Público
Público

El enfrentamiento PP-Cs Rajoy ningunea a Ciudadanos y resta importancia al plante de Rivera al Gobierno

El presidente del Gobierno rechaza el acercamiento de presos etarras tras las disolución de la banda terrorista, resta importancia al CIS que advierte de la caída de su partido, y afirma, sobre la conocida enemistad de Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal, que es un tema "muy pequeño y muy machista".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del gobierno, Mariano Rajoy, interviene durante un acto multitudinario organizado por el PP en Alicante, cuya alcaldía acaba de recuperar el partido. EFE/ Manuel Lorenzo

"Lo de ayer es poco importante". Mariano Rajoy minimiza el enfrentamiento que mantuvo este miércoles en el Congreso de los Diputados con Albert Rivera, y que después Ciudadanos sacó del pleno para seguir escenificándolo durante toda la jornada.

Dardo a Cs y PSOE: "Mi mayor adversario es Podemos"

El partido naranja dijo dar por roto su pacto con el Partido Popular en lo que respecta a la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Catalunya -quieren un 155 aún más duro-, y hoy el presidente del Gobierno ha ninguneado a la formación de Rivera.

A pesar del CIS, que sitúa a Ciudadanos a un punto y medio del PP, Rajoy afirma que su "mayor adversario" es Podemos, e insiste en que PP y Cs están "de acuerdo en lo esencial", aunque difieran en "pequeñitos detalles". "No hay que darle tanta importancia a un debate que dura dos minutos y que se produce en el Parlamento"; "Haré todo lo que sea necesario para mantenerlo [el pacto]", apostillaba.

En lo que respecta a la corrupción, Rajoy insiste en blanquear el relato de los casos que salpican a su partido

En la misma línea, Rajoy obviaba incluso la tendencia a la baja que atribuyen a su formación el CIS y todas las encuestas publicadas en los últimos meses, ligada al crecimiento del partido de Rivera, e incidía en que el partido naranja no les está "arrebatando nada". 

Por otra parte, y en lo que respecta a la corrupción, que vuelve a repuntar como una de las principales preocupaciones de los ciudadanos, según el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), Rajoy insiste en blanquear el relato de los casos que salpican a su partido: pasa de negar que los últimos cuatro expresidentes de la Comunidad de Madrid tuvieran que salir por la puerta de atrás (todos son del PP), a insistir en que, de cara a la previsible condena del PP como partícipe a título lucrativo en el marco del juicio sobre la trama Gürtel, esto supondría únicamente que en su formación no tenían ni la menor idea de las irregularidades de su propia financiación.

Por no saber, Rajoy no sabe ni que el calificativo de "aprovechategui" que dirigió a Rivera el miércoles, en el marco de su última disputa, fuera un término propio del euskera -se ha interpretado como guiño al PNV, con quien últimamente el Ejecutivo parece tener más sintonía que con Ciudadanos-. Niega incluso haberlo llevado preparado al pleno: "Me salió".

Defiende a Gallardón, investigado en Lezo

Rajoy también ha tenido buenas palabras para su exministro de Justicia, exalcalde de Madrid y expresidente de la Comunidad, Alberto Ruíz-Gallardón, citado como investigado en el marco del caso Lezo. El jefe del Ejecutivo tiene de él una "magnífica opinión, la mejor", y, a su entender, es "una persona honrada, decente y competente".

Rechaza el acercamiento de presos de ETA

Rajoy: "No voy a cambiar mi política de lucha contra el terrorismo, porque creo que ha sido eficaz"

Además, y en lo tocante a la política penitenciaria y al posible acercamiento de los presos de ETA a Euskadi, tras las disolución de la banda terrorista, Rajoy ha negado la mayor. 
"No voy a cambiar mi política de lucha contra el terrorismo, porque creo que ha sido eficaz".

"Voy a mantener la misma política que tengo desde que he llegado al Gobierno, no me he movido", insistía, negando haber negociado sobre estas cuestiones con el PNV, para granjearse su apoyo a la Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2018. "No lo he negociado porque no me lo han pedido, y si me lo hubieran pedido, tampoco lo habría negociado", zanjaba.

La "machista" polémica sobre Santamaría y Cospedal

En otro orden de cosas, Rajoy ha asegurado este jueves no estar al tanto de la mala relación que mantienen la vicepresidenta del Gobierno y la ministra de Defensa, y ha señalado que la polémica sobre la última foto que inmortalizó esta rivalidad, en el acto institucional del Dos de Mayo, es "muy machista".

 La enemistad entre Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal viene de lejos, y es de sobra conocida en el PP y en el Gobierno, pero para el jefe del Ejecutivo es "irrelevante" y desconocida.

"Es un tema muy pequeño, un tema muy machista" ; "Si hubieran sido dos señores no nos habríamos encontrado con las portadas que hemos visto", incidía.