Publicado: 22.05.2015 23:21 |Actualizado: 23.05.2015 00:22

Rajoy cierra la campaña del 24-M alertando a quienes votan al PSOE y "no se enteran"

El PP de Madrid no logra llenar el Palacio de Deportes con el mitin del presidente, Cifuentes y Aguirre. Clamorosa ausencia de González, el único dirigente madrileño al que nadie citó.

Publicidad
Media: 2.33
Votos: 3
Comentarios:
Rajoy, Cifuentes y Aguirre, en el cierre de campaña del PP en Madrid. / EFE

Rajoy, Cifuentes y Aguirre, en el cierre de campaña del PP en Madrid. / EFE

El presidente del Gobierno ha dejado claro hoy -con su particular estilo- cuál es la principal amenaza del PP el domingo: el voto desencantado y desviado del PP a Ciudadanos. Por ello, hasta dos veces, y sin citar en ningún momento a la formación de Albert Rivera, Mariano Rajoy ha advertido al elector despistado que "cuidado", porque "uno puede estar votando al PSOE y no se entera".


El líder del Partido Popular ha desplegado su discurso habitual el último día de la campaña electoral, celebrado en Madrid y que concluye a las 00:00 horas de hoy con un cómputo total de 14.000 kilómetros recorridos por Rajoy en dos semanas para participar en 20 actos, frente a los 25.000 kilómetros que ha hecho el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez.

A pesar de la movilización que ha procurado el PP para llenar el Palacio de Deportes madrileño (Barclaycard Center), a los asistentes no ha pasado desapercibido el despliegue de toldos negros que, en la trasera del reciento, tapaban una parte de asientos vacíos. Tampoco a la prensa se le escapó que un grupo de militantes abandonó el Palacio cuando la candidata del PP a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, concluyó su larguísima intervención. No se quedaron a escuchar a Rajoy.



El presidente del Gobierno obvió ausencias y recién llegado de Guadalajara, donde participó en otro acto con Dolores de Cospedal, repitió su discurso sobre la España conseguida por su Gobierno frente a la de la amenaza de rescate que se encontró tras el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero. Rajoy arremetió contra quienes piden "el cambio", cuando ese "cambio", según el líder conservador, "llegó en 2011" cuando el PP ganó las elecciones autonómicas, municipales y generales con mayorías inéditas que cubrieron de azul el mapa del país.

Ahora, en cambio, la amenaza contra este "partido serio", advirtió Rajoy, son los líderes surgidos de "tertulias de televisión" o "productos de marketing". El presidente, contrariamente a quien le precedió en el discurso, Cristina Cifuentes, no citó en ninguna ocasión a Podemos o a Ciudadanos; a Pablo Iglesias o a Albert Rivera.

Foto del 'agujero' en las gradas del Palacio de Deportes. / ANA PARDO DE VERA

Foto del 'agujero' en las gradas del Palacio de Deportes. / ANA PARDO DE VERA

Botella, protagonista

Sí tuvo palabras de elogio para sus candidatas, Cifuentes y Esperanza Aguirre, pero sobre todo, desplegó un largo agradecimiento para Ana Botella, la todavía alcaldesa de Madrid, a quien, sin embargo, descartó como candidata para el domingo en favor de Aguirre y le impidió presentarse a un proceso electoral. Botella fue asimismo elogiada por Cifuentes, aunque no se refirió a ella en ningún momento quien aspira a sucederle, la presidenta del PP de Madrid.

La gran ausencia, sin embargo, comentada por militantes y periodistas fue la del presidente de la Comunidad de Madrid. Ignacio González, que también es secretario general del PP regional, estuvo en la mente de los presentes, sobre todo, cuando Cifuentes, Aguirre y Rajoy sacaron pecho por las cifras económicas en Madrid -Ayuntamiento y Comunidad- o sus servicios públicos, logrados gracias a la gestión del PP. Ninguno de ellos, sin embargo, citó al jefe del Ejecutivo autonómico. Ni siquiera Esperanza Aguirre, que todavía al comienzo de la campaña seguía reconociendo que su candidato para la Presidencia madrileña era González y no Cifuentes, una elección personal de Rajoy y Cospedal.

La "vida" de Aguirre

Aguirre fue hoy la que habló menos tiempo. Inquieta -reconocían los suyos- por el inesperado éxito y apoyo de la candidata de Ahora Madrid, Manuela Carmena, la alcaldable conservadora se presentó como una víctima de las nuevas formaciones, llegando incluso a decir que algunos candidatos querían acabar con su "vida política", incluso, con su "vida", a secas. Aguirre alertó contra los "bolivarianos" en presencia de Rajoy y de su esposo, que ha sido esta semana el centro de todas las miradas por las informaciones publicadas en Infolibre sobre sus actividades millonarias y la negativa de su mujer a aclarar nada. El marido de la presidenta del PP departió amigablemente con Rajoy y su esposa, Elvira Rodríguez, a su llegada al acto.

También sobre la amenaza de las libertades si el PP pierde las elecciones en Madrid alertó la exdelegada del Gobierno y candidata a la Comunidad. Cristina Cifuentes, con un discurso excesivamente largo -el más largo de los tres oradores-, sí citó una y otra vez a Ciudadanos y a Podemos, así como el peligro de votar a quienes son, en realidad, "la marca blanca del PSOE" (la formación naranja) y "los comunistas del siglo 21, enemigos de las libertades, como todos los comunistas" (el partido morado).