elecciones, o recibir a pelotazos que matan a quienes llegan a nado a una playa o hace que paguemos ratos – en referencia al ex ministro de Aznar – de asueto a unos pocos”.

“No recuerdo quién hizo la afirmación que asegura que en política no hay absurdo imposible, que es lo que se demuestra con sus palabras”

Rajoy, en su contrarréplica, ha descalificado la exposición de su interpelante. “No recuerdo quién hizo la afirmación que asegura que en política no hay absurdo imposible, que es lo que se demuestra con sus palabras”, ha dicho el presidente del Gobierno, quien ha insistido en que en España “hay libertad de pensamiento, pero si alguien se coloca al margen de la ley no hay impunidad”.

Rufián, en pie en su escaño mientras hablaba Rajoy, ha mostrado un pasquín que reproducía una información del diario La Razón de marzo de 2014 en la que aparecían los 33 jueces que habían firmado un manifiesto defendiendo la legalidad de la consulta soberanista que finalmente se celebró el 9 de noviembre. Según ERC, los datos de esos magistrados así como sus fotografías se tomaron de archivos policiales.

Previamente, el portavoz del grupo socialista, Antonio Hernando, ha interpelado en tono crítico a Rajoy por su postura “de ponerse al servicio del presidente Trump” durante la conversación que mantuvo con el mandatario estadounidense. Hernando ha considerado que no defendió los derechos humanos, dentro y fuera, de estados Unidos y especialmente en lo que respecta a México. “usted debería estar preocupado (…). Ni nos identificamos ni nos sentimos orgullosos de su actitud ante Trump; antes bien nos sentimos avergonzados”, ha dicho Hernando.

Según Rajoy, su actitud “ha sido la misma que ustedes hubieran adoptado y la misma que adoptaron anteriormente en las relaciones con los Estados Unidos, un país amigo y aliado”, ha explicado el presidente del Gobierno, quien añadió que su conversación con Trump versó sobre “mi visión de la economía española, el Brexit, la necesidad de más integración en la UE y la cooperación entre los dos países”.

En su tercer cara a cara Rajoy fue interpelado por el portavoz del PNV, Aitor Esteban. El parlamentario vasco le conminó a no autorizar la reapertura de la central nuclear de Garoña “tras el sorprendente informe del Consejo de Seguridad Nuclear”. Esteban consideró tal posibilidad como “un riesgo inútil sin aportar nada al sistema energético del Estado”. Rajoy se limitó a decir que “escucharé a todos, también a ustedes, antes de tomar una decisión para la que queda un plazo de seis meses”. No aportó más luz al respecto.

Rajoy ha llegado a la Cámara baja con semblante de satisfacción, como si creyera que se encontraba en los pasillos de la Caja Mágica celebrando el congreso partidista que le endiosó sin mácula alguna. No solo no hay nadie que le chiste, es que todos inclinan la cabeza, unos más que otros, a su paso. Y eso con solo 137 diputados y las condenas judiciales de la Gürtel empezando a caer cual fruta madura.