Publicado: 25.03.2014 16:26 |Actualizado: 25.03.2014 16:26

Rajoy medita si intervenir o no en el debate independentista del Congreso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del Gobierno no ha decidido aún si defenderá la posición del Partido Popular en el debate que se celebrará el 8 de abril en el Congreso sobre la petición del Parlamento de Catalunya para que el Ejecutivo transfiera a la Generalitat la competencia para convocar la consulta soberanista que Artur Mas anunció para el 9 de noviembre.

Así se desprende de lo tratado en la Junta de Portavoces parlamentarios de hoy, que se ha reunido como todos los martes en la Cámara Baja, aunque, debido a los tres días de luto oficial decretados por la muerte de Adolfo Suárez, los grupos han evitado las ruedas de prensa y declaraciones posteriores. En realidad, se trata de tres iniciativas (una del Parlament y dos firmadas por CiU, ERC e ICV y una veintena de diputados de estas formaciones) que se agruparán en un único debate por tener idéntico texto.

Mariano Rajoy valora todavía si debe ser él quien defienda el contundente rechazo que el PP dará al requerimiento del Parlament o lo hará la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, que, en cualquier caso, conoce el tema a la perfección. De hecho, rotos todos lo canales de comunicación entre el jefe del Ejecutivo central y el catalán, sólo la número dos del Gobierno mantiene contacto con el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida. La ausencia confirmada -de momento- del presidente Mas en el debate del 8 de abril es lo que hace dudar a Rajoy sobre si batirse o no en pleno sobre esta cuestión, indican los conservadores.

"En el PP son partidarios de que Rajoy tome la palabra y deje a Mas en evidencia por su ausencia"

Para el PP, es conveniente que al debate se le dé la máxima categoría y visibilidad posibles, por cuanto la escenificación del rechazo contundente a las reivindicaciones independentistas de la Generalitat siempre es un mensaje bienvenido entre su electorado, además, a dos meses de los comicios europeos. Por eso, en el Grupo son partidarios de que Rajoy tome la palabra y deje a Mas —que tanto diálogo reclama— en evidencia por no haber acudido al pleno parlamentario del 8 de abril y hacerlo, en cambio, en un momento tan inoportuno para plantear sus argumentos como en el velatorio institucional del expresidente Suárez.

El PP cuenta además con el apoyo del PSOE en este asunto —otro punto a su favor, señalan—. Los socialistas, que aún no han decidido tampoco si será Alfredo Pérez Rubalcaba quien defienda su posición, aunque también se muestran partidarios de un debate de máximos, ya han indicado su rechazo a la petición del Parlament, si bien, frente al inmovilismo de Rajoy, apuestan por reivindicar el diálogo entre ambas administraciones y no actuar como si la reivindicación ciudadana —más allá de la de CiU y ERC— no existiera.

En su reunión semanal, los grupos parlamentarios han apostado por hacer una interpretación flexible de los tiempos de intervención establecidos en el reglamento de la Cámara de cara al debate del 8 de abril, si bien, la estructura del mismo no se cerrará hasta la semana que viene. Con todos, los portavoces han consensuado que los miembros de la delegación del Parlament que defenderá su propuesta dispondrán de diez minutos de intervención cada uno, frente a los cinco que les concede el reglamento de la Cámara. El resto de representantes de los partidos tendrán veinte minutos por turno para fijar posiciones, evitando que el turno en contra pueda ser utilizado para replicar a los grupos que ya han intervenido a favor y el Gobierno, como es preceptivo, podrá tomar la palabra en cualquier momento del pleno.

En cuanto a las dos sesiones plenarias de esta semana que se han suspendido por el duelo tras la muerte de Adolfo Suárez, los puntos pendientes se irán introduciendo a los plenos de próximas semanas, mientras que la sesión de control al Gobierno que estaba prevista para mañana miércoles, se traslada al próximo 9 de abril, pues la semana que viene no hay pleno en la Cámara. Los grupos tendrán de plazo hasta el jueves anterior para presentar nuevas preguntas al Ejecutivo.