Publicado: 25.10.2016 17:38 |Actualizado: 25.10.2016 18:30

Rajoy no cambiará su anterior discurso de investidura por el PSOE

El todavía presidente en funciones quiere agotar la legislatura y promete 'ganarse' los apoyos para gobernar, pero no se muestra dispuesto a derogar la Lomce ni la ley mordaza, como piden los socialistas. Asegura que aún no ha pensado en el nuevo Ejecutivo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy espera ser recibido por el rey Felipe VI, en la segunda jornada de su ronda de contactos para buscar candidato a la investidura. EFE/Chema Moya

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy espera ser recibido por el rey Felipe VI, en la segunda jornada de su ronda de contactos para buscar candidato a la investidura. EFE/Chema Moya

MADRID.- Ya tiene la abstención del PSOE, pero no se lo ha agradecido con ningún tipo de guiño. Mariano Rajoy ha adelantado este martes, tras aceptar el encargo del Rey para volver a presentarse a una investidura, que su discurso no cambiará respecto al pronunciado el pasado agosto en el Congreso, poniendo de manifiesto que el giro de los socialistas se habrá producido a cambio de nada.

El todavía presidente en funciones ha mostrado una cara amable y ha prometido tratar de 'ganarse' "el mayor número de apoyos posibles" para poder gobernar cómodamente pese a su minoría en la Cámara baja y poder agotar la legislatura. "Intentaré que dure cuatro años", sentenció desde el palacio de la Moncloa.

Con ese fin, Rajoy se ha mostrado dispuesto a "hablar de todo", pero ha rechazado, veladamente, que vaya a aceptar peticiones socialistas como la derogación de la Lomce, la ley mordaza o la reforma laboral. "Estoy dispuesto a incidir en temas que nos unen y aparcar los que nos separan", zanjó.  



Rajoy aventuró un futuro "Gobierno capaz, estable y duradero" que sólo será posible con "diálogo y acuerdo", pero mientras agradeció el apoyo de Ciudadanos y Coalición Canaria, se limitó a celebrar el desbloqueo facilitado por el PSOE lamentando, a su vez, que "el entendimiento se pueda abrir paso, aunque sea de forma limitada".

Rajoy, sobre el PSOE: "Ya veremos en qué nos ponemos de acuerdo y en qué no"

En esa línea, volvió a poner encima de la mesa uno de sus ocho pactos propuestos ya en agosto que incluye un Pacto por la Educación que busca una ley acordada entre los principales grupos que pueda perdurar más allá de los cambios de Gobierno. Pero eso no significa que esté dispuesto a derogar la Lomce hasta que se produzca esa reforma global del sistema educativo.

De igual manera, se mostró dispuesto a "hablar de pensiones" y a "abordar" cambios en el sistema de financiación autonómica, pero no a plantear el debate del referéndum soberanista en Catalunya. Aun así, no cree que eso sea un escollo en su futura relación con el PSOE: "Las discrepancias en lo sustancial -la unidad de España, la soberanía nacional y el principio de igualdad de los españoles- no son tan grandes", valoró. De lo demás, "ya veremos en qué nos ponemos de acuerdo y en qué no", respondió a la gallega.

Sobre la reforma constitucional: "Atenderé cualquier sugerencia, pero no voy a hacer planteamientos que no salgan adelante"

"Hablaré con [Javier] Fernández para ver cómo podemos gobernar", agregó, negando que se haya producido aún ninguna conversación sobre Presupuestos o sobre las peticiones que recoge la resolución del Comité Federal del pasado sábado. Tampoco ha hablado aún con Albert Rivera sobre Presupuestos, ni con el Rey, dijo, sobre la reforma de la Constitución. A este respecto, Rajoy volvió a prometer que atenderá "cualquier sugerencia" y que "hablará" con todos los grupos de la oposición, pero añadió: "No voy a hacer planteamientos que no salgan adelante".

En resumen, el todavía presidente en funciones -por poco tiempo ya, dado que será investido este mismo sábado- constató que su discurso inicial "no diferirá del de finales de agosto" en el que recogía las medidas pactadas con C's y CC y "el propio programa electoral del PP", recordó. Esa será su carta de presentación para la renovación de su estancia en Moncloa. 

Sin ministros...por poco tiempo

Una vez que, salvo sorpresas, se confirma que Rajoy volverá a ser presidente, la incógnita ahora es saber quiénes conformarán su nuevo equipo en el Ejecutivo. Una cuestión a la que el futuro presidente (ya no en funciones), fiel a sus habituales silencios, no quiso responder. "No tengo perfilado mi Gobierno. Ni siquiera he pensado en ese asunto. Y no tengo nada que decir hasta que no se lo comunique al Rey", se limitó a contestar.

También eludió confirmar o desmentir si habrá o no "cambios" o "permanencias" en el actual Ejecutivo, pese a haber sido preguntado expresamente por la continuidad de Fernández Díaz tras su reprobación en el Congreso o la continuidad de su número dos, Soraya Sáenz de Santamaría. 

Soraya Sáenz de Santamaría (i), María Dolores de Cospedal (c), y la secretaria de Estado de Comunicación, Carmen Martínez Castro (d) escuchan la rueda de prensa de Mariano Rajoy en la Moncloa tras aceptar el encargo del rey. EFE/Javier Lizón

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría (i); la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal (c); y la secretaria de Estado de Comunicación, Carmen Martínez Castro (d) escuchan la rueda de prensa que el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha ofrecido hoy tras ser recibido por el Rey y aceptar el encargo de éste de formar gobierno. EFE/Javier Lizón


La vicepresidenta, sentada hoy junto a María Dolores de Cospedal pese a su conocida enemistad (la frialdad entre ambas volvió a ser evidente), se limitó a reír cuando un periodista preguntó a Rajoy al respecto. El jefe del Ejecutivo volvió a dar la callada por respuesta. No confirmó ni desmintió que vuelva a contar con ella, del mismo modo que ni confirmó ni desmintió que Cospedal -que suena en los mentideros como sustituta de Fernández Díaz en Interior- o su mano derecha y jefe de gabinete, Jorge Moragas, puedan aspirar a una cartera. 

El misterio se desvelará en pocos días, dado que Rajoy mostró su intención de "no demorar demasiado tiempo" la formación de Gobierno. Fuentes parlamentarias indican que el calendario más probable es el 31 de octubre para la jura de Rajoy como presidente y la del resto de su equipo el 1 -Día de Todos los Santos- o el 2 de noviembre -Día de Difuntos-.