Publicado: 18.11.2016 16:13 |Actualizado: 18.11.2016 16:13

Rajoy se muestra dispuesto a
negociar los impuestos con los
grupos parlamentarios

El presidente del Gobierno reprocha al PSOE que no haya cumplido su acuerdo para colocar a Fernández Díaz como presidente de la Comisión de Exteriores y pide obviar el gesto de los diputados que no acudieron al besamanos y no aplaudieron a Felipe VI.

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:
La canciller alemana, Angela Merkel (d), da la bienvenida al presidente del gobierno español, Mariano Rajoy en Berlín. /EFE

La canciller alemana, Angela Merkel (d), da la bienvenida al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy en Berlín. /EFE

BERLÍN.- El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha indicado este viernes que el Ejecutivo aún no ha tomado una decisión sobre qué impuestos podrían modificarse, y ha añadido que cualquier medida al respecto se negociará con los grupos parlamentarios.

Rajoy, que se ha reunido en la capital alemana con la canciller Angela Merkel, ha apuntado que el Gobierno tiene intención de acordar los posibles cambios con "otras fuerzas políticas", aunque no precisó si el Ejecutivo contempla subidas de impuestos para cumplir con el objetivo de déficit de 2017, situado en el 3,1% del PIB.



El jefe del Ejecutivo, quien destacó que "posiblemente" España haya superado ya lo "peor de la crisis", con tres años consecutivos creciendo y creando empleo "a muy buen ritmo", afirmó que el gran objetivo nacional para esta legislatura es llegar a los 20 millones de empleados, lo que supondría un aumento de la recaudación y, por tanto, una mejora de los servicios públicos.

Rajoy volvió a reiterar que España cumplirá este año el objetivo de déficit del 4,6% del PIB y también "tiene voluntad" de cumplir el 3,1% del año que viene como ha hecho "siempre". "Gracias a las reformas y a la reducción del déficit que ha aportado confianza y credibilidad, estamos creciendo como nadie en Europa y creando empleo", subrayó el jefe del Ejecutivo, quien insistió en que España habrá recuperado en 2017 el PIB perdido durante la crisis económica.

Rajoy reprocha al PSOE que no haya cumplido con Fernández Díaz

En otro orden de cosas, Rajoy ha advertido al PSOE de que los acuerdos están para cumplirlos, después de que los socialistas vetasen el nombramiento del exministro reprobado Jorge Fernández Díaz para presidir la Comisión de Exteriores del Congreso. "Como todo el mundo soy partidario de que se cumplan los acuerdos. Cuando alguien llega a un entendimiento con otra fuerza política, lo lógico es que lo cumpla", ha manifestado. Al final, al extitular de Interior se le ha encontrado acomodo en la Comisión de Peticiones -sin votación alguna-.

Pese a ese reproche al PSOE, el jefe del Ejecutivo ha apostado por mirar al futuro, consciente de que solo tiene 137 diputados y necesitará pactar con los grupos a lo largo de la legislatura. "Las cosas son como son y yo en este momento prefiero mirar hacia el futuro", ha manifestado.

En este sentido, ha dicho que hay que ver si son capaces de encontrar acuerdos en los grandes temas que pronto llegarán al Parlamento, como el techo de gasto, los objetivos de estabilidad presupuestaria, los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2017 y la puesta en marcha de la Comisión del Pacto de Toledo para abordar las pensiones, uno de los temas que más "ocupa y preocupa" a los españoles.

Rajoy pide quedarse con el aplauso al rey de "la inmensa mayoría"

Y con respecto a la decisión de Unidos Podemos y de las fuerzas soberanistas de no acudir al besamanos al rey Felipe VI en el acto de apertura de la legislatura en el Congreso, Rajoy ha querido pasar de puntillas: "Vamos a ver si dejamos de ocuparnos de este tipo de asuntos, quedémonos con lo importante, lo que hacemos la inmensa mayoría de las personas, que hacemos cosas razonables".

Rajoy tampoco ha querido hacer más comentarios respecto a los gestos que tuvieron diputados y senadores de Unidos Podemos, del PNV y de la antigua Convergencia, que decidieron no aplaudir al Rey y unos pocos del primer grupo, no ponerse tampoco en pie a su entrada al hemiciclo.