Público
Público

Montoro Rajoy mantiene su apoyo a Montoro pese a su reprobación

El presidente del Gobierno, que denostó la sentencia del TC que anulaba la amnistía fiscal, defiende al ministro de Economía pese a los últimos escándalos

Publicidad
Media: 1
Votos: 2
Comentarios:

Rajoy y Montoro, en el Congreso. EFE/Paco Campos

"No se cambia lo que funciona". Esa es la premisa que dictamina las decisiones de Mariano Rajoy a la hora de formar equipos. La utilizó para mantener la cúpula del PP tras su último Congreso y la sigue usando para no hacer cambios en el Gobierno pese a tener a dos ministros reprobados en él.

Tras Rafael Catalá, fue Cristóbal Montoro quien recibió la reprobación de la Cámara baja. ¿Los motivos? La anulación de su amnistía fiscal por parte del Tribunal Constitucional, a la que se sumaron los escándalos del despacho de asesoría que él fundó junto a su hermano, Equipo Económico.

Pese a ello, el presidente sigue manteniendo su apoyo firme en el titular de Hacienda, que sigue encargado de las negociaciones del techo de gasto y de los próximos Presupuestos Generales del Estado (PGE) para el 2018.

Precisamente, haber logrado la aprobación de los PGE del 2017 es uno de los logros que el jefe del Ejecutivo valora de la actuación del ministro. Él mismo presume de que "algo bien" habrá hecho y de que "algo" habrá contribuido con su labor a los datos de crecimiento económico y de empleo del país. Sus argumentos parecen convencer a Rajoy, que, según informan varios medios, no prevé dejar caer a Montoro, pese a las presiones.

De hecho, el propio Rajoy denostó la sentencia del TC y tildó de "juicios de valor" los argumentos de los magistrados. "Lo que el TC ha declarado inconstitucional es el medio utilizado, el decreto-ley, y no haberlo hecho con un proyecto de ley", defendió el presidente en la sesión de control del Congreso en la que fue preguntado por esta cuestión.

Los mismos oídos sordos utilizó para no dar importancia a la reprobación del ministro en la Cámara baja y poco importó que el PSOE quisiera vetar a Montoro en las actuales negociaciones para sacar adelante la senda de déficit que ha de ser votada en el Congreso la próxima semana. El propio titular de Hacienda recordó que es el Gobierno quien invita al resto de formaciones a negociar y no dio importancia alguna a la petición de los socialistas para que su interlocutor fuera el secretario de Estado y no él.

También fue el propio afectado quien se defendió de los escándalos que salpican a Equipo Económico y hasta amenazó con acudir a los tribunales a defender su "honor". ¿Su justificación? Él abandonó el despacho en 2008 y se desentendió de todas sus actividades desde entonces.

Además, justo el día en que el Ejecutivo central presentaba su techo de gasto tras un Consejo de Ministros extraordinario, El Mundo publicaba un avance de las memorias inéditas del exministro de Industria José Manuel Soria, en las que acusa a Montoro de haber provocado su dimisión por utilizar datos de Hacienda que, presuntamente, informaban de una cuenta en Suiza de la madre de Soria. El exministro, que no quería involucrar a su madre en sus escándalos y que defendió que dicha cuenta ya había sido declarada al fisco, se lo tomó como una venganza personal de su compañero, con quien no tenía la mejor de las relaciones.

Otros miembros del Ejecutivo actual tildan estas acusaciones de "maniobra" o de "cabreo" por no haber logrado sus objetivos en política, informa Infolibre, que recuerda que Soria no pudo alcanzar ni siquiera el ansiado puesto en el Banco Mundial que le iba a proporcionar el titular de Economía, Luis de Guindos.

Pese a todo, tanto en el PP como en el Gobierno se muestran convencidos de que Montoro logrará, como ya hizo con los de 2017, aprobar los Presupuestos Generales del Estado del 2018. Ello garantizaría a Rajoy, prácticamente, poder agotar la legislatura -en caso de que se prorroguen para 2019, llegaría a 2020, año en el que habría per se elecciones generales- y seguir gobernando, aun con las dificultades de su minoría.

Por ello, tanto en el partido como en la Moncloa aseguran que Rajoy mantiene su confianza en Montoro. Así lo constató él mismo este lunes, cuando dejó entrever que su puesto en la mesa en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros era una "clave" que apuntaba en esa dirección. También la vicesecretaria de Estudios y Programas del PP ha confirmado esta postura, este martes, en una entrevista en RNE: "Me remito a las palabras del presidente: Montoro tiene su apoyo y es él el único que puede cesarle", concluyó.