Publicado: 27.11.2013 20:40 |Actualizado: 27.11.2013 20:40

Rajoy, sobre una Escocia independiente y mirando a Catalunya: "Quedaría fuera de la UE"

El presidente del Gobierno pide que se informe muy bien a los ciudadanos sobre las consecuencias de la "escisión" y alerta del "final incierto" de esas "aventuras en solitario"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ni una sola vez mencionó Mariano Rajoy a Catalunya cuando fue preguntado por el proceso independentista escocés, cuyo Libro Blanco fue presentado ayer martes por el ministro principal escocés, Alex Salmond. Sin embargo, el presidente del Gobierno llevaba preparada una larga respuesta escrita para contestar sobre este asunto en clara alusión a las reivindicaciones independentistas catalanas. Sobre todo, teniendo en cuenta que dijo desconocer el Libro Blanco sobre la independencia de Escocia.

"La ley es la ley", recalcó el jefe del Ejecutivo, y esta ley recoge en la UE que una región que obtuviera la independencia de un Estado miembro de la Unión Europea (UE) quedaría fuera de ésta. "Es bueno que lo sepan los escoceses y el resto de ciudadanos europeos", advirtió recordando que, ayer mismo, el portavoz comunitario aseguró que los tratados de la UE se aplican única y exclusivamente a los países que los acuerdan y ratifican. Si una región se escinde, pasará a ser "un tercer país" con respecto a la Unión, con todas sus "consecuencias económicas, de moneda, de mercado, de inmigración y de fronteras", ha enumerado Rajoy.

El presidente del Gobierno ha comparecido en rueda de prensa con el presidente francés, François Hollande, cuya respuesta al ser preguntado -él sí- por la posibilidad de la independencia de Catalunya, ha preferido evitar el tema asegurando que se trata de "un asunto interno de España competencia de su soberanía exclusivamente".

Sin embargo, Rajoy ha alertado de que los tiempos actuales demandan países fuertes y "la unidad no es contraria a la autonomía, sino una garantía de fortaleza" en un mundo cada vez más globalizado. "En nada favorece a nuestras regiones y ciudadanos europeos, plantear divisiones ni aventuras en solitario de futuro muy incierto en las que el punto de partida a lo mejor puede parecer claro, pero el punto de llegada es desconocido.