Público
Público

Cuando Rajoy defendía a capa y espada la inocencia de Bárcenas

En abril de 2009, nada más conocerse los vínculos del extesorero del PP con la 'trama Gürtel', el presidente pronunció una frase lapidaria que le perseguirá toda la vida: "Nadie podrá probar que no e

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Luis Bárcenas ha pasado su primera noche en la cárcel algo más de cuatro años después de que el juez Garzón destapara los vínculos del extesorero del PP con la trama Gürtel. Entonces, cuando saltó la noticia, Mariano Rajoy salió ante los medios de comunicación arropado por otros diridentes del PP —una estrategia a la que entonces recurría mucho el partido para dar sensación de unidad y respaldo al líder— para decir una de esas frases lapidarias que le perseguirán toda su vida, como ya le ocurrió con Camps: aquello de 'nadie podra probar que [Bárcenas y Gerardo Galeote, eurodiputado del PP también imputado] no son inocentes'

En una rueda de prensa celebrada en el Parlamento vasco y preguntado si creía que Bárcenas debía dimitir hasta que se aclarara su situación o si Galeote debería ir en las listas del PP para las elecciones europeas, el entonces presidente del PP y actual jefe del Gobierno subrayó que 'estas dos personas no  están imputadas por ningún tribunal y no están acusados por nadie. La propia Fiscalía le ha dicho a Garzón que no  mande el asunto al Tribunal Supremo porque cree que no hay indicios  suficientes contra estas dos personas. Ellos afirman su inocencia y yo estoy convencido de que nadie podrá probar que no son inocentes',  aseguró Rajoy. 

Cuatro años después el juez, el fiscal, gran parte de los medios de comunicacion y buena parte de la ciudadanía han llegado a la conclusión de que quizá Bárcenas no era tan inocente como Rajoy decía. Pero ahora que Bárcenas está en la cárcel, Rajoy, lejos de rectificar, da —por ahora— la callada por respuesta.