Público
Público

Sesión de control Rajoy cree que “es perder el tiempo” preguntarle por qué no destituye a Catalá

El presidente del Gobierno trata de forma displicente al líder de ciudadanos, Albert Rivera, por presionarle para eliminar los aforamientos: “Si corre usted mucho puede estrellarse”

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

El presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, momentos antes del incio hoy de la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados. | JAVIER LIZÓN (EFE)

Al presidente del Gobierno no le ha sentado nada bien el fenómeno del jetlag a su regreso de China. En la sesión de control de esta mañana del miércoles en el Congreso de los Diputados ha mostrado su versión más displicente y, lo que es más sorprendente, sin ironía alguna. Y ha tenido para todos, incluso para un socio tan fiable como el líder de Ciudadanos, Albert Rivera.

Sin duda, el clima de corrupción que rodea al PP y la reprobación de su ministro de Justicia, Rafael Catalá, le incomoda sobremanera. Y se le nota. Es una sensación que también invade a la bancada popular, que cada día reacciona con mayor virulencia a cualquier alusión a la corrupción y a la inacción de Rajoy y de su Gobierno.

Rajoy a Rivera: “Si corre mucho puede estrellarse”

“Si corre mucho puede estrellarse”. Esta lindeza se la ha espetado Rajoy a su socio Albert Rivera para cerrar el debate en el que el líder de la formación naranja le ha presionado para legislar de forma inmediata para eliminar los aforamientos de los miembros de las dos cámaras parlamentarias y “evitar la imagen de privilegio que tenemos ante los ciudadanos”, le ha dicho Rivera.

El líder de Ciudadanos ha esgrimido el contenido de uno de los puntos del acuerdo investidura. “Hay que cumplir con la palabra”, ha insistido Rivera, quien ha sentenciado: “Aquí hay que ejecutar, es usted quien toma las decisiones. No tenga miedo a pesar del lío que tienen montado”, ha proclamado. Estas frases han desatado un fuerte abucheo es de la bancada popular, con abundantes frases dirigidas al líder de la formación naranja. A Rajoy esa presión no le ha sentado nada bien: “No por mucho madrugar amanece más temprano", ha insistido.

Tampoco le ha sentado bien las intervenciones del portavoz socialista, Antonio Hernando, quien le ha exigido por enésima vez la destitución del ministro de Justicia y del Fiscal General del Estado junto al fiscal anticorrupción, todos ellos rodeados de fundadas sospechas de actuación partidista para ayudar a implicados en casos de corrupción pertenecientes al PP.

“¡Cómo les va a hacer dimitir si son leales, a la justicia no, a ustedes sí!!, le ha espetado el portavoz socialista, que le ha reprochado que se haya visto sometido a chantaje por un supuesto cobro de dinero negro de comisiones según aparece en un video de cuya existencia hablan los protagonistas de la trama del caso Lezo.
“Usted está a merced de los chantajes desde que lanzó los mensajes de apoyo (a Bárcenas)”, le ha dicho Hernando antes de recomendarle que “sea fuerte” y vaya a declarar en persona a la Audiencia Nacional (esta citado como testigo en el caso Gürtel ) y no por plasma desde la planta séptima de Génova (sede del PP) reformada con dinero negro”.

“¿Si tan seguro estaba usted de que no voy a destituir al ministro de justicia y a los fiscales por qué me hace la pregunta?”, le ha respondido Rajoy. “En el futuro le sugiero que haga perder el tiempo a esta cámara (con esas preguntas)”, ha sostenido el presidente del Gobierno como argumento para rebatir las acusaciones de su interpelante. “Lo único positivo que pueden hacer contra la corrupción es que llegue el día 21 su Pentecostés y dejen de hacer méritos para que no gane uno y no pierda otro”, ha dicho en referencia al proceso de primarias en el PSOE que se dilucidan el próximo domingo, fecha católica de Pentecostés –la llegada del Espíritu Santo sobre los apóstoles -.

La última pregunta de esta sesión de control se la ha formulado Gabriel Rufián, de ERC, sobre las colas en el control de pasaportes en el aeropuerto del Prat en Barcelona. Rajoy lo ha achacado a la exigencia de la UE de aumentar los controles aduaneros tras los recientes atentados terroristas en varias ciudades europeas. “Esperamos resolverlo pronto”, ha dicho.

Rufián, fiel a su estilo desafiante, le ha conminado a dedicar a este cometido los efectivos policiales que el Gobierno dedica “a los desahucios o a golpear en la frontera de El Tarajal para dejar de hacer el ridículo. De todas formas, dejará de ser un problema cuando la república catalana se haga con el control de las fronteras”, ha pronosticado el diputado de la formación independentista catalana.