Público
Público

Rajoy frena a sus barones y deja la reforma de la financiación autonómica para 2014

Montoro asegura que no se puede modificar el sistema que el PP rechazó en 2009 hasta que haya crecimiento económico. Las balanzas fiscales se publicarán en diciembre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La contudente división en el seno del PP sobre la reforma del sistema de financiación autonómica, lejos de suavizarse en el Comité Ejecutivo Nacional de hoy, amenaza con enquistarse en sus filas en un momento de incertidumbre económica para todas las autonomías y de declive electoral para aquéllas que son del PP, a tenor de las encuestas conocidas hasta ahora.

Mariano Rajoy, que presidió el Comité del PP, trató de dar argumentos a sus barones díscolos -principalmente, el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González- sobre la imposibilidad de reformar ahora el sistema de financiación autonómica, aprobado en 2009 por el Gobierno del PSOE y sin el apoyo del PP. El presidente del Gobierno, con el apoyo del discurso de su ministro de Hacienda, razonó que no se puede hacer mudanza en época de tribulaciones, esto es, que sin crecimiento económico, no hay reforma.

Por tanto, los argumentos expuestos por González en las últimas semanas sobre la injusticia que se está cometiendo con la comunidad madrileña -la que más crece, la que más aporta y la que menos recibe, según él mismo explica en un artículo en El País- quedaron sin el respaldo del Gobierno central, aunque a la salida del Comité, González se declaró 'satisfecho' por que todos los dirigentes autonómicos rechacen el actual sistema de financiación.

Rajoy anunció a sus dirigentes territoriales los pasos a seguir este año y el que viene, cuando el Ejecutivo garantiza el citado crecimiento. En diciembre, el Gobierno publicará las llamadas balanzas fiscales -los datos sobre la distribución autonómica de los recursos para garantizar la solidaridad y la equidad entre comunidades autónomas- y un informe sobre la evaluación y análisis del sistema de financiación vigente en la actualidad. En el primer semestre, Hacienda emprenderá la reforma fiscal exigida por Bruselas y que incluirá la 'reducción de impuestos', según indicó la secretaria general del PP y presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal.

Finalmente, en el segundo semestre de 2014, el Ejecutivo llevará a cabo la controvertida reforma del sistema de financiación, tratando de que se acuerde con el máximo consenso parlamentario, anunció Cospedal.

El presidente del Gobierno tuvo también que tranquilizar a sus barones sobre las informaciones que aseguran que La Moncloa está negociando con la Generalitat catalana un pacto de financiación que aplaque las reivindicaciones independentistas de Artur Mas. Rajoy aseguró en el Comité del PP que no hay 'ningún pacto extraño ni no extraño' con los dirigentes catalanes ni el Gobierno cambia 'ningún cromo' con nadie. 'Eso no es verdad', sostuvo el presidente en referencia a las citadas informaciones, e insistió en que la reforma del sistema de financiación autonómico no se hará 'para favorecer a nadie'.

En este sentido, la número dos del PP insistió en que el modelo de 2009 se cambiarán conforme a los objetivos de 'solidaridad, equidad y transparencia', para que todos los ciudadanos, independientemente del territorio en el que vivan en España, puedan tener acceso a 'todos los servicios públicos'.

El sistema de financiación autonómica de 2009 es, efectivamente, rechazado por todos los barones del PP, que reclaman asimismo una mayor 'solidaridad', aunque cada uno a su manera. Así, González recuerda que el modelo de Zapatero caduca 'en tres meses' y favorece a Andalucía y Catalunya (gobernadas por PSOE y PSC cuando lo aprobó el Ejecutivo socialista), por lo que reivindica que se reforme antes de 2014.

Por su parte, la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, reclama esa solidaridad que conlleva un trato diferencial para Catalunya, tal y como el Congreso regional de su partido aprobó hace un año y ella reivindició la semana pasada, provocando el rechazo generalizado de su partido en todo el país. En este sentido, los presidentes de Extremadura, Aragón y Castilla y León (José Antonio Monago, Luisa Fernanda Rudi y Juan Vicente Herrera, respectivamente) han advertido a Rajoy del riesgo de la propuesta de su compañera catalana, que cuestiona la solidaridad interterritorial en su conjunto. En cuanto a la publicación de las balanzas fiscales en diciembre, además, Monago y Herrera se han opuesto frontalmente por entender que se tomarían como referencia para la posterior reforma del sistema de financiación.