Publicado: 07.05.2014 10:30 |Actualizado: 07.05.2014 10:30

Rajoy se escuda en la bajada del paro ante el aumento de la desigualdad social

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha vuelto a la sesión de control matinal en el Congreso de los Diputados [sigue la sesión en directo AQUÍ] con un único argumento: los positivos datos en el registro del paro y el aumento de cotizantes a la Seguridad Social en el pasado mes de abril. Tanto el portavoz adjunto de La Izquierda Plural, Joan Coscubiela, como el líder socialista Alfredo Pérez Rubalcaba le han atizado duro sobre el aumento de las desigualdades sociales y de los porcentajes de población en riesgo de marginación.

Pero Rajoy se ha mostrado inflexible: según él, ahora toca hablar de la buena marcha de la economía, de los anuncios de crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) para este año y el próximo y en los buenos datos de empleo y de afiliación a la Seguridad Social del pasado mes. Una alegría que el propio presidente ha dejado claro que nada ni nadie se la va a quitar. Que quede eso bien claro. Para ello ha repetido hasta la saciedad lo bien que van las cosas gracias a su gestión, por supuesto.

"Hay un cambio de tendencia. Este año se va a crear empleo, va a ser bueno y el próximo va a ser mejor. Eso lo reconocen todos", ha dicho Rajoy sin inmutarse por el negro panorama que le ha dibujado Coscubiela. "Creo que hemos sido equitativos", ha sentenciado a la hora de definir las medidas que ha adoptado por su Ejecutivo para "reconducir la situación que nos encontramos al llegar al Gobierno". Para recalcar sus tesis ha vuelto a recordar el desempleo generado en la anterior legislatura socialista y la bajada de ingresos públicos.

"¡Es que hay que saber de dónde venimos para saber hacia dónde vamos!", le ha espetado a Rubalcaba. El líder de la oposición, con una visión radicalmente opuesta a la de Rajoy, ha sido concluyente: "Esta va a ser una legislatura perdida para el empleo; va a acabar con menos población activa y más desempleados que al inicio", ha remarcado Rubalcaba, que ha empleado un tono alejado de los énfasis de otras ocasiones, tal vez por la reiteración de sus críticas que plantea una semana sí y otra también. Coscubiela le ha reprochado que los esfuerzos exigidos por el Gobierno de Rajoy para superar la crisis "se han producido de forma desigual mediante la reforma laboral, el rescate bancario pagado por los ciudadanos y el aumento de impuestos". "Aquí lo que sobra es pobreza y desigualdad", ha sentenciado.

"Esta va a ser una legislatura perdida para el empleo; va a acabar con menos población activa y más desempleados que al inicio" Pero ninguna crítica a cambiado la línea argumental del presidente del Ejecutivo, que apenas traía una chuleta con los datos de paro y de afiliación a la Seguridad Social del pasado mes, una especie de bandera en la que se ha envuelto y se ha parapetado para responder a sus interpelantes. "Hemos sido equitativos", ha reiterado de nuevo. "Terminaremos la legislatura con menos parados que al inicio", insistió una vez más. Y proclamó su nuevo mensaje: "Entramos en una nueva etapa [...] y el Gobierno continuará perseverando", ha dicho para redondear su discurso económico.

Tal ha sido su euforia que estos mimbres le han servido también, en parte, para dar respuesta a la pregunta que le ha planteado el portavoz de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida, en relación al conflicto abierto con Catalunya. Duran, con cierta retranca, ha apelado a la "imaginación" a la que aludió el propio Rajoy en su respuesta hace dos semanas a su homólogo en la Cámara alta, Cleries. "¿Cabe en su imaginación negociar una solución a este asunto?", le ha espetado el portavoz nacionalista catalán.

Rajoy no ha cogido el guante de la imaginación así es que no le ha ofrecido soluciones imaginativas. De hecho ha vuelto por donde solía: "Usted conoce mi posición", le ha contestado. Y ha insistido en que la sociedad catalana es "muy plural" y que en su opinión la mayoría "está preocupada en superar la crisis, alcanzar niveles de crecimiento sostenibles y que se solucionen los problemas de financiación que tiene la Generalitat [palabra que Rajoy siempre pronuncia generalitá]" . Así, de paso, Rajoy sacaba pecho por el "rescate" de su Gobierno de las finanzas del Govern catalán.

Y ha pontificado: "El Gobierno no tiene ningún contencioso con Catalunya; en todo caso es con lo que piensan algunos partidos que no es lo que piensa la mayoría de la sociedad catalana". Sin embargo, Duran le ha recordado que el 80% de los ciudadanos se ha manifestado a favor de aplicar el derecho a decidir, una opción que, según su criterio, recoge la sentencia del Tribunal Constitucional reconoce que cabe en el ordenamiento jurídico español siempre que exista " una voluntad política".

El portavoz nacionalista catalán se ha extrañado por el hecho de que "usted no haya demostrado la imaginación que han trasladado The Economist y el diario Financial Times esta misma semana" al reprochar la falta de diálogo que pone de manifiesto el presidente del Gobierno español. Rajoy, que ha vuelto a decir que lo importante es la recuperación económica para los catalanes, ha vuelto a decir que no está dispuesto a negociar "sobre la soberanía nacional". Con esta frase ha zanjado el asunto. Por si quedaba alguna duda en el aire.