Publicado: 11.04.2015 14:05 |Actualizado: 11.04.2015 15:45

Rajoy augura a Podemos y Ciudadanos la misma suerte que a UPyD

El presidente del Gobierno carga contra "experimentos" que "desaparecen ante nuestros ojos" y reivindica la experiencia del PP, cuyas políticas quieren los "seres humanos normales".

Publicidad
Media: 1.50
Votos: 2
Comentarios:
rajoy 24-M

El presidente del Gobierno y del Partido Popular, Mariano Rajoy (c) acompañado por la secretaria general del partido, Dolores de Cospedal (2i), la candidata a la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes; el candidato a la reelección en La Rioja, Pedro Sanz (i); y el candidato a la reelección en Castilla y León, Juan Vicente Herrera (d), saludan durante el acto celebrado hoy en el Palacio Municipal de Congresos. EFE/Chema Moya

MADRID.- "Ahora que tenemos todo tipo de experimentos que surgen y desaparecen ante nuestros ojos", vamos a "demostrar que seguimos siendo el referente estabilidad, eficacia y seguridad". Con estas palabras, Mariano Rajoy asignó a Podemos y Ciudadanos el mismo futuro que a UPyD, a cuya profunda crisis se asiste desde el 22 de marzo con un goteo de abandonos del partido de Rosa Díez por la formación de Albert Rivera.



El presidente del Gobierno ha marcado, pues, los tres ejes del discurso que deben tener en cuenta los miembros del Partido Popular y, sobre todo, los candidatos autonómicos y locales que pretenden ganar o renovar mandato en las elecciones del 24 de mayo. Por un lado, la economía "a velocidad de crucero" y la recuperación del empleo que sólo el PP puede garantizar (20 millones de empleados en 2019); por otro, cargar contra la posible competencia de Ciudadanos tachándolo de "frívolo" y falto de experiencia, y por último, alertar a los ciudadanos contra el PSOE y sus políticas, que nos trajeron la crisis que obligó al PP a tomar las medidas de austeridad.

"No estamos para amateurismos en los tiempos que vivimos", ha advertido Rajoy al PP

Rajoy fue muy claro con sus barones y líderes locales: la gestión del Gobierno es el "mejor aval" con el que concurren a las elecciones frente a las "frivolidades", los "diseños imaginarios", las propuestas de "doctrinarios de nuevo cuño" y las "ocurrencias mediáticas" de las nuevas formaciones. "No estamos para amateurismos en los tiempos que vivimos", advirtió el presidente, que fue muy duro con Podemos y Ciudadanos durante todo el discurso. Eso sí, sin citar a ninguno. Ni siquiera a UPyD cuando se refirió implícitamente a su aparente desaparición progresiva.

 

"Lo nuestro es España, la igualdad de los españoles, la libertad, la economía, el empleo, la estabilidad y la seguridad. Eso es lo que nosotros ofrecemos", ha asegurado Rajoy, garantizando, asimismo, que el PP volverá a ser la "primera fuerza política" en las elecciones del 24 de mayo. El partido del Gobierno y su líder están convencidos de que, aunque perderán muchos votos y varios ejecutivos por pactos entre el resto de formaciones, se situarán en el primer puesto en cuanto a número de votos. Por ello, Rajoy ha prohibido a los suyos acudir a la campaña con "mentalidad derrotista" y sí hacerlo con la promesa de que, si vuelve a gobernar el PP, habrá 20 millones de españoles trabajando en 2019 o, lo que es lo mismo, se crearán tres millones de empleos entre 2014 y 2019.

El presidente de Castilla y León invitó a sus compañeros a no "tener miedo a los pactos"

Sobre pactos y rap

Los candidatos autonómicos del PP dieron paso a la intervención de Rajoy con vídeos de sus respectivas campañas y discursos de reconocimiento al presidente y a la gestión del Gobierno, en medio de los aplausos del auditorio. Entre todos, destacó la ironía del presidente balear, José Ramón Bauzá, con Podemos y Ciudadanos, al asegurar que el PP no pide la "confianza de los ciudadanos por que seamos los mejores en las tertulias"; la contundencia de Cristina Cifuentes, candidata a la Comunidad de Madrid, asegurando que no llevará "ningún imputado" en su lista, o la osadía del presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, al asegurar que no hay que "tener miedo a los pactos", algo con lo que no están de acuerdo algunos de sus compañeros.

El baron extremeño fue, sin embargo, quien tuvo la aparición más llamativa. Con su polémico vídeo a ritmo de rap, donde reniega de las siglas y los partidos en virtud de las personas ("Creer en las personas más que en los partidos"), y su discurso musical ("Me gusta el rap, me gusta el rock y me gusta la música del PP"), José Antonio Monago fue la comidilla de todos los asistentes al cónclave conservador y, para bien o para mal, no pasó en absoluto desapercibido tampoco para la prensa.