Publicado: 29.08.2016 14:33 |Actualizado: 29.08.2016 16:29

Rajoy da por hecho su fracaso: "Seguiré intentándolo con el PSOE después de la segunda votación"

El presidente en funciones carga en Pedro Sánchez toda la responsabilidad del bloqueo actual: "No hay alternativa viable más que hacer terceras elecciones"

Publicidad
Media: 2.75
Votos: 4
Comentarios:
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, durante la rueda de prensa tras su encuentro con Pedro Sánchez.- EFE/Mariscal

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, durante la rueda de prensa tras su encuentro con Pedro Sánchez.- EFE/Mariscal

MADRID.- "Seguiré intentándolo con el PSOE después de la primera y después de la segunda votación si es necesario". Así de realista se ha presentado Mariano Rajoy en el Congreso de los Diputados tras haberse reunido durante apenas media hora con el líder de los socialistas, Pedro Sánchez. 

El presidente en funciones ha dado por hecho, así, que no resultará reelegido presidente del Gobierno tras el debate de investidura que tendrá lugar esta semana. La negativa del secretario general del PSOE ha sido contundente y, sin sus votos o su abstención, Rajoy no tiene apenas posibilidades. "Es el PSOE quien tiene la llave", constató el presidente del PP.



"Hemos cumplido con nuestra responsabilidad y estamos en condiciones de ir a la investidura porque hemos pasado de 137 apoyos a 170", mitineó Rajoy presumiendo de haber logrado acuerdos con Ciudadanos (32 escaños) y Coalición Canaria (1). "No sería la primera vez que un presidente es investido con 170 escaños, pero necesitamos pocos más a favor [6, para conseguir mayoría absoluta en primera votación] u once abstenciones [para superar la segunda]", explicó la evidencia.

Y volvió a dar por hecho que no lo conseguirá, ya que tampoco cuenta con los escaños de las otras derechas del Parlamento: ni del Partit Demòcrata de Catalunya ni del PNV. Así las cosas, Rajoy lo fía todo al PSOE: "Seguiré intentándolo porque es mi obligación", repitió. "Si el miércoles no alcanzo la mayoría absoluta, el viernes. Y, si no, se abrirá otra etapa distinta en la que voy a seguir intentándolo", sentenció sin aventurar ningún detalle de es hipotético futuro.

De momento, no parece haber cambiado en nada su estrategia para lograr su objetivo. Es más, tal y como el propio Sánchez explicó, ni siquiera le ofreció algo a cambio de la abstención de los socialistas. Tan sólo le presentó sus "puntos en común" (igualdad de todos los españoles, política antiterrorista y grandes objetivos como la creación de empleo, enumeró) y volvió a cargar en ellos toda la responsabilidad del bloqueo actual. "Esta situación es una anomalía que no conduce a nada más que a hacer daño porque empieza a minar nuestro crédito como país dentro y fuera de España", se lamentó Rajoy. 

Y tras asegurar que "desbloquear no supone apoyar, sino permitir que en España haya Gobierno" -cuestión "urgente", según él, porque hay que cumplir compromisos con Europa "antes de octubre" y presentar los Presupuestos Generales del Estado para 2017-, el todavía jefe del Ejecutivo en funciones opinó que "no hay alternativa viable más que hacer unas terceras elecciones". "Eso sería un disparate", manifestó Rajoy.

Aunque ambos dirigentes no trataron sobre la posibilidad de que Sánchez intente conformar una alternativa con Unidos Podemos y los partidos nacionalistas de la Cámara baja, el líder conservador tildó esa opción como "poco razonable". "Numéricamente es posible, pero dese el sentido común y el respeto a los ciudadanos es poco razonable", criticó. Y añadió: "Él ha dicho en público que no habrá alternativa con los partidos que están a favor de la independencia de algunas zonas de España", zanjó. 

Todo, para insistir en culpar a Sánchez de todos los males del país, como el riesgo de que se frene el crecimiento de empleo. "La incertidumbre de un Gobierno en funciones puede repercutir en los intereses de la Economía española; España necesita un Gobierno para consolidar la recuperación", siguió Rajoy. Y concluyó: "Nosotros hemos cumplido con nuestra responsabilidad. De otros sólo queda esperar que lo hagan también".