Publicado: 17.06.2014 17:45 |Actualizado: 17.06.2014 17:45

Rajoy 'se fuma' la sesión del Senado que aprueba la ley de abdicación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El pleno del Senado ha aprobado durante la tarde del martes por una amplia mayoría el proyecto de ley por el que se acepta la abdicación del rey Juan Carlos I remitido por el Congreso de los Diputados, donde ya fue respaldado la semana pasada. Ha sido el último trámite para que el monarca firme este miércoles su propia abdicación, y el texto sea publicado en el BOE, ya el jueves, para tener plena efectividad legal. De ese modo, Felipe VI se convertirá en rey de forma automática.

La votación, al contrario de lo ocurrido en la Cámara baja, no ha puesto de manifiesto ninguna disidencia respecto a la posición marcada por los diferentes grupos. A favor han votado populares, socialistas, los senadores del PSC en Entesa, UPN y Foro Asturias: en total 233 votos. En contra se han manifestado cinco senadores: dos de ICV integrados en Entesa, dos de IU y uno de ERC. Por la abstención se han pronunciado otros 20 senadores: 13 de CiU, 5 del PNV y otros 2 de Coalición Canaria. Los cuatro miembros de Amaiur se han ausentado del hemiciclo a la hora de votar.

Sólo cuatro ministros han representado al Gobierno en la votación: Wert, Gallardón, Báñez y Mato

En conjunto, la votación de la Cámara alta ha tenido el mismo color que en el Congreso. En este caso, el 88% de los miembros de la Cámara alta (266) han dado su voto positivo, un porcentaje ligeramente superior al registrado la semana pasada en la Cámara baja, cuando del texto legal obtuvo el respaldo del 85% de los diputados.

El hecho novedoso ha consistido en que ni el presidente Rajoy ni ningún otro miembro del Gobierno han realizado una presentación y defensa de la iniciativa legislativa impulsada desde el Ejecutivo. Un trámite que suele ser normal, sobre todo en iniciativas legislativas de especial importancia.

Es más, Rajoy no ha estado presente durante el debate. Al inicio de la sesión sólo se encontraban en la bancada azul tres ministros: Gallardón, Wert y Báñez; luego se ha sumado la ministra Mato. Varios portavoces han criticado estas circunstancias. El veterano parlamentario de ICV Joan Saura ha sido claro a la hora de plantear su denuncia: "No imagino qué es más importante para el presidente Rajoy que asistir a un debate parlamentario sobre la abdicación del rey".

En términos generales, el desarrollo del debate sobre esta iniciativa legislativa ha puesto de manifiesto la escasa relevancia que tiene el Senado en la actividad política española en estos momentos. Desde la ausencia del presidente Rajoy y de la mayoría de los miembros del Gobierno hasta la atención prestada por el conjunto de los senadores a las intervenciones de los diferentes portavoces. La bancada popular ha abroncado en distintos momentos a los que defendían los vetos presentados; la mayoría de las intervenciones han estado ambientadas por un constante y ruidoso murmullo que el presidente García Escudero ni siquiera se ha molestado en afear más de un par de veces.

Joan Saura, de ICV: "No imagino qué es más importante para Rajoy que asistir a un debate parlamentario sobre la abdicación"

Previamente al escrutinio final se han votado los tres vetos - enmiendas a la totalidad - planteados por IU, ICV y ERC, que han sido rechazados en votaciones sucesivas casi idénticas: 5 a favor, 236 en contra y 18 abstenciones, todas ellas por el sistema habitual electrónico - pulsando un botón desde el escaño - a diferencia del sistema por llamamiento público y respuesta a viva voz que se empleó en el Congreso de los Diputados.

En el turno de defensa de su veto, el senador José Manuel Mariscal, de IU, ha afirmado que "estamos aquí para pronunciarnos por el derecho a decidir", al tiempo que ha criticado que el llamado pacto constitucional "se ha roto, porque no hay concordia con seis millones de parados, con 13 millones de personas al borde de la pobreza , cuando el patrón te puede echar cuando quiera y cuando hay una caza de brujas contra el movimiento obrero organizado (...) que hace que vuelva a haber presos políticos" .

Los portavoces de ICV, Jopan Saura, y de ERC, Ester Capella, han empleado también argumentos muy críticos. La portavoz republicana ha afirmado que su formación "no reconoce la legitimidad de la monarquía impuesta por un dictador (...), nosotros el 9 de noviembre decidiremos". Por su parte, Saura ha expresado su convencimiento de que la abdicación del rey "no es ajena a los resultados de las pasadas elecciones al Parlamento Europeo, aunque no digo que sea el único [motivo]. En cualquier caso, no hay argumentos democráticos para rechazar un referéndum sobre la monarquía".

ERC "no reconoce la legitimidad de la monarquía impuesta por un dictador"

Los portavoces de CiU, Josep Louis Cleries, del PNV, Jokin Bildarrazt, y el de CC, Narvay Quintero, básicamente han reproducido los argumentos que expusieron sus homólogos la semana pasada en el Congreso: la desafección hacia sus respectivos territorios y el incumplimiento del pacto constitucional en relación a las realidades que conforman Catalunya, Euskadi y Canarias, respectivamente.

El portavoz vasco ha sido del más duro respecto a la figura del nuevo monarca: "Que rinda cuentas frente al absolutismo que representa", ha pedido, "porque la legitimidad no se hereda, se gana día a día".

En defensa de la iniciativa legislativa se han pronunciado senadores del PP, socialistas, el PSC y UPN. Las dos intervenciones del portavoz del Partido Popular, José Manuel Barreiro, han estado cargadas de "orgullo legítimo de ser español por el momento histórico que estamos viviendo" y de un buen número de adjetivos elogiosos para con el monarca que abdica. "Aquí venimos a debatir si respetamos la Constitución o no, el debate no es monarquía o república", ha dicho en otro momento.

Por su parte, los socialistas Iglesias y Montilla han hecho una defensa del proceso legislativo marcado en el texto constitucional para tramitar la abdicación, al tiempo que han planteado una "necesaria reforma de la Carta Magna, que los socialistas siempre hemos pedido", ha asegurado Marcelino Iglesias. Montilla, por su parte, ha pedido al nuevo monarca que apueste por encontrar una solución para el conflicto abierto en Catalunya, y en ese sentido se ha pronunciado partidario de la fórmula del federalismo como vía para lograrlo.