Público
Público

Rajoy centra su ofensiva en UPyD abrumado por el trasvase de votos

La formación de Rosa Díez puede propiciar la caída de los gobiernos del PP en, al menos, cuatro comunidades. Los conservadores alertan de los pactos con el PSOE al 'modo Asturias'.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La preocupación del PP con los resultados que auguran sus propias encuestas se inclina más hacia UPyD que hacia su tradicional adversario, el Partido Socialista. Conscientes de que el PSOE no rentabiliza la caída en picado de apoyos del partido que sustenta al Gobierno, las alarmas se han encendido en la calle Génova ante el trasvase de votos que sí se produce desde el PP a la formación magenta (que ha aumentado considerablemente sus apoyos, a tenor de estos sondeos del PP y de todos los publicados en los últimos meses) y que podría convertir a UPyD en el partido que propicie gobiernos socialistas de coalición en, al menos, cuatro comunidades.

Admiten en el PP que el partido que lidera Rosa Díez ha sabido rentabilizar como nadie el mensaje de la unidad de España frente a las reivindicaciones independentistas que llegan de Catalunya y que tienen seriamente preocupado a los conservadores, por más que Rajoy trate de restar importancia al debate y derivarlo hacia la economía. El PP, además, y debido a la reforma de la financiación autonómica, ha demostrado estos días que su mensaje no es uno y único, sino que los barones regionales discrepan, y mucho, en cuanto a la igualdad entre Autonomías y los niveles de solidaridad que deben mantener las unas con las otras.

Especialmente preocupantes son para el PP los resultados de sus encuestas en cuatro comunidades autónomas, que reflejan, como mínimo, la pérdida de la mayoría absoluta y la posibilidad de que se conformen gobiernos socialistas en 2015 con su aliado natural, IU, pero también con UPyD. El objetivo del partido que preside Rajoy es ahora atacar el 'oportunismo' y la 'falta de peso político' de Díez y los suyos, a los que da igual pactar con quien sea con tal de derribar al PP y hacerse un hueco en los gobiernos.

- Comunidad de Madrid. Los resultados que auguran las encuestas tras la salida de Esperanza Aguirre del Gobierno autonómico son demoledores. UPyD obtuvo sus mejores resultados en las autonómicas de 2011 (8 escaños), aunque el PP revalidó con comodidad su mayoría absoluta. En 2015, siempre según los sondeos y con Ignacio González como candidato (aún no ha sido confirmado por Rajoy), UPyD obtendría, al menos, cuatro escaños más, pero el PP perdería la mayoría absoluta y facilitaría una legislatura gobernada por PSOE (perdería puntos, pero en menor proporción que el PP), IU (sube considerablemente) y UPyD.

- Comunitat Valenciana. Es, junto a Madrid, el gran punto negro del PP de cara a las autonómicas de 2015. Si Alberto Fabra fuera el candidato, el PP se alejaría mucho de la amplia mayoría absoluta de la que goza en la actualidad (55 diputados). El sucesor de Francisco Camps tiene menos posibilidades  de ser candidato en 2015 que Ignacio González en Madrid, razonan en el PP, y podría ser sustituido por el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo para evitar una debacle electoral.  Los votos perdidos de los conservadores se trasvasan a UPyD en hasta un 30% y la formación magenta entraría en el Parlament con, al menos, dos escaños. Podrían ser más, incluso, si finalmente Díez decide enviar a Toni Cantó (diputado por Valencia en el Congreso de los Diputados) como número uno de la lista valenciana en los comicios de 2015. El PP lleva días alertando de que el PSOE -que mejoraría sus resultados- podría gobernar entonces gracias a una gran coalición con la izquierda de Compromís y EUPV y con UPyD.

- Castilla-La Mancha. Según las encuestas internas del PP (y también del PSOE), María Dolores de Cospedal ve peligrar su justísima mayoría absoluta (25 escaños frente a los 24 del PSOE) Tal vez la segunda reforma electoral emprendida en dos años por la presidenta autonómica para recortar diputados pueda inclinar la balanza a su favor, pero, en este caso, los sondeos no garantizan la entrada de UPyD en las Cortes más bipartidistas del país. Sí alertan, sin embargo, de la recuperación del PSOE de Castilla-La Mancha con el alcalde de Toledo, Emiliano García-Page, al frente.

- Región de Murcia. La Comunidad Autónoma que gobierna Ramón Luis Valcárcel cómodamente desde hace 18 años asiste a un profundo declive electoral del PP desde que se inició la crisis económica. En la calle Génova, además, miran con preocupación la marcha al Parlamento Europeo de quien fuera su garantía de éxito. Valcárcel, que ha pedido personalmente a Rajoy ir en las listas a las elecciones europeas de la próxima primavera, debe dejar cerrada su sucesión en menos de medio año y en el PP no encuentran un candidato de referencia suficiente que pueda remontar los malos resultados que auguran sus sondeos. También aquí, una coalición PSOE, IUV-RM y UPyD -que seguramente y siempre según sondeos internos, entre en la Asamblea regional por la puerta grande, con 2 ó 3 escaños- podría acabar con las cerca de dos décadas de hegemonía del PP.