Publicado: 04.10.2014 13:26 |Actualizado: 04.10.2014 13:26

Rajoy, a Mas: "Las leyes se pueden cambiar, pero las leyes no se violan"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Breve, intenso y repetitivo. Así ha sido el discurso que hoy ha pronunciado Mariano Rajoy para clausurar la XXI reunión Interparlamentaria del PP. Un discurso en el que el presidente del Gobierno ha vuelto a amenazar a su homólogo en la Generalitat, Artur Mas, con hacer caer sobre él todo el peso de la ley si sigue adelante con su intención de convocar la consulta soberanista del 9 de noviembre. "Las leyes se pueden cambiar, pero las leyes no se violan", le advirtió justo un día después de que su número dos en el Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, declarara que "la Fiscalía estará muy pendiente" de los pasos de Mas.

El jefe del Ejecutivo central, que llegó al hotel de Guadalajara donde se celebraba el evento, habló y se fue sin responder a preguntas de la prensa, reiteró su declaración del pasado lunes para esgrimir que lo peor de esta situación es que Mas "sabía que iba a pasar esto". "Sabía que el Gobierno iba a recurrir porque era la obligación del Gobierno y porque se lo dijimos varias veces", insistió. Y recomendó una "lección que conviene aprender": "Este es un gran país y aquí, por encima de la ley no hay nadie", espetó rotundo. 

Y, siguiendo la línea habitual de los conservadores, alabó la Constitución y recordó que Catalunya no es Escocia. "Es bueno recordar de dónde venimos", dijo. "La Constitución de 1978 ha sido una de las operaciones políticas más importantes que se hicieron en Europa y en el mundo porque fue producto de un acuerdo que supone democracia, libertad, derechos individuales, poder votar, igualdad...", enumeró el presidente. "No hay ni un sólo país que que haya cambiado de modelo de Estado en tiempo récord", agregó. "Y la Constitución afirmó a España como un Estado de derecho en el que todos estamos sometidos a la ley; sin ley no hay democracia", insistió. 

No obstante, reconoció también que "las leyes se pueden cambiar" y puso el ejemplo escocés. "Escocia no tiene ni la mitad de la mitad de la mitad de la autonomía que hay en España", comenzó, Pero recordó que el referéndum independentista celebrado allí se hizo "por acuerdo". "Aquí las reglas del juego se pueden cambiar, pero con el acuerdo de todos, no porque lo diga nadie en concreto", continuó. "Esto es el A-B-C- de una democracia como la nuestra", mitineó después. 

Además, de paso que lanzaba un mensaje a Mas, Rajoy lanzó la piedra también al tejado del PSOE. "Si alguien quiere cambiarla [la Constitución] tiene que hacerlo por los procedimientos establecidos en la propia ley", le dijo al primero. Al segundo, al secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, a quien no citó expresamente, le instó a no hablar de "ocurrencias" en estos "momentos de dificultad". "Si alguien quiere reformar la Carta Magna que diga qué es exactamente lo que quiere hacer porque no es momento para hacer slogan ni sacarse conejos de la chistera", criticó el presidente al líder del principal partido de la oposición. "Es momento de actuar con seguridad, calma y serenidad", zanjó. 

Antes de su intervención, tanto la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, como el vicesecretario de Política Autonómica y Local de la formación, Javier Arenas, habían arremetido ya contra Sánchez. La número dos del PP criticó las declaraciones del líder socialista en las que aboga por eliminar el Ministerio de Defensa. "Tendrá que explicar cómo un país dimensionado en el ámbito internacional puede prescindir de un ministerio de Defensa", dijo entre risas y aplausos de los cientos de parlamentarios conservadores que acudieron al evento. Y, tras recordar la manida herencia recibida y alegar que el PP ha gestionado mejor y ha salvado "los servicios públicos esenciales", diferenció entre "los [defensores] del talento y los del talante". "Nosotros somos gente más seria y más responsable", concluyó Cospedal. Arenas, por su parte, inauguró la tercera y última jornada de la Interparlamentaria con un "Sánchez va a superar a Zapatero". "Sánchez carece absolutamente de sentido de Estado y nos va a dar más días de gloria", ironizó. 

Volviendo después al tema catalán, Rajoy discrepó en cierto modo del ultimátum que la líder del PPC, Alicia Sánchez Camacho, dio a Mas antes de entrar al hotel de Guadalajara donde se celebra la cumbre popular y dijo tener una solución para zanjar el desafío soberanista: "Ley y diálogo". "La política es el arte del diálogo y sólo hay una condición para el diálogo: que se haga dentro del campo de juego donde cabemos todos, que es la ley", especificó. Y cerró su intervención con un canto a la unidad de España. "Yo quiero que sigamos juntos, como quiere la inmensa mayoría de los españoles, porque España es un país del que podemos presumir porque hemos hecho grandes cosas juntos", sentenció. "Separados somos menos; menos fuertes, menos prósperos, tendremos menos bienestar, seremos un país menos influyente; juntos, ganamos todo", mitineó. Y concluyó: "Esa es la apuesta por España".


http://www.quoners.es/debate/crees-que-deberia-modificarse-la-legislacion-sobre-iniciativas-legislativas-populares-para-convertirla-en-una-herramienta-de-participacion-ciudadana-en-los-asuntos-publicos