Público
Público

Rajoy rechaza forzar la dimisión de Cifuentes y señala ahora a la oposición

El presidente del Gobierno y del PP insiste en que ella ya ha dado "explicaciones", e insiste en que no ve motivos para que se rompa el pacto entre su partido y Ciudadanos en la Comunidad. Pide "coherencia y congruencia" a la oposición tras los últimos casos sobre irregularidades en los currículums de algunos representantes de partidos. 

Publicidad
Media: 3
Votos: 4

El president del Govern central, Mariano Rajoy, en la seva compareixença després del Consell de Ministres. / La Moncloa

Cristina Cifuentes ha señalado a Mariano Rajoy como el único capaz de forzar su dimisión, y hoy el presidente del PP y del Gobierno ha vuelto a escurrir el bulto, permitiéndole seguir en su cargo como presidenta de la Comunidad de Madrid.

"No existe ninguna razón para romper un acuerdo que se está cumpliendo", afirmaba este viernes, en referencia al pacto entre Partido Popular y Ciudadanos que permitió la investidura de Cifuentes. De hecho, Rajoy repetía que la presidenta de Madrid "ha dado sus explicaciones", y trataba de poner el foco en los otros partidos, y en las irregularidades en distintos currículums que han aflorado en los últimos días. 

Rajoy tira de refranero para señalar a la oposición: "Consejos vendo, que para mi no tengo"

Es la estrategia que sólo un par de horas antes seguía también el portavoz de su Ejecutivo, Íñigo Méndez de Vigo, y contrasta con la claridad del PP de Madrid, que reconoce la entidad de esta crisis, y que la continuidad de la presidenta está en el aire. En declaraciones a Telemadrid, el portavoz de los conservadores, Enrique Ossorio, ha afirmado que la "opción" de la dimisión de Cifuentes, "hay que contemplarla". 

Sin embargo, en vez de hablar de la presidenta madrileña, Rajoy prefiere pedir "un poco de coherencia y congruencia" a la oposición, entre sus "declaraciones" y sus "hechos". "A la vista de los datos, yo diría que hoy está muy en boga aquello que recoge el refranero español: consejos vendo, que para mi no tengo", esgrimía el jefe del Ejecutivo, afirmando que los últimos casos conocidos son peores que el de Cifuentes.

El presidente del Gobierno ha comparecido este viernes, en el palacio de la Moncloa, tras reunirse y almorzar con el primer ministro de Dinamarca, Lokke Rasmussen. Era su primera intervención ante los medios tras regresar de su viaje oficial a Argentina, el jueves, y todas las miradas estaban puestas en las novedades del caso Cifuentes.

La presidenta de la Comunidad de Madrid aseguró el miércoles que sólo dimitiría si así se lo requiriera Rajoy, y desde entonces el jefe del Ejecutivo ha evitado cámaras y micrófonos. Antes de que ella le lanzara este reto, Rajoy se ha había mostrado frío con el caso de su máster, en lo que en su partido se ha interpretado como un signo evidente de que el tiempo de Cifuentes al frente del Gobierno autonómico está llegando a su fin. Y lo cierto es que Rajoy no lo niega, pero evita actuar, de momento. 

El Brexit: "Uno de los retos más complejos"

En su comparecencia, Rajoy explicaba que la visita ha servido para "pasar revista" a las "excelentes" relaciones bilaterales entre Dinamarca y España. Entre los temas abordados, hacía alusión a "Europa y su futuro", al Brexit, "uno de los mayores desafíos de nuestro tiempo", pero también a la unión bancaria, respaldada por ambos países. "Compartimos la misma visión en lo que respecta a la UE", incidía.