Publicado: 26.02.2014 13:49 |Actualizado: 26.02.2014 13:49

Rajoy cierra un debate muy crítico con el Gobierno advirtiendo de que no va a "cambiar el rumbo"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las intervenciones del debate sobre el estado de la nación se han cerrado esta mañana con la del portavoz del mayoritario Grupo Parlamentario Popular (GPP) que sustenta al Gobierno. Alfonso Alonso desplegó un discurso previsible, que no sorprendió al hemiciclo y estuvo centrado en las alabanzas a la gestión de Mariano Rajoy y su Ejecutivo y en las críticas al principal partido de la oposición ("Ustedes negaron la crisis y ahora niegan la recuperación").

El resto de partidos apenas encontraron hueco en sus palabras, salvo Amaiur, al que, como ciudadano vasco (Vitoria, Álava, 1967), Alonso reprochó a sus dirigentes que hablen en su nombre y les prohibió que vuelvan a hacerlo, "sobre todo, cuando están hablando de impunidad para los criminales de ETA".

Mariano Rajoy sólo tuvo palabras de agradecimiento para sus diputados por su "apoyo incondicional" a las medidas del Ejecutivo, a pesar de que les "ha tocado lo más difícil". Con todo, el presidente del Gobierno les garantizó su "convicción" de que "las cosas empiezan a dar resultados" y que dentro de un año, en 2015, el debate incluirá "un balance aun más fructífero". Para ello, aseguró Rajoy, "no voy a cambiar el rumbo" en los dos años que restan de legislatura.

Con su discurso, sin embargo, en el que sus mensajes y los de Rajoy coincidían plenamente (recuperación, creación de empleo, futuro positivo...), Alonso endureció las posibilidades de que se aborde una reforma de la Constitución y que el presidente sí dejó abierta al dirigirse ayer al portavoz del Grupo Catalán, Josep Antonio Duran i Lleida, y al invitar a Artur Mas a plantear este cambio en lugar de la consulta soberanista. El portavoz del PP en el Congreso, por su parte, ha advertido hoy de que "el problema de España no es su Constitución", por lo que "abrir un proceso constituyente, que no va a traer puestos de trabajo, sí va a desatar incertidumbre y conflictos".

Alonso: "El problema de España no es su Constitución"

Alonso, prácticamente al final de su intervención, ha tendido la mano al grupo socialista para dos pactos: contra la corrupción y por la transparencia, sobre todo, para recuperar "la confianza de los ciudadanos en la política", y para trabajar por lograr una política de inmgración en la UE que acabe con situaciones como las de Ceuta y Melilla. El número uno del PP en la Cámara Baja, como su jefe de filas, ha evitado hacer cualquier mención a la actuación y explicaciones del Ministerio del Interior sobre la muerte de los 15 inmigrantes en la playa del Tarajal (Ceuta).