Público
Público

Referéndum 1-O Rajoy, a los independentistas: "Tendrán que responder ante los españoles"

El presidente del Gobierno compara a la Generalitat con "regímenes no democráticos" e insiste en que no renunciará "a ninguno de los instrumentos del Estado de derecho" para frenar "cada ilegalidad"

Publicidad
Media: 2.33
Votos: 6
Comentarios:

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante su comparecencia esta tarde en el Palacio de La Moncloa. EFE/Chema Moya

"A quienes aprovechan el órdago independentista para generar inestabilidad en las calles y debilitar nuestras instituciones les advierto de que tendrán que responder ante los españoles de su deslealtad en un momento tan decisivo de la vida política". Este es el mensaje que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha lanzado a los independentistas en una declaración institucional en La Moncloa. 

Mientras miles de personas se manifestaban en las calles de toda España en favor del "derecho a decidir" y después de la crisis creada tras las detenciones de varios cargos de la Generalitat, el jefe del Ejecutivo central decidió comparecer en prime time, en directo en todos los telediarios, para incidir en que "el referéndum no se celebrará".  

Una vez más, volvió a amenazar con "no renunciar a ninguno de los instrumentos del Estado de derecho" para impedirlo. "Cada ilegalidad tendrá una respuesta", sentenció tras comparar las pretensiones de la Generalitat con las de "regímenes no democráticos".

"Como señalaron todas las asociaciones de jueces, la desobediencia es un acto totalitario [...] El hecho de votar constituye la imagen más expresiva y clara de la democracia, pero también sabemos que a lo largo de la Historia muchos regímenes no democráticos han utilizado el voto para intentar legitimarse. Votar sólo es sinónimo de democracia cuando se hace de acuerdo con la ley y con respeto a los derechos de todos. No se puede votar para incumplir la ley", zanjó.

Evitar "males mayores"

"A los responsables de la Generalitat les reclamo que cesen en sus actuaciones ilegales, que abandonen sus propósitos. Saben que este referéndum ya no se puede celebrar. Nunca fue legal ni legítimo. Ahora no es más que una quimera imposible o lo que es peor, la excusa para ahondar aún mas en la fractura que han provocado en la sociedad catalana", siguió Rajoy con su discurso.

"Si les importa la tranquilidad de la mayoría de los catalanes, renuncien de una vez a esta escalada de radicalidad y de desobediencia", sentenció en tono alarmista en un mensaje dirigido directamente a los miembros de la Generalitat que preside Carles Puigdemont. Y, de nuevo, otra amenaza: "Están a tiempo de evitar males mayores", espetó.

Rajoy reconoció la "tensión" acrecentada de este miércoles pero culpó de ello sólo al bloque independentista que sigue adelante con sus intenciones de celebrar una consulta el próximo 1 de octubre (1-O). "No sigan adelante. No tienen ninguna legitimidad para ello. Permitan que la gente pueda pasar página estos días tan aciagos. No creen más problemas de los que ya les han causado y dejen que los catalanes puedan hacer su vida en paz", pidió. 

Asimismo, prometió que "el Gobierno velará, como hasta ahora, por que ningún ciudadano catalán resulte perjudicado" y sacó pecho de las medidas tomadas hasta el momento. "Hace días ya dije que el Estado de derecho no fallaría", presumió tras aplaudir la labor de jueces, fiscales y fuerzas de seguridad "que están defendiendo los derechos de todos los españoles, incluidos los catalanes, frente a quienes quieren liquidarlos". 

Del mismo modo, tras haberse reunido esta mañana tanto con Pedro Sánchez (PSOE) como con Albert Rivera (Ciudadanos), agradeció "el apoyo de las fuerzas políticas que saben que es el momento de proteger la nación y no de ponerla en duda". "La unidad es imprescindible y es el mejor respaldo que podemos mostrar a los alcaldes, funcionarios y policías que están siendo amenazados, acosados e insultados", agregó. 

El artículo 155, una incógnita

A ellos les recordó "que la suya es una causa justa" y les prometió velar "por que nadie sufra las consecuencias en su trabajo, sus empresas o sus vidas". "La ley les protege y el Estado responderá al ritmo que marque el ordenamiento jurídico y las garantías democráticas que éste contempla", añadió, una vez más, sin aclarar si está dispuesto a aplicar el artículo 155 de la Constitución. 

A estas alturas ya nadie duda de que esa opción existe, aunque se desconoce si Moncloa la usará antes o después del 1-O. Pero, después de haber intervenido las cuentas de la Generalitat, Rajoy sigue amenazando, sólo veladamente, con esa bala guardada en la recámara. "Del mismo modo que garantizo mi determinación de hacer cumplir la ley sin renunciar a ninguno de los instrumentos del Estado de derecho, también les aseguro que mi actuación siempre estará guiada por la prudencia y la responsabilidad", concluyó.